Google+ Seguidores

martes, 30 de diciembre de 2008

2009 Año político por excelencia

Fuente elnuevosiglo.com


Colombia, miércoles 31 de diciembre de 2008

HORACIO SERPA

Hoy termina 2008, año de enormes contrastes. Basta con recordar que fue el año de la "Operación Jaque", que llenó de gloria al Ejército Nacional, y de los falsos positivos que lo enlodaron hasta la coronilla. Al mismo tiempo, el mayor triunfo del Presidente Uribe en la lucha contra las FARC, y el mas grande traspiés en lo institucional de lo cual el primer Mandatario es la cabeza visible.

Mañana comienza 2009, del que no se puede predecir nada con seguridad. Ojala que sea bueno en todos los aspectos, pero puede ser muy malo. Esto último es lo que han venido predicando muchos entendidos en economía, en seguridad y en política.

A estas alturas no hay muchos elementos de juicio como para asegurar de que manera nos va a golpear la crisis mundial. Los mas optimistas hablan de un crecimiento del producto no mas allá del 3%, pero hay entendidos en la materia que hablan de cero crecimiento. Se sabe que el petróleo seguirá bajando, lo que nos golpeará fuerte en lo nacional, y por las regalías en lo regional y local. Y los Estados Unidos por la recesión no nos comprará tanto como hasta ahora, lo que sucederá con Venezuela y Ecuador, por efecto de la caída del precio del petróleo.

El orden público se mantendrá bajo control, a pesar de que la guerrilla seguirá haciendo daño y la delincuencia común continuará creciendo, lo mismo que las bandas emergentes. El tema de la impunidad generará críticas e inconformidad ampliamente justificadas, y habrá mucha algarabía si se empieza a destapar el punible ayuntamiento que existió entre el paramilitarismo y sectores del empresariado nacional, especialmente el vinculado al campo. Si eso se da, los medios de comunicación y la Fiscalía van a estar muy ocupados.

Pero el agite será gigante en la cuestión política. Antes de 90 días comenzará en firme la campaña para integrar el nuevo Congreso Nacional, y de contera arrancará la carrera por la Presidencia de la República.

El tema principal será el de la reelección, porque algunos seguirán insistiendo en la viabilidad del referendo para que esta se pueda tramitar en 2010, a pesar de tantos inconvenientes que le surgieron. Recordemos el editorial de El Tiempo sobre "el oso del año", y la trasnochadora citación a sesiones extraordinarias, que muchos no alcanzan a explicarse.

La verdad sobre su viabilidad se encuentra en los argumentos del doctor Cesar Gaviria, quien dice una verdad irrefutable: la Comisión Primera de la Cámara negó en primer debate la consulta sobre la reelección para el 2010, y no hay poder legal ni político capaz de revivir esta posibilidad. Queda de por medio el recurso de la "aplanadora", lo que aumentará la ilegitimidad del proyecto.

En todo caso, la controversia será enconada y durante todo el año habrá un tire y encoge político, que no servirá propiamente para fortalecer la economía. ¡Pero la democracia es así y habrá que estar muy atentos!
Volver a Inicio >

sábado, 27 de diciembre de 2008

IMPUESTOS DE TIRANÍA A LOS COMBUSTIBLES


Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 26 de diciembre de 2008

Como regalo de fin de año a los colombianos, que se adentran en una crisis económica que podría ser de espanto, Álvaro Uribe, por sí y ante sí, sin consultarle a nadie, tiene decidido utilizar los precios de los combustibles como un pretexto para aumentar los impuestos en 5 billones de pesos al año saltándose al Congreso, la única institución que legalmente puede modificar los tributos en el país. Este abuso además es contrario a una de las concepciones democráticas que en los remotos orígenes del capitalismo les dio vida a las instituciones parlamentarias, cuando se estableció que los impuestos solo podían ser determinados por los representantes políticos de quienes tenían que pagarlos.

Si Álvaro Uribe fuera respetuoso de la legalidad y de una lógica democrática, el precio de la gasolina que consumen los colombianos debería disminuir inmediatamente 2.140 pesos por galón y el ACPM unos 2.000 pesos (cifras para mediados de diciembre de 2008, calculadas con barril de petróleo a 45 dólares en el mercado mundial, gasolina a 7.500 pesos y dólar a 2.350 pesos), según los cálculos del reconocido analista Mauricio Cabrera, quien además explicó que en doce meses esos sobreprecios costarán en total 5 billones de pesos, por un consumo de 1.200 y 1.500 millones de galones de gasolina y ACPM, respectivamente. También muestra el calibre de la exacción que el 25 de diciembre el galón de gasolina costó 3.44 dólares en Colombia y 1.65 dólares en Estados Unidos.

Los sobreprecios mencionados –que son diferentes y deben sumárseles a los altos impuestos de 40 y 30 por ciento que desde hace años gravan la gasolina y el ACPM (IVA, sobretasa y global)– se reparten así: 9 por ciento para el gobierno nacional, 10 por ciento para las entidades territoriales y el resto, cerca de 4 billones de pesos, para Ecopetrol, que suele transferirle una parte enorme de sus utilidades al gobierno. Para empeorar las cosas, de esos 4 billones de pesos, los inversionistas privados de Ecopetrol, que poseen el 10 por ciento de la empresa, recibirán regalados 400 mil millones de pesos, monto que se suma a las exorbitantes utilidades –del orden del 60 por ciento en 12 meses– que obtuvieron al comprar las acciones de la petrolera que les vendió a menos precio el gobierno nacional.

Esta feroz exacción, que Uribe decide como un dictador –simplemente indicándosela a su Ministro de Minas, para que este reemplace con una resolución suya la ley que deberían tramitar si desean subir los impuestos–, tiene origen en que el gobierno subió los precios de la gasolina y el ACPM al ritmo de los incrementos de las cotizaciones internacionales del petróleo, que llegaron a cerca de 150 dólares por barril (muy por encima de los costos de producción de Ecopetrol) y en que, una vez dichas cotizaciones cayeron, hizo caso omiso de su descenso real y dio la orden de fijarlas en la suma que se le antojó, clavándoles a los colombianos 5 billones de pesos, suma que el senador Hugo Serrano, con muchas razones, no califica como impuestos sino como “un robo, un atraco al país” (El Espectador, Dic.15.08).

Para “legalizar” este atropello –de “dudosa ortografía jurídica y de refinada marrullería tributaria”, al decir de Juan Camilo Restrepo (Portafolio, Dic.23.08)–, ya habrá rábulas bien costosos que lo cubrirán con mantos de falsa legalidad. Y en lo político insistirán en la argucia de decir que son impuestos “a los ricos” para financiar el “gasto social” de los pobres –como llaman las platas con las que los caciques políticos le reclutan a Uribe las clientelas que requiere la reelección–, afirmación demagógica con la que además buscan ocultar las descaradas y grandes rebajas tributarias que les han otorgado a monopolios y trasnacionales.

Que los impuestos a los combustibles, en su casi totalidad, los pagan el pueblo raso y las capas medias no ofrece dudas, por la simple razón de que como los magnates son muy pocos, pues es muy poca la gasolina y el ACPM que consumen. En el caso del diesel, utilizado por el transporte público de carga y pasajeros, es obvio que casi todo lo pagan los de abajo. Y algo de gasolina consumen los vehículos del grupito de potentados que vive en el país, pero en proporción infinitamente mayor la usan los vehículos que tienen para trabajar o transportarse aquellos colombianos que cualquier cosa serán menos opulentos ciudadanos. Hasta el más neoliberal de los tributaristas, si es honrado, tendrá que aceptar que los impuestos indirectos a los bienes de consumo masivo, como los combustibles, son de indudable naturaleza regresiva. Volver a Inicio >

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad humanitaria

Fuente: elnuevosiglo.com

HORACIO SERPA

El espíritu de la Navidad llegó a Colombia esta vez con buenas noticias sobre seis colombianos secuestrados por las FARC, que podrían ser liberados en los primeros días del próximo año, luego de largos años de horror y padecimiento en medio de la selva.

La decisión de las FARC corresponde al llamado de un grupo de personalidades liderados por Piedad Córdoba, que han cruzado cartas, en los últimos meses, con la comandancia de esa organización guerrillera. El Gobierno ya autorizó la intermediación de la Cruz Roja en ese proceso, pero desestimó la presencia de personalidades internacionales.

Lo importante, sin duda, no es a quien la guerrilla entrega los plagiados, ni hacer de ese hecho un show mediático, sino que los retenidos regresen de la muerte en vida con plenas garantías, se reencuentren con sus familias, sean curados de sus enfermedades, retomen el rumbo de sus destinos a la mayor brevedad y le devuelvan la esperanza de libertad a quienes permanecen cautivos sin misericordia desde hace 11 años.

El plagio de estos compatriotas ha sido una tragedia nacional que no ha tenido la dimensión correcta. Ni siquiera en países con conflictos más antiguos y enconados, como el de Israel y los palestinos, se han padecido secuestros tan largos ni la intransigencia ha sido tan profunda frente a un intercambio humanitario. Hace apenas unos días, precisamente, Israel liberó de sus cárceles a más de 230 guerrilleros, como un gesto de buena voluntad hacia el presidente de la Autoridad Palestina (ANP), Mahmud Abbas.

El intercambio humanitario no puede congelarse para siempre, ni meterse debajo del tapete. Alguien tiene que ser capaz de abrir esa puerta, para que por ella crucen los colombianos que permanecen amarrados a los árboles, encadenados como animales, enfermos y humillados por la guerrilla. No hacerlo, es prolongar indefinidamente el sufrimiento de quienes padecen ese delito. Esperar la victoria militar o el fin de las FARC es ilusionismo.

Quizá si algo deba pedirse en esta Navidad, por cierto tan fría y empobrecida para millones de compatriotas afectados por las pirámides y la crisis, es rescatar el ánimo reconciliador y el liderazgo pacifista perdido en estos meses de falsos positivos, operaciones jaque y relevo de la cúpula militar.

Un país como el nuestro no puede olvidar a sus secuestrados. Quienes han vuelto de esa larga noche nos han contado lo suficiente de su tragedia como para avergonzarnos como nación por su sufrimiento.

Tenemos que insistir, sin derecho a cansarnos, para que los policías, soldados, políticos, y todos los demás plagiados recuperen la libertad.

Es muy buena noticia saber que Alan Jara, Sigifredo López y cuatro miembros de la Fuerza Pública vienen de regreso a casa. Pero es triste saber que otros cientos seguirán pagando con su vida el cruel destino de Colombia, perdida en los laberintos de la guerra, asfixiada en una tragedia humanitaria, con una democracia amenazada y una economía quebrada. Necesitamos una Navidad humanitaria, para consolarlos y creer en el mañana. Volver a Inicio >

lunes, 22 de diciembre de 2008

¿EN QUÉ MANOS ESTAMOS?


casinos online
casino online
Por: Gerardo Delgado Silva

No parece tener límites el repertorio de atrocidades a que nos han tenido acostumbrados inicuamente las FARC y los Paramilitares, en contubernio con las mafias. Contamos además con otras abominaciones. Como se infiere, al salir a la luz pública, las prácticas sistemáticas de crímenes de lesa humanidad, cometidos por miembros de la Institución erigida precisamente, para defender y sostener el orden jurídico, la seguridad de la nación; hoy con el ropaje impostor de “seguridad democrática”. Naturalmente, es el argumento central del Presidente Uribe, “comandante supremo de las fuerzas armadas de la República” (artículo 189 Constitución Política), que entona un canto de esperanza a la vida, proclamadamente humanitario, pero revelador siniestro de las contradicciones, con tanto espíritu bélico.

La Comunidad Internacional, contempla estupefacta, que el Presidente Uribe, atrincherado en esa “seguridad democrática” –que en nada ha contribuido a superar el descorazonador deterioro social; ni la catástrofe humanitaria; ni la cobertura escolar; tampoco a que se asuma la reparación de miles y miles de víctimas; así mismo, a vencer la corrupción, que sumerge al país, y, menos a sembrar la más pura expresión de paz- soslaye la moral cristiana, traducida en los principios básicos de nuestra Constitución y Leyes, y simule arrogantemente, para justificar su omnipotencia, en hipócrita disculpa, que separando a veintisiete militares de la fuerza pública, al parecer concertada, puede atenuar la sacralización de prácticas degradantes, bajo la vieja enseña de que “el fin justifica los medios”. Empero, permanece intacta, no se suprime la vulneración vergonzosa, sin tiempo, de las normas del Derecho Internacional Humanitario, y de nuestra Constitución Política. En tanto, el porvenir del país, se ve asombrosamente amenazado con estos otros crímenes de lesa humanidad, contra desposeídos y excluídos como seres humanos, en el más negro y triste espectáculo de agazapado fascismo, ante el mundo.

En efecto, si se libra como debe librarse, una lucha persistente contra el terrorismo, no puede abandonarse la razón, y caer en su ferocidad apocalíptica, cruzando sus vastos dominios, para desatarlo contra jóvenes inocentes, sumidos en una proverbial inequidad. Es decir, para quienes la desgracia, se cirnió sobre la miseria. En este trance, como alcanzados en una trampa, son secuestrados por paramilitares, que los arrojan sin pausa a los poderes tenebrosos de unos militares con la moral en ruinas, quienes enardecidos por las “bajas”, que les generan premios aureolados por el Gobierno, acometen insidiosamente contra sus vidas, convertidas en instantes de horror y espanto, como cabe imaginarnos, en guiñapos teñidos de sangre, y fatalmente arrojados en fosas indecentes, para mayor ofensa y humillación. Constituye uno de los más tétricos testimonios mudos de nuestro tiempo. Curiosa manera esta, de celebrar los sesenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Sin embargo, como dice Shakespeare, en Hamlet: “Las malas acciones, aunque toda la tierra las oculte, se descubren al fin a la vista humana”.

Ahora bien. “La directiva ministerial 029 de 2005”, es una explanada absurda de la muerte, que consagra la política estatal de los privilegios o recompensas, erigiendo el delito, en fuente del derecho, y coetaneamente poniendo de relieve el desmedro de la ley y la moral, con sus degradantes consecuencias en la patria.

Empero, ¿Cómo se van a detener las furias del averno, con los falsos positivos militares, si su “comandante supremo”, el Presidente Uribe, envía mensajes bajo los signos de la desintegración jurídica, para “crear un orden nuevo”, como perfecto epígono de Bush, que soñó con el replanteamiento de las leyes internacionales, y la “justicia infinita”?. Justicia que, por definirse de esta naturaleza solo puede emanar de un Ser que sea necesariamente Infinito.
Evidentemente, las palabras del Presidente Uribe en abril de 2006 en Santa Marta, son una persuasión psicológica a delinquir: “Hay que linchar a los corruptos, nada de pañitos tibios, compatriotas: linchemos a los corruptos” (la negrilla fuera de texto).

Y hace poco tiempo, en un Concejo Comunal en Medellín, ordenó a un General con respecto a unos delincuentes: “Acábelos por cuenta mía, no se preocupe, mi General”.

El mundo no puede olvidar, la deleitación morbosa del Ministro Santos, al bendecir con la aquiescencia oficial, la horrenda presentación de la mano de un jefe subversivo, por quien siendo su compañero, lo asesinó para obtener la “recompensa”. Lo cual nos demuestra nítidamente la incapacidad del Gobierno para combatir el delito y someter dentro del derecho fundamental del debido proceso, a los delincuentes. Así pues, la labor de sanidad espiritual que debe cumplir el Estado, no puede alcanzar jamás su finalidad redentora.

¿Este es un país cristiano, que ha renunciado a la dignidad, que le da a cada persona su propio e individual ser? ¿No debía ser un dato del pasado la vileza y la crueldad a la que llegó la mente humana enceguecida por el fanatismo y la locura?

Todos los tratadistas de moral psicológica, enseñan, que el hombre para ser moral, no debe salirse de su condición humana, ni elevarse por encima de ella.

Entonces, en este vórtice dantesco, para banalizar y simplificar los crímenes contra la humanidad, cometidos por militares, el gobierno de Uribe, que de tiempo atrás estaba al tanto de las llamadas “pirámides”, acomete su intervención tardíamente, como signo de distracción colectiva; un anuncio del olvido de las atrocidades, y así extirpar estos malos recuerdos, con acento de persuasión para enajenados, en el sentido de que pueden coexistir los excesos de la fuerza pública, en esta aparente democracia.
Pero ningún colombiano razonable y decoroso, puede ser ajeno a este drama de la patria. Y es que el mandato constitucional, establece para el Estado, el imperativo de asegurar la intangibilidad de la dignidad y de la vida humana, por encima y antes de cualquier otra norma de dicho estatuto. Sin embargo, para el Gobierno de Uribe, el Estado de Derecho, es una fantasmagoría constitucional que quedó atrás como correspondiente a una época babélica.

Y a lo anterior se añade, que la liberación del guerrillero ISAZA, es contraria al tenor de lo estatuído en nuestra Constitución y los convenios especiales, contemplados en el Derecho Internacional Humanitario, que regulan el intercambio de prisioneros. Es como una amnistía, disfrazada, sin aprobación en el Congreso, y que incluye para befa desconcertante, los delitos de lesa humanidad. Y sobre estas ostensibles indignidades, se asienta la posibilidad de la paz, seriamente comprometidos el orden jurídico y los principios morales.

Ante este desalentador panorama de los Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, permítanme citar el pensamiento de Martin Niemöller, atribuido erróneamente al gran dramaturgo y poeta Bertolt Brecht: “Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,/ guardé silencio, porque yo no era comunista,/ cuando encarcelaron a los socialdemócratas,/ guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,/ cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,/ no protesté, porque yo no era sindicalista,/ cuando vinieron a llevarse a los judíos,/ no protesté, porque yo no era judío,/ cuando vinieron a buscarme, era demasiado tarde,/ no había nadie más que pudiera protestar”. Volver a Inicio >

jueves, 18 de diciembre de 2008

QUE EL GOBIERNO CESE SUS ATAQUES CONTRA LOS INDÍGENAS DE COLOMBIA

Grafica, Edwing Legarda, dirigente asesinado

casinos online Fuente: http://www.recalca.org.co/
casino online
RECALCA, Bogotá, diciembre 17 de 2008

La comunidad indígena ha sido víctima una vez más de los ataques criminales del Estado colombiano. En la mañana del 16 de diciembre el Ejército disparó contra el vehículo de la Consejera Mayor del CRIC, Aida Quilcué, donde se movilizaba su compañero Edwin Legarda, quien murió a causa de las heridas letales en el Hospital de San José de Popayán.

El atentado ocurrió en el municipio de Totoró, custodiado permanentemente por la Fuerza Pública, quien de forma mentirosa lo justificó aduciendo que el vehículo había rehusado detenerse ante un reten militar.

Desde RECALCA manifestamos nuestra profunda indignación por este hecho y expresamos toda nuestra solidaridad y apoyo a la compañera Aida Quilcué, a la familia y amigos de Edwin Legarda, a la comunidad del Cabildo Indígena del Norte del Cauca y a la Minga Social y Comunitaria.

Rechazamos los sistemáticos ataques y persecuciones que el gobierno colombiano viene haciendo a los movimientos sociales e indígenas; especialmente a la Minga, que ha desarrollado un enérgico y valiente proceso de lucha contra los Tratados de Libre Comercio, el terror y la guerra, el despojo, por el efectivo cumplimiento de los acuerdos y convenios, y la defensa de la soberanía, la paz y la convivencia, con los cuales nos sentimos plenamente identificados y los acompañamos “caminando la palabra”.

Invitamos a todos los demócratas del país y del mundo a denunciar y repudiar estos hechos que hacen parte de una política oficial por acallar a quienes se oponen a su proyecto antidemocrático, para facilitar la entrega de nuestras riquezas a las multinacionales extranjeras.

Las comunidades indígenas del Cauca, con su formidable movilización del último mes, han puesto en evidencia la naturaleza del gobierno, pero también se han constituido en un ejemplo de lucha y dignidad que debe ser respaldado por todo el pueblo colombiano y la comunidad internacional.

Inicie sesión > Volver a Inicio bersoa.com/

martes, 16 de diciembre de 2008

1998 o la derrota de la Democracia

Fuente: elnuevosiglo.com > Colombia, miércoles 17 de diciembre de 2008

HORACIO SERPA

Las elecciones de 1998 marcaron el inicio del fin de la democracia en Colombia. Ese año las Farc decidieron el futuro del país e inclinaron la balanza electoral. Ayudaron a elegir un gobierno que generó la peor frustración que los colombianos recuerden, lo que permitió la consolidación del paramilitarismo.

Gracias a los excesos del Caguán y la soberbia de las Farc, que durante tres años mantuvieron secuestrada la voluntad del país, los paramilitares crecieron, doblegaron o compraron a gran parte de la clase política, ganaderos, comerciantes y hasta académicos y periodistas que le vendieron su alma al diablo y se apoderaron de Colombia.

Así, en 2002, manipularon por la fuerza más de dos millones de votos. Lo han demostrado las autoridades judiciales y los centros de pensamiento, como la Corporación Arcoiris, en lo que se conoce como la parapolítica.

Lo han revelado, además, las declaraciones de los jefes de esas organizaciones criminales que certificaron pactos siniestros para refundar la patria, como los de Ralito, Chivoló y otros, que permitieron que Colombia se convirtiera en un paraíso fiscal del narcotráfico, en donde pudieron surgir, a plena luz del día, esperpentos como DMG, que se devoraron los ahorros de cuatro millones de compatriotas.

Lo demostrado por los hechos es que fui perseguido en las elecciones de 1998 por las Farc, y en las de 2002 por los paramilitares. La voluntad del pueblo fue burlada en dos ocasiones. He sido una víctima de esas organizaciones criminales y la democracia colombiana ha quedado lastimada sin remedio por tales operaciones en las que los fusiles y el dinero del narcotráfico se apoderaron de la política.

En marzo de este año, antes de ser extraditado por sus delitos de narcotráfico, Salvatore Mancuso dijo que los paramilitares habían votado en la primera vuelta presidencial de 1998 por Serpa, y cuando gané, decidieron cambiar de táctica y apoyar a Pastrana. ¡Qué falsedad!

Ahora, desde Nueva York, donde paga una pena por narcotráfico y no por sus delitos de lesa humanidad, Jorge 40, refrita la historia. Busca enlodar mi nombre y mi trayectoria política, cuando todo el mundo sabe que he sido víctima de paras y guerrilleros, y un luchador inclaudicable contra sus métodos y acciones.

En 1998 manifesté que no era yo el candidato del Mono Jojoy. Cuando en 2002 dije que los paramilitares se apoderarían del país para destruirlo, nadie me creyó. La historia me ha dado la razón. Los centros académicos y los jueces podrían demostrar esa realidad.

Por desgracia, la verdad sigue secuestrada. Faltan por revelarse nombres de personas vinculadas a las mafias que avanzaron en un proyecto político de extrema derecha y lograron fundar una paracracia, que infiltró las tres ramas del poder. La Corte Suprema de Justicia ha avanzado en la tarea de esclarecer la verdad, impartir justicia y correr las cortinas de esa podredumbre, pero falta todavía mucho por saber. La verdad tiene que aparecer
. Volver a Inicio >

viernes, 12 de diciembre de 2008

Homenaje a Luis Guillermo



Por Daniel Coronell

Sábado 6 Diciembre 2008
Colombia jamás tendrá cómo agradecerle a Luis Guillermo Giraldo todo lo que ha hecho por la democracia. Gracias a él ha desaparecido el peligro de la segunda reelección inmediata. Tratando de pasarse de listo, Giraldo le asestó varios golpes mortales al referendo reeleccionista, de los cuales ya no podrá levantarse.El primero y más conocido fue el de la redacción del referendo. Queriendo correr la cerca constitucional para implantar una reelección con nombre propio, Giraldo terminó prohibiendo la inmediata.

Según el experto de la Academia de la Lengua Cleóbulo Sabogal, el significado real de la reforma para la que Luis Guillermo recogió las firmas, es el siguiente: "Sólo puede ser elegido para un tercer mandato quien haya ocupado durante dos períodos seguidos la Presidencia y los haya concluido".

Es decir, Uribe sólo podría aspirar en 2014, cuando haya concluido completamente su segundo mandato. Para eso hay tiempo y Colombia no tendría que gastar los más de 100.000 millones de pesos que cuesta el referendo.

Pero ahí no paran las maniobras ventajosas de Giraldo, que le salieron mal.

El referendo reeleccionista tuvo acceso al censo electoral (una prerrogativa que no tuvieron los promotores del referendo del agua o de cadena perpetua a los violadores). Así pudieron verificar si las firmas que recibieron correspondían a las cédulas de los ciudadanos. Pero, increíblemente, del listado de donantes entregados a la Registraduría, siete de ellos tienen cédulas erradas y en algunos casos inexistentes. Créanlo o no, Luis Guillermo Giraldo no fue capaz de entregar bien ni su propio número de cédula.

La semana pasada, acosado por el creciente escándalo de la financiación del referendo, Giraldo reveló la identidad del misterioso prestamista que les dio 1.900 millones de pesos a los promotores. Se trata de la Asociación Colombia Primero. Lo que olvidó decir, hasta cuando los periodistas lo descubrieron, es que seis de los nueve promotores del referendo son a su vez directivos de esa Asociación.

Para evadir los topes de financiación y aportes, Colombia Primero pedía millonarias donaciones, primordialmente a contratistas del Estado, y las entregaba en calidad de préstamo a los promotores. Pero, además, el representante legal de la prestamista Colombia Primero se desempeñó, al mismo tiempo, como gerente del referendo y secretario del Comité de Promotores.

Es decir, Carlos Alberto Jaramillo Uribe, como representante de Colombia Primero, ordenaba que se giraran dineros al comité de promotores y los recibía el mismo Jaramillo, como gerente del referendo. Un autopréstamo donde lo pongan.

La contabilidad está llena de vacíos y de inconsistencias. Dos donantes reportados a la Registraduría desaparecieron de la relación 'completa' entregada tres meses después a la prensa. El Consejo Electoral sólo encontró soportes contables de la mitad de los aportes informados. De los demás no hay comprobantes de ingreso.

Y hay algo aun más revelador. El Comité de Promotores, que reportó a las autoridades electorales gastos por más de 2.000 millones de pesos, habría tenido que pagar ocho millones de pesos por el gravamen de cuatro por mil si los hubiera movido a través del sistema financiero. Sin embargo, según el estado de pérdidas y ganancias que presentaron, sólo pagaron 609.000 pesos por ese concepto (correspondientes a 153 millones).
Esto sólo tiene tres posibles respuestas, las tres con consecuencias legales: o evadieron el gravamen por transacciones bancarias, o movieron en efectivo más del 90 por ciento de los dineros del referendo -al mejor estilo DMG-, o un tercero fue el encargado de efectuar los pagos.

En este último caso habría existido una triangulación y ese tercero, por ejemplo la Asociación Colombia Primero, no habría sido simple prestamista sino administrador de la iniciativa y -por mandato de la ley- debería haberse puesto bajo la vigilancia del Consejo Electoral.

Muchos uribistas empiezan a renegar de la ineptitud de Luis Guillermo Giraldo. Yo, en cambio, pienso que tiene un talento de exportación. Deberían mandarlo a Venezuela a recoger las firmas que Chávez necesita para su propia reelección.
Volver a Inicio >

miércoles, 10 de diciembre de 2008

10D o el día de los derechos humanos

Fuente: elnuevosiglo


HORACIO SERPA

Hoy es el 10 D, el día en que todo el mundo celebra el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En Colombia, la verdad, no es mucho lo que hay que celebrar, porque la guerra sucia se libra con encono en campos y ciudades y las prácticas proscritas por el Derecho Internacional Humanitario están a la orden del día.

Es larga la lista de violaciones a los derechos humanos. Tal vez no ha pasado un solo momento, desde que el país suscribió esos acuerdos internacionales, en que no se haya cometido un acto contra la humanidad. Guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y agentes del Estado se han casado con el viejo adagio de que "el enemigo de mi enemigo es mi amigo", y han dejado una larga de lista de muertos, heridos, violentados que en las últimas décadas llegan a cientos de miles de personas.

Los peores métodos de aniquilamiento de la población civil se han ensayado en nuestra geografía por genocidas camuflados de guerrilleros o paramilitares, y reciben órdenes de políticos corruptos de regiones dominadas por el miedo. Los horrores de los países africanos se viven en Colombia, solo que aquí posamos de democracias estables y nos enfurece que nos señalen como una republiqueta bananera.

El ascenso militar y político de los paramilitares se logró sobre la base del terror y la alianza con sectores "decentes" de las regiones: políticos, ganaderos, comerciantes y algunos medios de comunicación. El poder paramilitar no nació de la noche a la mañana. Fue una estrategia para corromper a todo el mundo y tomarse el poder local y regional e infiltrar las ramas del Estado, incluso el poder judicial, y el DAS.

Un país con un Congreso deslegitimado por sus alianzas con el paramilitarismo y una Corte Suprema de Justicia que ha defendido la institucionalidad y la Carta Política, son el reflejo de una crisis humanitaria que parece infinita, en la que las víctimas reclaman justicia, verdad y reparación.

Si para algo debe servir este día es para pensar en las víctimas. En las madres de los jóvenes asesinados en los llamados falsos positivos, para mostrar resultados en la lucha contrainsurgente.

Precisamente hoy en Ginebra, Suiza, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, las ONG denunciarán a Colombia, una vez más, por las graves, masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos. Colombia, como de costumbre, atacará a las ONG y tratará de mostrar avances en ese campo. Pero siguen las desapariciones, las masacres, las torturas, la muerte de sindicalistas, la desatención a casi cuatro millones de desplazados, la impunidad a crímenes de lesa humanidad, mientras la CPI espera para actuar.

No hay mucho que celebrar. Solo queda prender una veladora para pedir que Dios ilumine a las víctimas y familiares de esta tragedia humanitaria, para que cese la horrible noche. Esta noche de dolor llamada guerra y apellidada impunidad.
Volver a Inicio >

miércoles, 3 de diciembre de 2008

¿Un gabinete para el cambio?


Colombia, miércoles 3 de diciembre de 2008- Fuente: elnuevosiglo.com/

POR: HORACIO SERPA

No será fácil el camino que iniciará el próximo 20 de enero el Presidente Electo de los Estados Unidos, Barack Obama. Le espera una tarea monumental. Casi faraónica. Enfrentar la crisis económica más grave desde la gran depresión de los años 30 y retirar las tropas de Irak sin descuidar la lucha contra los enemigos de ese país.

Pero el camino más difícil es mostrarse como un hombre que propuso el cambio y lo hizo. Y no con cualquier equipo, sino con un grupo de personas que generen confianza y certeza de que los americanos escogieron bien. Son demasiadas las ilusiones generadas por el nuevo inquilino de la Casa Blanca y muchas las posibilidades del desencanto.

El gran fiasco que significó la administración Bush, que trastocó los valores del pueblo americano y generó la peor crisis de credibilidad de los Estados Unidos al entronizar la guerra y la mentira como instrumentos de poder, dio paso a un anhelo colectivo de transformaciones. Quizás muchos esperaban que quienes llegaran al mando no fueran las mismas caras conocidas de siempre, con los apellidos que tanto criticó Obama en campaña, sino gente nueva con otras mentalidades.

La presentación del equipo de seguridad y política exterior ha mandado una señal de lo que significa para Obama el cambio. Hillary Clinton, secretaria de Estado; Robert Gates, continuará como secretario de Defensa; el General retirado Jim Jones, Asesor de Seguridad; Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior; Eric Holder, Fiscal General; y Susan Elizabet Rice, embajadora ante la ONU.

Las críticas han comenzado. Sin ni siquiera haberse posesionado, Obama ya es el centro de debates académicos y los analistas critican la velocidad con que ha girado al centro. Nada queda de las promesas de campaña. Ya se dice que no será este un gobierno de profundas transformaciones.

Empero, es evidente que Obama sabe que el camino que le espera estará lleno de obstáculos. Y necesita empezar desde una posición de fuerza, con el apoyo de republicanos y demócratas. Sacar las tropas de Irak, meterlas en Afganistán, negociar con China, Rusia, Paquistán e India, mantener a raya a las potencias emergentes, y mejorar el ambiente en la región, no son tareas fáciles.

Y hacerlo con diplomacia, llevando el mensaje de los viejos valores de la democracia, es aún más difícil. Y peor cuando Estados Unidos pareciera estar en declive. Un informe advertía hace poco que en 20 años Estados Unidos podría perder su papel hegemónico.

El camino más complejo, sin embargo, es la reactivación económica, en un país de consumidores e industriales quebrados, endeudados y desesperanzados. Nada hace predecir que las cosas se van a arreglar rápidamente. La recesión es una realidad y las bolsas de valores del mundo no dejan de caer.

Solo del resultado de su equipo, de la coordinación milimétrica de sus halcones y palomas, y de las posturas políticas de Obama, podrá surgir el nuevo milagro americano que alegre la cara de aburrimiento del mundo.
Volver a Inicio >

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Valores DMG

Fuente: elnuevosiglo.com

casinos onlineFuente: elnuevosiglo
casino online

Colombia, miércoles 26 de noviembre de 2008

POR: HORACIO SERPA

El país no acaba de superar la horrible noche de la parapolítica y el paramilitarismo, cuando estalla el volcán de las pirámides, que ha afectado, según el Fiscal, a más de cuatro millones de personas. Una verdadera hecatombe.

Nada ha sucedido a espaldas de nadie, porque DMG, la poderosa lavandería del narcotráfico y el paramilitarismo, venía funcionando con todas las de la ley desde hace más de cinco años.

A plena luz del día, con avisos en los medios de comunicación, con locales por todas partes y con el mecanismo del rumor como arma propagandística, DMG se convirtió en Mesías de los pobres, mina de oro de avivatos y paraguas de los corruptos. Y en una lavandería monstruosa.

En ese carnaval de ambiciones cayeron dirigentes políticos y funcionarios gubernamentales. No existe hoy una familia que no tenga algún miembro pálido con tarjetas de DMG sin valor alguno.

DMG alcanzó tales visos de legalidad que sus promotores lograron infiltrarse en los eventos más resonados de la vida política nacional y corromper, aún más, al Congreso y la política. Terminaron financiando hasta encuentros de alcaldes y gobernadores. El Gobernador Eduardo Verano recordó que David Murcia Guzmán estuvo en una cumbre de gobernadores, haciendo lobby y negocios.

Un amigo me hizo caer en cuenta que DMG fue uno de los patrocinadores del Seminario de Inducción y Acompañamiento a la Administración Pública, que organizaron la Contraloría General de la República, la ESAP y la Federación Colombiana de Municipios,
del 27 al 30 de noviembre del año pasado, y fue instalado por el Presidente Uribe, el Contralor, el Procurador, el Fiscal, y los directores de la Esap y la FCM, con la participación del gabinete nacional. Ya entonces, la Policía Nacional conocía las explosivas grabaciones que reveló el pasado lunes la W Radio, que comprometen a autoridades locales y departamentales con platas ilícitas de DMG.

¿Por qué nadie les advirtió al Presidente Uribe y a sus ministros, a las altas autoridades estatales presentes en ese evento, de carácter obligatorio para alcaldes y gobernadores, que allí estaría DMG ofreciendo sus servicios? ¡Hoy resulta un exabrupto! Todo cuánto ha pasado huele mal y refleja una profunda crisis del Estado, pero sobre todo, una enorme quiebra de los valores de la sociedad colombiana.

Las fronteras éticas y morales se han desvanecido. A la gente poco le importó el mecanismo para enriquecerse, ni quién proveía el dinero fácil. Empujados por la pobreza o las más bajas ambiciones, los "inversionistas" nunca se preguntaron si las ganancias serían producto del narcotráfico o fruto de delitos de lesa humanidad.

Colombia está empobrecida, enardecida, anarquizada, pero sobre todo, aniquilada moralmente. DMG le dio una estocada fatal a un país que tiene que reflexionar, iniciar con urgencia una terapia de sanación y asumir nuevos valores, para sobrevivir como nación, porque en los últimos años todo parece haberse perdido en una pirámide de antivalores, en la que ha caído gente de todos los estratos y pelambres.
Volver a Inicio >

martes, 18 de noviembre de 2008

60 años de los Derechos Humanos

Tomado de elnuevosiglo.com


Colombia, miércoles 19 de noviembre 2008

POR: HORACIO SERPA

El 10 de diciembre de 1948 se firmó en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como un mandato de la humanidad por la justicia y la igualdad. A pesar de la buena voluntad de muchos dirigentes y líderes mundiales, desde entonces, nunca han dejado de existir guerras, genocidios, desigualdad, exclusión, intolerancia, torturas, hambre, pobreza, discriminación. Colombia no es la excepción.

No es mucho lo que hay que conmemorar. Los derechos humanos siguen atrapados en los vericuetos de la guerra. Paramilitares, guerrilleros, narcotraficantes y hasta agentes del Estado, los violan con sevicia en todas partes. Por ello, estamos en la mira de la comunidad internacional. Somos el país número uno en desplazamiento forzado. Casi cuatro millones de compatriotas han sido víctimas de ese flagelo y cargan a cuestas con su drama sin que el Estado, ni la sociedad, se apiaden de su desgracia.

Torturas, desapariciones, masacres, reclutamiento forzado, ejecuciones extrajudiciales, forman parte de ese oscuro panorama, cuyas cifras impactan y avergüenzan. Las poderosas ONG de derechos humanos, los organismos intergubernamentales, los medios de comunicación internacionales miran a Colombia como una nación depredadora y colapsada. Tienen razón. Es enorme el desprecio por la vida, la dignidad y la libertad. Las cifras son elocuentes.
Según Human Rights Watch, en Colombia han ocurrido en los últimos años más violaciones a los derechos humanos que en la dictadura de Pinochet. De ese tamaño es nuestra imagen internacional. Así se habla de Colombia en Washington. Y la respuesta a cada informe de HRW, Amnistía Internacional, WOLA, Naciones Unidas o cualquier agencia intergubernamental, es una catarina de argumentos poco creíbles, porque nada cambia y las condiciones internas siguen empeorando año tras año.

La acción de los grupos paramilitares se ha convertido en la mayor amenaza a nuestra democracia. Sus métodos sanguinarios aterran al mundo. El número de sus víctimas sigue sin cuantificarse, pero se sabe que cientos de miles de colombianos han muerto de la peor forma a manos de esos criminales, que se han apoderado de la conciencia, la vida, los dineros y los

designios de la mitad de los municipios del país y han infiltrado las agencias del alto gobierno, como el DAS y la Fuerza Pública.

El proceso de justicia y paz no ha servido, por desgracia, para eliminar esa amenaza, que se reproduce como un cáncer por todas partes. El país entero sigue esperando verdad, justicia y reparación. Pero los masacradores y ordenadores de crímenes de lesa humanidad siguen sin pagar por sus culpas. En las cárceles de Estados Unidos purgan penas por sus delitos como narcotraficantes. La CPI los espera por los delitos de lesa humanidad.

Los falsos positivos han sido el peor golpe para la credibilidad de la Fuerza Pública. Está bien que los militares sigan preocupándose por respetar los derechos humanos. Bien se hace exigiendo resultados. 60 años no son nada, sobre todo, cuando hay tan poco por celebrar.

Fuente: Mónika María Leal Abril Jefe de Prensa y Comunicaciones Gobernación de Santander. Volver a Inicio >

domingo, 16 de noviembre de 2008

Cartas de los lectores

casinos online(De la secretaría de desarrollo de la alcaldía de Bucaramanga)
casino online
Cordial saludo:

La Alcaldía de Bucaramanga, la Secretaría de Desarrollo Social y Asopormen los invita al Primer Seminario de Responsabilidad Social Empresarial, que se llevará a cabo el próximo 20 de noviembre en el Auditorio Reynaldo Orduz Arenas, Acueducto Metropolitano de Bucaramanga en la Diagonal 32 30 a- 51. Queremos invitarlos para que sean partícipes junto a 350 empresarios, directivos y gerentes; para que conozcan la importancia de la Responsabilidad Social Empresarial en el contexto Mundial y las Nuevas Exigencias Responsables que se deben tener en cuenta en las relaciones comerciales del presente.
Estarán a acompañándonos reconocidos académicos a nivel internacional y nacional como TIFFANY L. JORDAN PH.D (Inglaterra), ANDREA BOTERO GOMEZ (Colombia), RICHERD EMBLIN (Canadá) y Marcela romero (Colombia).
Me gustaría que me ayudaran a divulgar el evento en cada uno de los medios a los cuales cada uno de ustedes pertenece; y que le recuerden a las personas que les interese hacer parte del seminario que la entrada es totalmente gratis , pero el cupo es limitado; para poder asistir deben reservar el cupo en el link www.asopormen.com/eventoresponsable
Si desean mi participación para hablar sobre el tema en alguno de sus programas o medios de comunicación, con gusto estaré con ustedes; me lo hacen saber al tel. 3138163451. Nos encontramos en próximo jueves en la dirección mecionada a las diez de la mañana; les recuerdo que el señor Alcalde estará presente.Espero que ese día pueda contar con su asistencia, compañía, apoyo y cubrimiento, al igual que en estos días anteriores con la divulgación del seminario a la comunidad de Bucaramanga en general.

Atentamente, PAOLA ANDREA CARVAJAL PINEDA Secretaria de Desarrollo Social.
Volver a Inicio >

viernes, 14 de noviembre de 2008

CARTA DE UN EX GOBERNADOR DE SANTANDER, COL



Gráfica: Jorge Gómez Villamizar, dice en su carta:
casinos online

casino online
Bucaramanga, Noviembre 13 de 2008.

Doctor
HORACIO SERPA URIBE
Gobernador de Santander

Respetado Gobernador y Amigo:

En la discusión del presupuesto 2009 en la Asamblea Departamental, se discuten varios aspectos positivos, de los que me referiré a los DOS siguientes:

INCREMENTO RENTISTICO: Las rentas oficiales en el periodo 2004-2007, sufrieron un alertagamiento por la no creatividad del gobierno para volverlas elásticas y el desaforado e inexplicado aumento en el gasto público. En el solo año de 2007, el incremento de la sangría presupuestal fue del 42.7% y los ingresos solo estuvieron soportadas en las transferencias del sistema general de participación y en las regalías petrolíferas que son vulnerables ante factores geopolíticos endógenos.

Innegablemente esto condujo al descenso de los Santandereanos a SEGUNDA categoría.

Hoy en el 2008 a un año del cambio de gobierno, nos informan de unos ingresos en mayor cuantía de $15.400 Millones, mayor al índice inflaccionario, demostrando una depuración en el manejo financiero y de las costumbres administrativas de Santander.

PREPAGO DEUDA PUBLICA: Opino negativo para este propósito. La actual deuda, acumulada por el desgano gubernamental hasta el año 1995; reestructurada y refinanciada en el 2001, tiene la tasa de interés MAS BAJA del sistema financiero: DTF+ 0.532, cotizándose el DTF al 11% en el plan de desempeño y la diferencia con el mensual le corresponde al Departamento.

Con el inicio de un proceso normal de empréstito que tendrá un canon diferente y seguramente muy por encima de ésta, es inconveniente pensar en su prepago, pues solo alegraría a los desbocados bancarios privados.

El Plan de Ajuste ya no representa ningún problema para la necesidad de recaudar recursos frescos que requiere el Departamento para mejorar las condiciones comunitarias del Area Metropolitana y la provincia santandereana. El empréstito es imperioso obtenerlo!

Prepagar la deuda NO nos representaría ningún beneficio tangible. Además, algún acucioso malqueriente nos podría encausar por el sendero de un posible daño patrimonial oficial.

Solo cuando se conozca el interés mercantil del nuevo empréstito se podrá comparar la viabilidad real del prepago. Pero me adelanto en este vaticinio al ver la debacle económica mundial que se siente con mayor intensidad en los países desarrollados.

Cordial saludo.

JORGE GOMEZ VILLAMIZAR
Cópia.-Presidencia Asamblea Departamental.
Volver a Inicio > Titulares >

miércoles, 12 de noviembre de 2008

La mala educación judicial


Colombia, miércoles 12 de noviembre de 2008. Fuente: elnuevosiglo.com

POR: HORACIO SERPA

Cerca de dos millones de estudiantes y docentes que han pasado durante los últimos 16 años por las Universidades Nacional, Pedagógica, Distrital, Libre y el Sena, tienen en riesgo sus derechos a la intimidad, dignidad y presunción de inocencia. Todo porque un fiscal de la unidad de antiterrorismo ha solicitado oficialmente esa información, con el argumento de querer judicializar a más de 50 individuos sospechosos de pertenecer a las FARC.

Ese fiscal comisionó a un grupo de la Policía Judicial para realizar "inspección judicial a las bases de datos y libros de la planta estudiantil y docente de las universidades Distrital, Pedagógica, Libre, Universidad Nacional y Sena, desde el año 1992, a fin de realizar un descarte de las personas que aparecen dentro de la investigación como miembros de grupos armados al margen de la Ley".

La lucha antiterrorista, cuestionada por los falsos positivos y la estigmatización de los opositores y sectores sociales, ha entrado en una nueva etapa. Y lo hace, precisamente, cuando las alarmas mundiales están encendidas por las altas cifras sobre violación de derechos humanos en Colombia.

Ahora, hay que decirlo sin ambages, es cuestionable cualquier medida que genere la idea de amenazar las libertades civiles y los derechos individuales y colectivos. Hay quienes temen llegar a un estado policía, insensible, manejado por leyes reaccionarias que aterrorizan a la gente. Un estado que llegue a desconocer derechos esenciales y convierta a todos en sospechosos, amparados en la lucha contra el terrorismo.

Puede ser una exageración, pero hay prevenciones. Se dice que en el andamiaje estatal hay quienes ven enemigos por todas partes y hacen maniobras para amparar dislates y argucias de funcionarios judiciales, políticos y gobernantes.

La decisión de ese fiscal antiterrorismo no tiene justificación alguna. Es síntoma de una mala educación judicial y un desprecio a la democracia. Un atentado contra las libertades y principios elementales del derecho, que dicen que las investigaciones deben ser individuales y no colectivas.

¿Qué piensa hacer el referido fiscal con dos millones de datos de jóvenes estudiantes, profesores e investigadores de las universidades mencionadas? ¿Cuánto tiempo durará mirando esa información y en dónde irán a reposar? Dada la corrupción reinante, que le acaba de costar la cabeza a un fiscal ante el tribunal Superior de Bogotá y otro ante la Corte Suprema de Justicia por irregularidades en el caso de la parapolítica, ¿puede un ciudadano creer que esos datos no caerán en manos criminales, que tendrán la información exacta de sus futuras víctimas?

En Colombia todo es posible. Desafortunadamente se está perdiendo la confianza en las instituciones. Cajamarca, Guaitarrilla, Ocaña, Soacha son apenas el inicio de un largo etcétera de arbitrariedades. Varias instancias del Estado se han corrompido. Instancias del Das fueron cooptadas por el paramilitarismo, y algunos sectores del Ejército han sido infiltrados, por citar solo dos instituciones. Bien se haría retirando ese esperpento. Porque la mala educación judicial puede terminar en tragedias.
Volver a Inicio >

martes, 4 de noviembre de 2008

¿Calumnias de la oposición?

Tomado de El nuevosiglo

Colombia, miércoles 5 de noviembre de 2008

POR: HORACIO SERPA
________________________

El primer mandamiento en materia de derechos humanos es no decirnos mentiras.

Ha ocurrido siempre. En primer término, no reconocemos la gravedad de lo que en esta materia está ocurriendo, y cuando lo aceptamos lo hacemos a medias, por fuerza de las circunstancias, porque es público e inocultable, porque nos cogieron "con las manos en la masa". En segundo lugar, porque no le ponemos remedio a fondo a esta situación tan deplorable que lesiona el sistema democrático, la dignidad del país, el sentido de la equidad y a muchísimas comunidades, familias y personas que son las víctimas de tamaña depredación.

Vivimos rasgándonos las vestiduras porque internacionalmente nos clasifican como un país violador de los derechos humanos. Pero es absolutamente cierto.

Nos la pasamos quejándonos de los señalamientos y descalificaciones que nos hacen las organizaciones no gubernamentales internacionales y locales, por violaciones a los derechos humanos. Pero tienen toda la razón.

Para que engañar y engañarnos, si el mundo entero lo sabe. Aquí se mata sin fórmula de juicio, por montones, perversamente. Toda la vida ha sido así, por desgracia. Desde la independencia, pasando por las guerras civiles, hasta la época de la violencia del siglo pasado. En los anteriores 60 años se mató sin tasa, ni medida.

Las dos últimas décadas fueron terribles. La guerrilla cometiendo abusos y delitos. Igual los narcotraficantes. El paramilitarismo ocasionando desmanes y crímenes sin par. ¡Que horror! ¡Que vergüenza!

No solo ellos ejecutan desafueros y bellaquerías. También personas que representan al Estado: arbitrariedades, torturas, desapariciones forzadas, asesinatos. No son las Instituciones, a las que respetamos y apoyamos. Son una minoría, es cierto, pero hacen grave daño a la sociedad y al País. Por ellos aparecemos como una sociedad descompuesta, sin escrúpulos, antidemocrática.

Entonces, si nos señalan con el dedo acusador, es porque somos culpables.

Para que no nos sigan cuestionando, debemos respetar los derechos humanos. No hay de otra. Hay que acabar con esta violencia atroz, poner fin al conflicto armado, eliminar el narcotráfico, conseguir que opere la justicia, rechazar la impunidad y terminar con los atropellos que se cometen desde la Fuerza Pública.

A este respecto fue apropiada la posición del gobierno nacional sobre los recientes falsos positivos, atinado destape de una olla podrida que apenas comienza a hervir. Hay que continuar por ese camino, con una política coherente y sostenida. Es urgente asumir en serio las consecuencias de tanto afectar los atributos ciudadanos y decidirnos a ser una comunidad democrática y respetable. Haciéndolo a conciencia, claro. No podemos seguir contentándonos con el argumento de que está disminuyendo la tasa de las violaciones. Sobre derechos humanos no puede aceptarse una sola violación.

Nuestro problema no es el señor Vivanco, a quien el señor Ministro del Interior graduó de opositor, cuando lo que hace es cumplir con su deber. No son "calumnias de la oposición", ni infamias de Amnistía Internacional o de la sociedad civil. Es la sangre de tanto inocente que mancha nuestra democracia.
Volver a Inicio >

lunes, 3 de noviembre de 2008

Así no se gana la guerra

Fuente: SEMANA


Por María Jimena Duzán

Quienes asesinaron a esos muchachos en Soacha, en Toluviejo, en Cimitarra y en quien sabe qué más lugares, no fueron terroristas, sino miembros del Ejército.
Sábado 1 Noviembre 2008

MOVILIZACION.


Queda uno bastante sorprendido con las declaraciones dadas a los medios por los generales y los coroneles que fueron retirados de sus puestos de mando esta semana por el presidente Uribe. Aunque en principio aceptaron su retiro, todos salieron a decir que no lo entendían. Dejaron claro que tanto ellos como sus hombres actuaron siempre bajo "los principios y valores" del Ejército. Ninguno creyó haber incurrido en una conducta irregular, ni mucho menos lesiva contra los derechos humanos. Muy por el contrario, el general Paulino Coronado afirmó de manera tajante a La W que en los hechos de Ocaña, donde se encontraron muertos los jóvenes de Soacha, "no había elementos para decir que allí se había cometido un crimen".

La insistencia de todos ellos en que sus acciones las habían hecho cumpliéndole a la patria y a su amado Ejército, me hizo recordar algunos episodios del juicio de Adolf Eichmann en Jerusalén, el reconocido criminal de guerra nazi, pieza clave en el exterminio de los judíos, relatados por Hanna Arendt. En algún momento del interrogatorio, Eichmann se presentó como un gran idealista y dijo que para él, el hombre idealista por excelencia era aquel que estaba dispuesto a sacrificarlo todo y a todos por sostener su idea.

Cuando confesó que él habría matado a su propio padre si se lo hubieran ordenado, sustentó tal aseveración con el argumento de que esa habría sido la mejor forma de resaltar no sólo hasta qué punto él estaba obligado a obedecer las órdenes que le daban y hasta qué punto las cumplía a gusto, sino porque eso demostraba su condición de hombre idealista. Esa justificación del horror es lo que Hanna Arendt ha dado en llamar "la banalidad del mal". Traigo esta tesis a colación porque las declaraciones de esos oficiales idealistas que se despidieron por la radio invocando a su patria y a sus soldados con los cuerpos amputados producto de sus enfrentamientos con las Farc, no sólo contrastan con los horrores a los que presuntamente se les vincula, ya sea por omisión o por acción de las tropas bajo su mando, sino porque sus reacciones tienen cierto aire que recrea esa banalidad del mal. Ninguno de ellos se refirió al dolor de las madres de los jóvenes de Soacha e incluso uno de ellos insistió en que se trataba de muertos en combate que le hacían mal a la sociedad porque eran personas al margen de la ley, casi dando a entender que aun si hubiera habido irregularidades -que según todos ellos, no las hubo-, había que agradecerles porque nos libraron de esa escoria.
Pero tampoco ninguno de nosotros, los periodistas, fue capaz de preguntarle a alguno de ellos cuál era la razón por la cual había tantos falsos positivos en los enfrentamientos contra las Águilas Negras, hecho que debería poner en tela de juicio los resultados que muestra el Ejército en la lucha que libra contra las poderosas bandas emergentes. Nada justifica el horror ni la violación a los derechos humanos. Y lo peor que nos puede pasar a los colombianos es que terminemos transitando por el autoengaño, creyendo que es verdad lo que afirma el Presidente cuando advierte que los falsos positivos de Soacha han sido urdidos por unos terroristas que se infiltraron con el propósito de eclipsar los éxitos de las Fuerzas Militares en su lucha contra las Farc.

Quienes asesinaron a esos muchachos en Soacha, en Toluviejo, en Cimitarra y en quien sabe qué más lugares, no fueron terroristas, sino miembros del Ejército.

Y quienes los reclutaron también. Pero además, ellos no son los únicos que han muerto en esas circunstancias. Según los informes de la Procuraduría y de la Fiscalía, el aumento de las ejecuciones extrajudiciales desde 2005 es un hecho evidente. ¿Por qué el tema de las ejecuciones extrajudiciales fue sistemáticamente soslayado y negado por el gobierno durante tanto tiempo? Esa es la gran pregunta.

El camino a seguir debería ser el de la verdad y el de la justicia. Y en ese sentido, se tendría que decir que la purga no sólo es tardía, sino incompleta. Nadie entiende por qué sacan a 27 miembros de las Fuerzas Militares y se deja en su puesto al comandante del Ejército, el controvertido general Mario Montoya, cuyo récord en materia de derechos humanos no es precisamente el más enaltecedor para el Ejército colombiano, como bien lo advirtió hace poco un demoledor artículo en el Washington Post. Pero además, su cercanía con el coronel Herrera, promovido por el mismo Montoya como uno de sus ayudantes debido a sus grandes resultados como comandante de la brigada móvil 15, la misma que hoy está en el ojo del huracán por violaciones a los derechos humanos, pone de presente que el criterio de eficacia impuesto desde la cúpula ha estado dirigido a exaltar a este tipo de oficiales, en lugar de castigarlos.

Queda claro que la política de seguridad democrática necesita un replanteamiento urgente, si no quiere terminar justificando el horror a través del autoengaño. Con un Ejército así, difícilmente se puede ganar una guerra. Volver a Inicio >

miércoles, 29 de octubre de 2008

El espíritu perverso

Fuente: elnuevosiglo.com


POR: HORACIO SERPA
________________________
El Presidente Uribe les habló duro a los militares. "Erradiquemos cualquier espíritu perverso que quede en las Fuerzas Armadas y que no esté comprometido con el respeto absoluto de los derechos humanos". Lo hizo en la Universidad Militar aprovechando la visita a Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Son palabras necesarias y oportunas, en momentos en que las Fuerza Pública vive uno de sus momentos críticos en el campo de derechos humanos, paradójicamente en el año en que le han propinado los más duros golpes a las Farc, como la Operación Jaque, que permitió la liberación de Ingrid Betancur y 14 secuestrados. Y la muerte de Raúl Reyes, Iván Ríos, y otros cabecillas de esa organización irregular.

Las Farc viven su peor etapa en casi 50 años de lucha armada. Han dejado de ser una guerrilla invencible, impenetrable, con iniciativa política y arrojo militar que desafiaba al Estado. Hoy, ante los ojos del mundo, se ha elevado la percepción de haber pasado de ser el Ejército del Pueblo, como se autoproclamaban hasta hace poco, a ser un ejército de papel, que se deshace ante la presión de la Fuerza Pública.

Pero esos éxitos se deshacen ante hechos tan aberrantes como el secuestro y asesinato de jóvenes de las barriadas de Bogotá y Soacha, que aparecieron vestidos de guerrilleros en Cimitarra y Ocaña, en nuevos episodios de falsos positivos. Son cientos de denuncias de desapariciones en todo el país. Las ejecuciones extrajudiciales de once de esos jóvenes, a manos de agentes descompuestos, han elevado la condena mundial contra Colombia por la violación de los derechos humanos. Los informes de los organismos internacionales de derechos humanos, no cesan.

El afán de recompensas, el protagonismo mediático, el mal entendimiento del concepto de seguridad y el afán de positivos para reclamar ascensos y pedir descansos, llevaron a oficiales y suboficiales a cometer esos crímenes de lesa humanidad. Muertes que acabaron con la carrera de tres coroneles, tan solo en la etapa inicial de las investigaciones, que podrían llevarse a oficiales de mayor rango. Una depuración se hace necesaria.

"Un día nos hacen quedar mal en Guaitarilla, después nos hacen quedar mal en Cajamarca, ahora nos hacen quedar mal en Soacha. Todos los días tenemos que ser más estrictos y más rigurosos", le repitió el Presidente.

Razón tiene el Primer Mandatario. Hay que exorcizar el espíritu perverso que se ha posicionado de algunos oficiales sin alma que borran con las botas lo que sus comandantes hacen con las manos. Respetamos y apoyamos a nuestras Fuerzas Armadas, pero debe tenerse en cuenta que la democracia naufraga cuando se pierde la legitimidad de quienes deben defenderla. La guerra se pierde cuando las victorias son falsos positivos que lesionan la dignidad nacional.

La destitución de los tres coroneles significa el fin de la solidaridad de cuerpo. Enemigos no son los civiles. El enemigo es el espíritu perverso de querer ganar a cualquier precio.

Bucaramanga, 29 de Octubre, 2008 < Volver a Inicio >

domingo, 26 de octubre de 2008

EL RESCATE DE ORCAR TULIO LISCANO



Comunicado a la opinión pública sobre el rescate de Óscar Tulio Lizcano


La libertad de Óscar Tulio Lizcano es un motivo de alegría para Colombia.

Celebro este nuevo éxito de la fuerza pública colombiana, a la que debemos aplaudir por esta operación que le regresó la vida en libertad al ex congresista caldense. Ha terminado una pesadilla de más de ocho años.

Acompaño solidariamente a su familia en este momento feliz. La señora Martha, sus hijos y demás familiares han mostrado una especial entereza durante esta larga y angustiosa espera. La Nación los abraza con cariño.

El pueblo de Santander se une a la celebración por el regreso de Óscar Tulio Lizcano. Es una satisfacción que mantiene viva nuestra esperanza de que los secuestrados puedan volver pronto a sus hogares.

El secuestro le ha hecho mucho daño al País. Colombia no merece seguir sufriendo la tristeza de este flagelo. La violencia nos ha azotado injustamente durante mucho tiempo. ¡Basta ya!

A Óscar Tulio, el más afectuoso saludo de bienvenida.

Horacio Serpa Uribe, 26 de octubre de 2008

De regreso al Estado de Sitio

Tomado del Semanario Virtual Caja de Herramientas

Por: José Gregorio Hernández Galindo
Ex magistrado Corte Constitucional. Catedrático Universitario

La declaración del Estado de Conmoción Interior para contrarrestar los efectos del paro judicial suscita numerosas inquietudes, muchos interrogantes y gran preocupación desde el punto de vista democrático.

1.- Es evidente que la Constitución de 1991 quiso precisamente, entre sus grandes objetivos, acabar con la vieja práctica de los gobiernos –durante más de cuarenta años- de acudir al Estado de Sitio para censurar y castigar la protesta; para rodearse de atribuciones extraordinarias después convertidas –como ahora lo quiere Uribe- en legislación permanente; para expedir normas con fuerza de ley en las más diversas materias; para reformar y derogar disposiciones legales incómodas. En síntesis, para establecer verdaderas dictaduras que en su momento denominaron "constitucionales", pero que eran inconstitucionales.

2.- ¿Cómo una protesta pacífica, aun con todos los trastornos generados por el paro judicial, puede implicar o significar en sí misma una perturbación del orden público político?

3.- También es claro que lo del paro judicial solamente fue un PRETEXTO, no un MOTIVO. Y entre los dos conceptos hay una gran diferencia: la diferencia que media entre la razón y el deseo; y entre lo objetivo y lo subjetivo; o, si se quiere, entre la verdad y la mentira. Tanto es así que, levantado el paro, no se levantó de inmediato, como ha debido ocurrir, la conmoción interior, que lo tenía como su único fundamento fáctico.

4.- ¿Quiénes asesoraron al Gobierno, y lo hicieron equivocar no solamente en cuanto a la expedición del Decreto declaratorio de la Conmoción Interior -3929 de 2008-, sino en lo relativo al desarrollo de la misma, pues en el Decreto Legislativo 3930, del 9 de octubre, fueron modificados con carácter definitivo los artículos 334, 354 y 372 del Código de Procedimiento Civil; se adicionó, también de modo permanente, el artículo 85 del mismo Código; se derogó el artículo 39 de la Ley 794 de 2003; se derogaron, por vía general, todas las disposiciones contrarias; se facultó al Consejo Superior de la Judicatura para ejercer una función confiada exclusivamente al Presidente de la República (Art. 189 C. Pol.), cual es la de reglamentar la materia y, por tanto, el Código de Procedimiento Civil, entre otras decisiones. La constituciones, en cambio –tanto la de 1886, en el artículo 121, sobre el Estado de Sitio, como la de 1991, en el artículo 213, sobre el Estado de Conmoción Interior-, estatuyeron siempre que en los estados de excepción solamente es posible al Presidente de la República, quien no es el dueño de la facultad legislativa, SUSPENDER las normas legales precedentes que sea contrarias al objetivo de restablecer el orden público. Los decretos legislativos pierden vigencia al levantarse el Estado de Conmoción, salvo expresa prórroga por máximo 90 días. Son normas transitorias, y por ello es inconcebible que modifiquen disposiciones, y menos que las deroguen.

Obsérvese que según el artículo 150, numeral 10, de la Constitución Política, están prohibidas inclusive las facultades extraordinarias para expedir o modificar códigos. La Ley Estatutaria de estados de excepción (137 de 1994) establece que el Gobierno debe indicar expresamente cuáles normas suspende. Y la jurisprudencia de la Corte Constitucional es reiterada e insistente en esta materia. ¿Qué clase de asesores tiene el Gobierno? Volver a Inicio >

viernes, 24 de octubre de 2008

Carta del premio nobel de "La Paz", Adolfo Pérez Esquivel


Colaboración de Jorge Castellanos Pulido, director de Derechos Humanos de la Corporación Compromiso.
casinos online
casino online

Buenos Aires, 22 de octubre de 2008.-
Señor Presidente de la RepúblicaD. Alvaro Uribe Velez
Carrera 8 No. 7 – 26 Palacio de Nariño BOGOTA - COLOMBIA


Cuando participé hace unos meses en el Tribunal de los Pueblos en su país, pude tomar contacto con la terrible situación de violencia e intimidación que sufre gran parte de los luchadores sociales y las diferentes comunidades indígenas.En esa oportunidad, cuando me preguntaron por la postulación de su persona para el Premio Nobel de la Paz, expresé que no estaba de acuerdo, porque usted no había hecho nada por la paz, usted es un guerrero, no un pacifista.

Y ahora, esta brutal e inconcebible represión policial en contra de la protesta indígena, conocida como "la minga indígena y popular por la resistencia", que se realiza en La María, a 600 kms. de Bogotá, viene a corroborar una vez más su espíritu belicista y poco propenso al diálogo.

Las tres personas fallecidas, entre las cuales se encontraba un niño, y un centenar de heridos, se suma a las 7 asesinadas en distintos lugares del país por miembros de la organización paramilitar, conocida como "Aguilas Negras", demuestran que se quiere gobernar y acallar al pueblo a través del terror y la muerte.

Sr. Presidente, decir que existen infiltrados en las manifestaciones y que éstos atentan contra la policía, resulta de una ingenuidad difícil de creer. En estas manifestaciones, los Pueblos Indígenas sólo están reclamando el derecho a sus tierras, el respeto a la autonomía de sus comunidades y el cumplimiento de acuerdos suscritos con el gobierno que usted encabeza.

Todas las personas y organizaciones que luchamos por la justicia y por un mundo en paz, levantamos nuestra voz en contra de la violencia indiscriminada y la brutalidad de sus métodos represivos. Exigimos, señor Presidente que abandone esta política de agresión contra todo el pueblo colombiano, y en este caso contra los Pueblos Originarios. Pedimos respeto y reconocimiento de sus legítimos derechos, y una reparación por toda la violencia que vienen sufriendo.

Tenga la seguridad, que nuestra voz se levantará ahora y todas las veces que fuese necesario para evitar el derramamiento de sangre y en contra de todo tipo de violencia innecesaria.Reciba un saludo de Paz y Bien.
Adolfo Pérez EsquivelPremio Nobel de la Paz

Piedras 730 (1070) Buenos Aires – República Argentina Tel/Fax ( 54-11) 4361-5745 e-mail: serpaj@serpaj.org.arMiembro del SERPAJ América Latina, con Status Consultivo ante las Naciones Unidas ( ECOSOC ) y UNESCO

jueves, 23 de octubre de 2008

TRABAJO ESCLAVO EN LOS CENTROS COMERCIALES


POR: REINALDO RAMIREZ.- Ex magistrado

Está haciendo carrera en nuestro país en los centros comerciales de gran envergadura, específicamente en “EL EXITO”, antiguo LEY, la modalidad ilegal y degradante de emplear sin sueldo a los jóvenes colombianos como ayudantes de los clientes y empacadores de las mercancías vendidas.

Estos empleados deben sobrevivir con las limosnas que piden a los clientes; son personas explotadas que carecen de sueldo, constituyen la mano de obra gratuita que utilizan a su acomodo y en su beneficio los dueños de estos grandes almacenes de cadena, generalmente, de propiedad extranjera para incrementar sus fabulosas ganancias sin dar nada a cambio a sus servidores.

Esta práctica esclavista, indigna, inmoral y abusiva, contraria a los derechos humanos, al usufructuar en Colombia el trabajo humano de manera gratuita; esta modalidad de explotación del trabajo humano contribuye además a favorecer la competencia desleal que ejercen estos monopolios en el mercado nacional; con estos métodos ilegales arruinan y destruyen el comercio tradicional cuyos empleados y trabajadores son remunerados y, por consiguiente, los valores de la nómina de personal constituyen parte muy importante de los gastos fijos que deben asumir en el ejercicio de sus actividades profesionales.

Los colombianos, los consumidores, tenemos el deber moral de rechazar estas prácticas ilegales que menoscaban los derechos de los trabajadores; debemos evitar que se siga atropellando la dignidad de nuestros jóvenes, absteniéndonos de comprar en los almacenes de cadena que emplean este trabajo esclavo para obligar a los monopolios trasnacionales del comercio a respetar la Constitución y las leyes de nuestro país que protegen el trabajo humano.

Bucaramanga, Col. Octubre de 2008
- Volver a Inicio >

El gobierno está protegiendo tus ahorros


casinos online
casino online Buenos Aires, Argentina Oct 22 de 2008

Por: Gustavo Lazzari
http://www.atlas.org.ar/

En varias oportunidades sufrí situaciones de inseguridad complicadas. La mas grave fue cuando un malhechor a punta de pistola me exigió dinero. Alguien me iluminó y le dije "tranqui, hoy laburé para vos, la que tengo es tuya". El ladrón se tranquilizó tomó su botín y se marchó.
Gracias a Dios sigo vivo y cuento esta película.

Mientras la Presidenta Cristina Kirchner anunciaba la pulverización del sistema de capitalización privado, la incautación de las cuentas individuales y la nacionalización compulsiva del sistema previsional, me acordé de aquel malhechor que me robó el dinero.

Una diferencia no menor hay entre aquel hecho de inseguridad física y éste de inseguridad jurídica. El ladrón privado sabía que yo le estaba mintiendo. Sabía perfectamente que no lo esperaba ni me había esforzado para él. Yo también sabía que él sabía. El contrato era bien claro. Se trataba de un robo.

El gobierno no fue tan sinceros como aquél ladrón. No se animaron a decir lo que estaban haciendo.

Al mejor estilo orwelliano modificaron la acepción de una palabra para ocultar la verdadera intención. Hablaron de "rescate de los fondos privados personales que se devaluaban en manos de las AFJP".

Todo el Gran Buenos Aires (Reino de la inseguridad) , no conoce un ladrón que le diga a su víctima.. "quedate tranquilo te robo el auto y así te evito el gasto en mantenimiento, patentes, combustibles, seguros, etc en realidad te estoy rescatando".

La estrategia del gobierno es imponer en el debate que se trata de un tema "previsional". Que en realidad las AFJP administraban mal los fondos de los cotizantes y ante esa falla, el estado aparece como salvador.

En rigor la discusión es PLENAMENTE FISCAL. El estado necesitaba dinero para cubrir el déficit fiscal que está a la vuelta de la esquina. El 2008, era hasta el 21 de Octubre, el año donde los intentos de voracidad fiscal fracasaban uno tras otro. En Julio el revés del aumento de las retenciones móviles, en agosto el intento fallido de "insertarse" en el mercado de crédito internacional a través del pago al Club de París y la oferta a los Hold Outs .

Argentina tiene vencimientos de deuda pública del orden de los U$S 18.000 millones promedio para los próximos tres años en un contexto de caída vertiginosa del superávit fiscal producto del enfriamiento de la economía, la baja de precios de los commodities y la caída del impuesto inflacionario.

De hecho los 35.000 millones de pesos de superávit en 2007 que eran explicados por retenciones y el impuesto al cheque este año será menor y el próximo menor aún.

Los fondos privados incautados con esta medida ascienden a un stock de 95.000 millones de pesos y a un flujo de 14.000 millones de pesos anuales más el ahorro en intereses y capital por los 55.000 millones de pesos en títulos públicos que serán "transferidos" al Anses.

Los argentinos conocemos bien la película. Los fondos serán licuados y el Anses más temprano que tarde volverá a su histórica condición deficitaria. Las futuras administraciones tendrán un sinfín de excusas para librarse de la la culpa de los magros a haberes futuros.

Todos los controles prometidos son letra muerta. "Comisiones bicamerales", "La oposición en el Anses", "publicidad de los actos", "Comisión de sindicalistas, industriales y políticos notables" son parte del humor trágico argentino.

El dato relevante para los argentinos es saber quién es la próxima víctima y cuál es el próximo botín. ¿Los seguros de retiro?, ¿los prepagos médicos?, ¿los depósitos bancarios?, ¿los plazos fijos?, ¿Las cajas de seguridad?, ¿las tenencias accionarias?, ¿las recaudaciones de los recitales de Mercedes Sosa y Madonna?, ¿La venta de entradas del próximo superclásico?, ¿la recaudación de monedas de las líneas de colectivo?, ¿las recaudaciones de la obra Evita financiada por el Estado de la Pcia de Buenos Aires?,

Cuando el estado es voraz y no hay límites, incluso lo que parece ridículo es altamente probable.

No extraño a aquel ladrón, pero ciertamente fue mucho más sincero. Estaba afanando, lo dijo, afanó y se fue. (Obviamente no lo agarraron) Volver a Inicio >

miércoles, 22 de octubre de 2008

Ex gobernador de Santander habla sobre embargos de CAJANAL


casino online
casinos onlineEl ex gobernador de Santander, Jorge Gómez Villamizar se pronunció respecto al embargo de cuentas que CAJANAL hizo contra el departamento de Santander. Dice el ex mandatario:


COMUNICADO PUBLICO

Conocimos en Santander que nuevamente la desfalcada CAJANAL embarga las cuentas del Departamento y somete al Gobierno Departamental a la forzosa revisión de las inversiones sociales en el Área Metropolitana y la provincia.

Desproporcionada e injustificada acción tomada por ese Instituto del Gobierno Nacional cuando ya la seccional había hecho un reconocimiento de la deuda “VIEJA” que se encontraba en la etapa de “cruce de cuentas”.

Fruto del estudio detallado del INFORME DE GESTION AÑO 2006-SECRETARIA DE HACIENDA- presentado a la _Asamblea Departamental e información recopilada del MinHacienda, Dirección de Apoyo Fiscal, DAF, desde Junio 6/07, hice conocer al Despacho del Coronel Retirado y Exgobernador anterior y conocida por la opinión santandereana que “…Santander a finales de su mandato lastimosamente quedará en peores condiciones a las de Octubre de 1994 y con unas rentas arrastradas por los crecientes pasivos y bonos pensionales y otros adquiridos con la liquidación de hospitales y la indemnización del chance”.

Del escrito de la Directora de la DAF , se infiere tajantemente que el saneamiento de la red pública hospitalaria corrió a costas de las rentas regionales y en un desfogue de las de la Nación que inteligentemente logró descargar parte de su abultado gasto centralista.

La asunción de la nómina de jubilados de hospitales en 2007 será de $13.776 Millones y para el 2008 la bicoca de $19.671 Millones.

Este incremento acelerado del 42.7%, y así los años venideros, pone en aprietos el Plan de Desempeño que se idealizó para salvar al Departamento de la inelasticidad presupuestal y la acrecentada deuda pública adquirida hasta el primer quinquenio del 90, estabilizada en el 2001 con la renegociación bancaria y, logramos, en 2002, pasar de SEGUNDA a PRIMERA categoría, ascenso que alabó el Ministerio y representó millonarias inversiones sociales para Santander. Con autoridad, hoy sigo sosteniendo que el Departamento de Santander por la irresponsabilidad en el manejo financiero del periodo 2004-2007 caerá a SEGUNDA categoría con peligro de caer a TERCERA.

Solo la innovación y la destreza administrativa del Gobernador Horacio Serpa logrará detener ese irremediable e ignominioso derrumbe.

La deuda de CAJANAL que nunca mereció la atención del Coronel Hugo Aguilar, que; además escondió, somete al nuevo Gobierno Departamental a realizar ingentes esfuerzos de salvamento rentístico, traslados y recortes presupuestales para salvar la ejecución de obras contempladas en su plan de gobierno propuesto para el mejoramiento de la calidad de vida de los santandereanos.

Los gremios, parlamentarios y todas las fuerzas vivas de la región debemos acompañar al Gobernador Horacio Serpa Uribe en su propuesta de revisión del desembargo de las cuentas oficiales y a detener la irracional actitud del Gobierno Nacional que somete al Departamento a la no ejecución de obras importantes para el desarrollo regional.
Octubre 21 de 2008.


JORGE GOMEZ VILLAMIZAR

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...