Google+ Seguidores

sábado, 17 de marzo de 2012

CON EL SALARIO DE LOS PERIODISTAS


TRAFUGARIO
----------------------------------Por: JOSE OSCAR FAJARDO
                             
Hoy domingo hace 15 días mi  amigo y colega columnista Clemente Toscano publicó una columna con un título tan lirico como cuestionante. Olor a Lejanía, dice tal titulo, al que desde un principio yo no sé que le vi o que le olí, o qué parecido le vi al Olor de la guayaba que escribiera el periodista Plinio Apuleyo Mendoza refiriéndose a García Márquez, en aquellos años aciagos de su prehistoria literaria. Para iniciar dice que “Un fuerte olor a lejanía empieza a percibirse en el ambiente que rodean las relaciones del gobernador Richard Aguilar y un amplio sector del periodismo bumangués”. Eso para hacer alusión a que fueron muchos los periodistas que acompañaron  al actual gobernador en su campaña, pero que hoy, al intentar abordarlo para hablar sus inquietudes personalmente, no han podido lograrlo. Que esto sea por culpa de los mandos medios o por cualquiera otra circunstancia no tiene nada de importante. Entre otras cosas bastante oficio tiene el gobernador con la socialización del Plan de Desarrollo para poner a volar la Administración del Departamento.
Estoy seguro que por el momento eso es lo fundamentalmente importante dado que, para qué se le ponen llantas nuevas a un carro que no tiene motor. En cambio lo que sí encuentro demasiado saludable es que el doctor Richard Aguilar tome todas las precauciones para que no le vayan a meter goles olímpicos como sucedió en las pasadas administraciones, tanto de la Alcaldía de Bucaramanga como del Departamento. Me explico. Por ejemplo, que una persona sin la mínima preparación profesional ni intelectual y con la brújula de una empresa de papel, sin ninguna trayectoria empresarial, maneje a su antojo la pauta publicitaria o el Plan de Medios de los entes oficiales, como le dicen en el argot común, jugando así de esta manera con los intereses salariales de la mayoría de los periodistas.
El señor Gobernador de Santander y el señor alcalde de la ciudad capital, deben y están en la obligación de tomar todas las medidas precautelativas para que este tipo de desmanes no se vuelvan a presentar, sugerencia que hago muy respetuosamente.  Como he sido profesor universitario, recurro a otro ejemplo dialéctico materialista, es decir que se pueda probar. En la Administración anterior de la alcaldía de Bucaramanga, de Fernando Vargas Mendoza, la licitación para el manejo del Plan de Medios recayó sobre una ¿firma? que, “adjudicó los salarios a su libre albedrío”. 
Aclaro que hablo de salario en un sentido figurado. De tal manera que hubo periodistas que recibieron un mes de 600 mil pesos. Otros, un mes de 800 mil pesos. Otros, 2 meses de 600 mil pesos. Otros, 2 meses de 800 mil pesos y así sucesivamente de acuerdo al grado de amistad con el “repartidor de las dádivas”.  Obvio que hubo una superminoría o “Elite de comunicadores”, que fueron los que percibieron monstruosas ganancias. ¿Que yo los culpe a ellos? Jamás. Por el contrario, los felicito, porque es que así funciona este país. El que más produce saliva, más harina consume. La culpa es de los gobernantes  que otorgan este tipo de contrataciones en detrimento de una mayoría. La culpa en este caso, sin ninguna duda, es del ex alcalde Fernando Vargas que, siendo un profesional excelso y profesor universitario, se prestó para ese negocio tan lesivo con la mayoría de los periodistas. De la Gobernación de entonces todavía no he podido averiguar nada pero ya ocurrirá. Entonces, si esas medidas de precaución está tomando el doctor Richard Aguilar, como también lo debe estar haciendo el doctor Luchito Bohórquez, en hora buena porque yo soy el primero en felicitarlos. Si no es así, es para recordarles que el que no conoce la historia está condenado a repetirla. Y que quede bien claro, nada debe interferir entre la buena amistad de los gobernantes y los periodistas. Nada en absoluto. Porque uno puede ser cachiporro librepensador, como en el caso mío, pero tener excelentes relaciones y amistad sincera con cualquier godo chulavita o con cualquier mamerto izquierdista. Al fin y al cabo aquí tenemos que caber todos los colombianos.      

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...