Google+ Seguidores

domingo, 4 de marzo de 2012

LA CIUDAD DE LOS RUIDOS


                 TRAFUGARIO
--------------------------------------Por: JOSE OSCAR FAJARDO
                                      
En las postrimerías del siglo XIX se hunde el feudalismo y se dan entonces los albores del capitalismo como modo de producción de las sociedades  modernas. Inglaterra está a la cabeza de ellas y le siguen algunos países como Alemania, Francia y los Estados Unidos. En ese endemoniado devenir de la naciente sociedad capitalista, son muchos los problemas que tiene que enfrentar la gente de la época, pero con mayor razón la humanidad involucrada en ese nuevo modo de producción. La explotación del hombre  por el hombre se agudiza y en las fábricas y acerías de Manchester y de Lamcashire, entre otras ciudades inglesas, los trabajadores entre hombres, mujeres y niños, se ven caer extenuados por las criminales jornadas laborales de hasta 18 y 20 horas al día.  Las altas temperaturas, la infeliz alimentación y los salarios de miseria son algunas de las penas que deben soportar los trabajadores de la época. A ello hay que sumarle el ruido espantoso de las maquinas rudimentarias de la naciente industria. Desde ese entonces el ruido se ha considerado como unos de los generadores de neurosis, psiconeurosis, cansancio mental, estrés, insomnio, depresión y hasta casos de psicosis maníaco depresiva. Incluso algunos regímenes han utilizado el ruido como una forma de tortura inflingida a sus presos políticos de diferentes bandos. 
En la literatura de ficción, en forma metafórica el ruido siempre ha sido identificado con el infierno. Ya en la época moderna, yo considero a Barbosa como la ciudad de los ruidos. Con la Administración anterior varias veces toqué el tema pero el gitano Melquíades no fue capaz de quitarnos ese gorrito de cemento. Consulté al Arquitecto Ramiro González Saavedra, quien por el momento hace un posgrado en Gestión Urbana y está precisamente tocando este tema de los Espacios Públicos y Sociolugares. “Ellos son las calles, las cafeterías, los parques, los campos de diferentes deportes, las canchas de tejo, y todos aquellos sitios donde se reproduce la cultura, el quehacer y la cotidianidad de la gente”, me dijo. “En Barbosa nadie respeta y ningún sitio de esos se salva del ruido de los salvajes”, argumentó. 
Lo permitido, que son hasta los 60 decibeles, en la ciudad del ruido normalmente pasa de los 100 y 120 decibeles. Y hasta el momento no ha habido autoridad.  Ahora cualquier almacén o cualquier cuchitril, lo primero que adquiere es un equipo de sonido para aburrir a la gente. En medio de su ignorancia ellos creen que eso es publicidad. ¿En qué universidad aprenderían que el ruido es publicidad? Eso lo que hace es auyentar la clientela porque ni siquiera es posible hablar con los vendedores.
Y el turismo de clase, créanme, no va por allá.  El turismo gaminoso, el cervecero o guarapero, el del cuncho de aguardiente para formar un bonche callejero, claro que progresa. Cualquier moto tiene poderoso equipo de sonido para “hacer ruido y agredir los espacios públicos y los sociolugares”. Los vendedores de rifas y de buenas suertes no se quedan atrás. En la calle novena que, semiológicamente es la vitrina de Barbosa, donde todos nos mostramos y se muestra de todo, el sociolugar más importante de la localidad, los ruidos la tienen convertida en una fábrica de neuróticos. Los locos y los mendigos hacen parte de esa fauna ruidosa. Las altas horas de la noche le vale güevo a los ruido-asquerosos. Con el arquitecto Ramiro González llegamos a una conclusión.
Queda la esperanza de que la alcaldesa de la localidad, doctora Rocío Galeano, con la asesoría del ex-senador Marcos Cortés, quien trata y sabe mucho del tema, y quien en varias ocasiones ha llevado al arquitecto urbanista Javier Vera, codiseñador de El Dorado de Bogotá y de las rutas Transmilenio de la capital, entre otras, le pongan coto a este problema. Yo recuerdo que Marcos Cortés llevó hace unos años al Urbanista Javier  Vera a Barbosa para hacer un estudio de planeación moderna de la ciudad, por lo tanto el puede lograr una solución.  Los espacios públicos y los sociolugares hay que defenderlos a capa y espada porque es allí donde se reproduce la cultura de los pueblos.  Donde se socializa y se hace comunidad.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...