Google+ Seguidores

jueves, 12 de abril de 2012

INSTITUCIONALIDAD


-------------------------------Por: Pedro Gerardo Tabares. C.
La institucionalidad no es solamente un concepto que tenga interpretaciones según corresponda hacerlas a quien profesa determinada disciplina. Es elementalmente la defensa de la pirámide que contempla la legislación en todas sus estructuras.
Quienes no acceden a cargos, que tienen responsabilidad, dentro del Estado se les puede aceptar sus conceptos erróneos, a veces con la defensa equívoca, so pretexto de constituirse en voceros sociales, pero cuando se trata de intérprete, de quien aplica la ley, se le exige desde un punto de vista práctico la responsabilidad que esas calidades y se hacen más exigentes cuando con pretendidas aspiraciones de pulcritud, encuentran con oportunidad para iniciar investigaciones y tomar competencias que posteriormente indican como ignoradas o que no tienen; esta situación se torna en desestabilización de vastas proporciones, que merecen examen a todo nivel, no solamente en el legislativo que tantas críticas tiene, pero sin embargo no es lo que pensemos algunos, sino que aquello que se determina en cada estatuto debe cumplirse, gústenos o no, aunque no tiene explicación frente a las calidades que se exigen para acceder a cualquier cargo del Estado. Hay oportunidades en que pareciera ser que las pasiones políticas son el reflejo de cierta inconformidad por no tener acceso a ciertos salarios o prebendas que enturbia el pensamiento de quien decide sin pensar que con sus decisiones contrarias a la normatividad contribuyen a la desestabilización de las instituciones.
Se ha tornado en costumbre fallar antes de investigar, a través de mecanismos que inclusive se prohíben en normas procesales, lo cual por el conocimiento masivo contribuye a esa desestabilización.
Es necesario que no solamente se tenga una preparación idónea para cada cargo, sino que también quien lo ocupa, se preocupe por investigar cuáles son sus funciones, hasta donde alcanzan las competencias y que se tenga convicción de la primordial mesura que debe acompañarlo, cuando a su disposición está la libertad, la dignidad de las personas, y otras circunstancias que cuando se desconocen de manera consuetudinaria, el descuido conlleva a la desestabilización de la institucionalidad y la aspiración que pueden reflejar un pueblo en su participación democrática de una manera imperceptible para muchos, pero real para el Estado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...