Google+ Seguidores

sábado, 8 de septiembre de 2012

UN ASUNTO URGENTE

                                        TRAFUGARIO
Por: JOSE OSCAR FAJARDO
                                                 
Tengo que comentar que soy un juanmanuelsantista confeso como soy un hincha del Barcelona, pero moderado. Es decir, racionalista. De ninguna manera fanático porque el fanatismo es la máxima expresión de la paranoia que suele ser una característica esencial para todos los fundamentalismos, y fundamentalista es aquel que se cree dueño de la verdad, e hijo único de dios. Por ejemplo cierto alto funcionario del Estado colombiano de quien prefiero reservarme su nombre ya que no soy más que un modesto periodista. Y dios me libre.
Pero fue que el doctor Santos Calderón Juan Manuel, como le dicen a uno en las listas escolares para que no quede ninguna duda de que uno es uno y no otro, expresó en los medios de comunicación del país una frase lapidaria que ojalá haya quedado gravada en la memoria a largo plazo (MLP) de todos los colombianos. “Y si por la paz del país me cuesta la reelección, bienvenida sea”. No sé si estoy equivocado pero podría jurar que eso fue lo que yo escuché. No obstante, estoy seguro, no soy dios y mucho menos fundamentalista. Con esa expresión el presidente Santos está demostrando expresamente y no de forma tácita, que la paz de Colombia y la felicidad de los colombianos se ubica muy por encima de cualquier interés político y/o personal.
Ojalá lo logre a toda costa porque es que la nación Colombiana, no es propiedad privada del Presidente de la República, ni del Congreso Nacional, ni de la guerrilla, ni del ejército, ni de ningún brujo de este país. Esa no es la señora   progenitora del cándido caprino. Esa no es la máma del chivo, expresado menos aristocráticamente. Sencillamente y sin tantos atavíos filosóficos, Colombia toda entera es de todos los colombianos habitante por habitante y centímetro a centímetro. Es cierto que en aras del tal objetivo se van a presentar baches como en efecto hasta el momento y prematuramente ya se han dado, pero eso es tan natural como el porrazo de un niño que está aprendiendo a caminar. Y lo expreso con incalculable sinceridad, ojalá Dios ilumine el cerebro de los encargados de negociar, tanto por parte de la guerrilla como por parte del Estado, para que con su inteligencia racional y no instintiva, supere todos los baches.
 De la misma manera ruego a Dios que no le dé luz al cerebro de un montonero de trogloditas que están que rezan y piden por todos los medios que fracasen las negociaciones. Viendo yo un tipo de esos, abogado amigo mío, llegué a pensar y no con mente calenturienta ni con imaginación de escritor de ficción, que tenía algún grado de consanguinidad con Drácula, el príncipe de las tinieblas, cosa que deduje por esa su adicción enfermiza a la sangre. Y hablaba de la guerra y del exterminio total como la misma fruición que se habla de una fiesta de disfraces. Con la frescura de un imbécil que no sabe distinguir entre una canción ranchera de arrabal y la novena sinfonía de Bethoven. Que estulticia, pensaba yo. Como si la guerra fuera lo más divertido del mundo. Y lo más cómico de todo, si a eso se le puede calificar de cómico, hablaba como si él fuera el mariscal Erwin Rommel, el zorro del desierto en el teatro del norte de Africa durante la Segunda Guerra Mundial. Pero eso es lógico, natural y sencillo como decía la “loca” Joyinga, porque sólo sabe de la guerra pero de la que ve en la televisión. Porque en la vida real, le hacen un tiro con una pistola de agua a las patas y va a parar 15 días debajo de la cama escondiéndosele a su propia mujer. Cobarde como una gallina saraviada. E ignorante de la triste realidad del habitante rural que es el que tiene que mamarse la verdadera guerra en todas sus manifestaciones y en todas sus magnitudes. Con explosiones, muertos, mutilados, minas quiebrapatas y todos los demás aditamentos.  Los ricos y los poderosos cogen sus aviones privados y se van de vacaciones mientras aquí se asesinan mutua y fraternalmente los que a la brava les toca quedarse.           

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...