Google+ Seguidores

sábado, 6 de octubre de 2012

El renacer de Convergencia

                                                                  TRAFUGARIO
Por: JOSE OSCAR FAJARDO
 Entre viernes y sábado inmediatamente anteriores se llevó a cabo la IV Convención Departamental del Partido de Integración Nacional, PIN, que con 15 congresistas a bordo constituye la cuarta fuerza política del país.  Y había representación de casi todos los sectores de la geografía nacional. Pero cualquiera pudiera opinar que eso así a palo seco no quiere decir mucho.  No obstante si los santandereanos analizamos a fondo, tenemos que concluir que la importancia que este hecho tiene es mucho más de la que cualquiera le quiera asignar. Pues eso quiere decir que un partido político de fabricación netamente santandereana, es hoy por hoy un conglomerado político capaz de influir con cierta profundidad a nivel nacional.
Sí porque son algo más de un millón de votos los que aporta este movimiento que a la hora de elegir presidente de la República, son muchos los candidatos interesados en que esa fuerza política tercie hacia allá. Pero lo que quieren realmente los dirigentes y las cabezas más visibles del PIN, es que este regrese a su punto de partida y vuelva  a nacer pero otra vez con su nombre de bautisterio, Partido de Convergencia Ciudadana. Pues fue con ese nombre que vio la luz en Santander y con el que se extendió a nivel nacional, hasta que algunos de sus máximos dirigentes debieron renunciar para atender a los llamados de la justicia con el fin de responder por diferentes cargos.  
Cuando este columnista habló con su dirigente máximo Luis Alberto Gil, quien entre otras cosas reconoció su procedencia y nacimiento en el corregimiento de Cite del municipio de Barbosa, expresó con toda su energía política y bajo pleno criterio ideológico, que para él y su partido, “La paz no era solamente silenciar y agachar las armas sino que la Paz era también combatir la miseria de la gente y además garantizar el empleo, la salud y la educación de los sectores menos favorecidos económicamente,  con el fin de hacer una administración y una política realmente democráticas y acordes a las verdaderas condiciones que afronta el pueblo colombiano”. En un lapso de su intervención hubo un momento de paroxismo cuando el dirigente presentó su renuncia oficial al Partido Convergencia en un gesto de sensibilidad política, y la asamblea en pleno y de manera apoteósica no aceptó la decisión del dirigente y por el contrario rechazó con vehemencia su inaceptable propuesta. Posteriormente tuvimos una charla con el presidente nacional del Partido de Integración Nacional, abogado Angel Alirio Moreno, otro personaje de alta estatura política orgullosamente barboseño, quien cordialmente contestó así a mis preguntas. Doctor Alirio, le dije. ¿Por qué el retorno a Convergencia Ciudadana? “Porque Convergencia Ciudadana forma parte del patrimonio santandereano, y como tal, es un proyecto político que se consolidó en Santander construyendo democracia con el propósito de alcanzar la Paz. Hoy, cuando estamos hablando de reconciliación y estamos buscando escenarios para la Paz que nos permitan desarrollar una convivencia pacífica con un mínimo de felicidad del ser humano, creemos conveniente que renazca este proyecto de manera clara y transparente”.
Luego volví a preguntarle sobre el hecho de que, de una manera inusual, unánime y apoteósica la Asamblea General rechazara la renuncia del doctor Luis Alberto Gil al partido, y esta fue su categórica respuesta: “Yo observo deseos sinceros hacia él de parte de un gran grupo de ciudadanos de Santander que con él construyeron un proyecto político, social y empresarial. Es la gente la que toma la decisión de reiterarle su petición para que continúe activo en la política y en la construcción de pensamiento político”. Finalmente me comentó que “para Santander, ser el PIN la cuarta fuerza política nacional, significaba participación y capacidad de decisión”.  Yo estaba más feliz que todos porque siempre he sostenido en mis escritos  periodísticos y literarios que, “Barbosa es tierra donde la inteligencia es peste”. Porque no sólo estaban el doctor Luis Alberto Gil, fundador de Convergencia Ciudadana y el doctor Angel Alirio Moreno, presidente nacional del PIN, sino que también estaba yo. O será que no tengo el sagrado derecho a “chicaniar” como buen barboseño que soy.        

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...