Google+ Seguidores

viernes, 16 de noviembre de 2012

Educación

Por  PEDRO GERARDO TABARES C.
EL proyecto de ley que orienta revolucionar el método tradicional de clases, aunque no tiene acogida puede contribuir a que las clases sean de verdadera enseñanza, pues seguramente que el ponente se ha dado cuenta como abusando de la tecnología ya no hay enseñanza si no una forma de auto aprendizaje fundado en el muy bien cimentado método investigativo a través de la red, que no tiene ninguna objeción si no se dejará la misión  educativa al estudiante sin  quien lo guie.
La educación ha sido la que menos ha evolucionado legislativamente; se recuerda como por el año 1963 se incursionó en un cambio que conservaba las ocho horas de jornada divididas entre las ocho de la mañana y las doce meridiano y luego de las dos de la tarde hasta las seis, que luego se transformó en la jornada continua que existe.
Sin embargo el desarrollo del aula no tuvo muchos avances porque se empezó a cubrir las plazas de escuelas con maestros preparados en otras disciplinas menos en pedagogía, ya que paulatinamente se cerraron los establecimientos educativos con esta finalidad. Los resultados no se han dejado esperar y si bien los estímulos fueron siempre atractivos para orientar los ascensos haciendo énfasis en conocimientos pedagógicos se llegó a la fusión de las escuelas con los colegios sin que los docentes tuviesen diferenciación, como así lo tuvieron en otras épocas.
Luego vino el más trascendente de los cambios con la irrupción del computador que a su vez dividió a las personas en dos marcadas formas, de una parte quienes no se enfrentaron al conocimiento de los programas y pasaron inadvertidos ante la evolución y aquéllos que entraron con timidez al conocimiento de la tecnología que hoy domina el mundo.
Ante tales circunstancias así tenga reparos el proyecto de ley puede creerse que es acertado en cuanto que la actualidad por la misma influencia de la tecnología tiende a la rapidez y por qué no decirlo, al perfeccionismo, situación que requiere medidas urgentes para actualizar los conocimientos
El hogar moderno en un alto porcentaje está constituido por Padres que deben concurrir al trabajo y que con la desatención juvenil se les imposibilita colaborarles a los hijos para hacer tareas en lo que se constituyó por muchos años la labor hogareña.
No es fácil creer que un niño o un adolescente  llegué a su casa y en vez de buscar la computadora se dedique a hacer las tareas que generalmente les dan connotaciones de investigar, con tan mala fortuna que muchas de las veces quien impone la labor desconoce el tema y  avanza para obtener decenas de puntos de vista para agotar el tema que luego vuelca en provecho propio.
Quizá esta ley no se quede como todas las que no son de origen gubernamental, en los archivos de las cámaras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...