Google+ Seguidores

viernes, 1 de febrero de 2013

El reajuste catastral, una dictadura que empobrece

Contribuyentes en estado de alerta
Por: Bernardo Socha Acosta
Como si fuera poco el estado de zozobra que han despertado todas las formas de violencia  que mantiene a los colombianos al borde de la desesperación y la locura, se presenta un nuevo fenómeno que atenta contra la estabilidad económica y tranquilidad de las familias, situación originada de un Instituto estatal, como el Geográfico Agustín Codazzi.
El desespero de los contribuyentes parece estar llegando al límite  sin que hasta el momento se haya hecho pronunciamiento alguno oficialmente, porque los acosados contribuyentes parece que no tenemos dolientes  ni en el  ejecutivo ni en el Congreso de la república.  Esa situación puso en estado de alerta a los ciudadanos que ven gravemente afectados sus intereses.
Los dueños de pequeños predios tanto urbanos como rurales   no encuentran forma alguna de conseguir cómo pagar los desproporcionados impuestos que se ha inventado el  AGUSTIN CODAZZI, no se sabe sobre qué base, pero lo que sí se sabe, es que, es para alimentar la alta burocracia estatal, las privilegiadas pensiones  y los carruseles de corrupción que vienen enquistados al parecer, con el mayor apogeo desde hace unos 10 años.
En la última década, los contribuyentes del impuesto predial unificado de los municipios colombianos han sido sorprendidos con reajustes hasta el 90 y 100 y hasta el 200%  si no es más,  sin que haya poder alguno que lo controle y ponga algunos límites.
Hicimos un sondeo con contribuyentes, para el caso de Floridablanca, Santander, (los impuestos más altos) correspondiente al año pasado y de Bucaramanga para este año y  se encontraron reajustes que son como para Ripley. Exagerados, ante los cuales muy poco, o nada pueden hacer los acosados contribuyentes. De ese castigo del estado nadie se escapa, porque el Agustín Codazzi parece que fuera un estado independiente que existe solo para imponer precios ficticios a la tierra sin que medie alguna vocería de defensa en favor de los contribuyentes. Y mientras escribía esta nota las informaciones nacionales daban cuenta de la inconformidad que el mismo tema despertaba en Medellín, Antioquia.
Con sobrada razón, dijeron los afectados, que ese organismo (Agustín Codazzi) se convirtió en la peor dictadura nacional que empobrece a los más débiles y ya le temen más que a los factores de violencia generalizada que ha soportado el país en tantos años,  por la  zozobra que éstas medidas despiertan en cada una de las familias que deben desprenderse cada comienzo de año, del pan de sus hijos para pagar desproporcionados e injustos precios catastrales. Y lo lamentable es que no hay un organismo ante quién  puedan buscar alivio los colombianos acosados por estas medidas.
 Frente a la situación,  los afectados no dudaron en señalar que el  reajuste catastral ya está llegando al límite de atentar contra los derechos humanos porque las familias sienten vulnerados sus derechos de sustento, para poder cumplirle al estado el desaforado costo de los impuestos. Los ciudadanos en ningún momento desconocen la obligación de pagar tributos, pero equitativos y no los que impone caprichosamente el Instituto Geográfico Agustín Codazzi.
Agregaron los contribuyentes consultados que, de no haber una solución, esta medida estatal se convertirá en un nuevo factor de violencia, porque no está lejos, una declaratoria de desobediencia civil de las comunidades para no pagar esos tributos que ya comienzan a devolver la historia que produjo la Revolución de los Comuneros para protestar contra el estado alcabalero que los tenía sometidos.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...