Google+ Seguidores

sábado, 2 de marzo de 2013

Crece el apoyo a la protesta de campesinos

Paro de cafeteros y cacaoteros: justo, necesario y conveniente
 » Oficina de Prensa | Bucaramanga | 1 de Marzo de 2013
El lunes de esta semana bien temprano, inició en 22 puntos  de los  departamentos cafeteros y cacaoteros un paro nacional agrario, que se ha sostenido por más de 96 horas, en una demostración de organización, unidad y lucha ejemplar para exigir al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, soluciones reales a la grave situación que sufren productores por una política agraria que los viene arruinado de manera inexorable.
El paro es justo porque la disminución en la actividad cafetera ha llegado al punto de que: habiendo producido Colombia más de 17 millones de sacos en 1993, en 2012, solo produjo 7 millones 700 mil y se importó casi todo el café para el consumo interno;  el café en el año 2011 la carga tenía un precio de $1.100.000  para finales de 2012 estaba en $650.000, hoy ya está en $490.000, precios con los que no se alcanzan a compensa los costos de producción y  la revaluación del peso frente al dólar hace que los ingresos en pesos sean inferiores. Todo esto ha ocasionado pérdidas por más de 2 billones 100 mil millones de pesos a los productores nacionales. Estos factores unidos son los que tienen a la caficultura atravesando la más grave crisis de toda la historia y a 550.000 familias productoras en un proceso acelerado de ruina, con las consecuencias funestas para los demás sectores de las zonas cafeteras.
Los productores de cacao afrontan exactamente la misma situación. En diciembre de 2011 la producción ascendía a 44.000 toneladas anuales y a finales del 2012 bajó a 34.000 toneladas como consecuencia de las enfermedades de la mónilia, escoba de bruja y otras plagas. La introducción de un paquete tecnológico que desmejoró la calidad del cacao provocó más importaciones y contrabando. El precio que en el año 2011 era de $5.700 el kilo, bajó hasta $2.900 algunos casos y hoy está en $ 3.000, una reducción de más del 48%, mientras los costos aumentaron a $4.400. La revaluación provoca disminución del ingreso en pesos, los insumos crecieron más que la inflación y el IVA en las herramientas y fertilizantes aumentaron considerablemente.
En concreto cafeteros y cacaoteros son los primeros sectores del agro colombiano que empezaron a sufrir los estragos de la apertura comercial y los Tratados de Libre Comercio TLC firmados por los gobiernos de turno y que el de Santos intensifica en su administración
Ante ese oscuro panorama los cafeteros y cacaoteros, promoviendo por iniciativa propia reuniones en los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, Antioquia y Valle del Cauca los primeros, y en Santander, Huila, Sur de Bolívar y Meta los segundos. Todas estas reuniones concluyeron en  la necesidad organizaran a los productores para presentar al gobierno reclamo de solución al problema y a la vez iniciar movilizaciones hacia Manizales, Bucaramanga y Bogotá.
Luego de asistir a varias reuniones con el ministro de agricultura y los representantes de las federaciones tanto  de cafeteros como cacaoteros, los productores que son los que sufren las consecuencias aquellas políticas y ante la evidente intención del gobierno del presidente Santos de poner pañitos de agua tibia a una situación tan grave como la descrita arriba, tomaron la decisión de realizar el Paro Nacional agrario que empezó el lunes 25 de febrero.   
El Paro Nacional Agrario es conveniente porque la exigencia de un precio de sustentación permite mantener activa la economía que generan más de 600.000 familias en esos municipios y departamentos productores de  café y  cacao. La eliminación de las importaciones innecesarias y el contrabando logra mantener  jornales de trabajo en el campo. Una efectiva asistencia técnica ayuda a resolver los problemas sanitarios de los cultivos lo que mejora la calidad y cantidad del café y cacao para el logro de un proceso de industrialización nacional, si es que se quiere enfrentar la competencia con apoyo del estado. Los insumos ajenos a la especulación auxilian la producción nacional de fertilizantes con precios al alcance de los productores colombianos.
Todas estas protestan se presentan y despiertan simpatía  porque la gente está sintiendo en carne propia las consecuencias de los TLCs, por lo que si bien, los cafeteros y cacaoteros hoy están luchando por sus propias reivindicaciones, estas al final serán las mismas que estarán reclamando la suma de todos los sectores de la economía y la sociedad en general, cuando el país sienta que está perdiendo los puestos de trabajo, los mercados internos y los recursos de la nación la gente se levantará siguiendo el digno ejemplo  de los cafeteros y cacaoteros de Colombia.
Roberto Schmalbach cruz
Diputado de Santander

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...