Google+ Seguidores

martes, 4 de junio de 2013

¿Más los perjuicios que beneficios, en el día sin carro?

Por: Bernardo Socha Acosta
El tan publicitado y cacareado día sin carro en el Área Metropolitana de Bucaramanga, no deja de ser un afán más de protagonismo de esos que desde los puestos oficiales se programan para merecer la admiración popular.
Si nos ponemos a examinar qué beneficios deja el día sin carro, concluimos, que ninguno; pero, sí le causamos un cúmulo de inconvenientes a quienes trabajan y necesitan este bien (carro) para cumplir su rutina diaria.
Y por qué se concluye que no hay beneficios en materia de contaminación ambiental.
1º Porque los autos particulares no son los que más contaminan.
2º Los vehículos de servicio público son los que más inundan la ciudad de monóxido de carbono y ruido. 
3º Los vehículos particulares no están rodando todo el día por las vías.
4º El día sin carro tendrán que aumentarse las frecuencias de buses, busetas,  Metrolínea y taxis para cumplir con el servicio y suplir la demanda de transporte.
Con solo estos cuatro puntos  se desvirtúa que vaya a  rebajarse la contaminación.  Inclusive,  podríamos decir que la contaminación aumenta, tanto de gases como sonora, porque habrá más automotores de servicio público  recorriendo las autopistas y los principales ejes viales del Área metropolitana.
Habrá calles y carreras que se muestren limpias, claro, porque el vehículo particular se encuentra guardado, pero los principales corredores tendrán los mismos efectos.
 Y decimos que son más los perjuicios, porque ese día (ya lo dijo Fenalco) la reducción de las ventas del comercio van a ser  escandalosas.  (¿Será que habrá una rebaja proporcional de los impuestos de industria y comercio?)
Los talleres de mantenimiento de vehículo estarán cesantes.
Las estaciones distribuidoras de combustible padecerán el mismo efecto.
Los restaurantes y loncherías perderán muchas de las provisiones.
Llevar a un enfermo a un hospital o una clínica será un calvario
Y en fin son muchos los efectos negativos  que ésta medida trae comparados con los beneficios aparentes que se generan.
Hablar de esta medida (día sin carro) sobre los pro y contras, daría para muchas páginas. Pero finalmente sabemos que quien tiene el poder (respetable) lo aplica por encima de cualquier circunstancia.
Y con estas consideraciones no es que seamos enemigos de mejorar el ambiente.  Lo que creemos es que los vehículos particulares no son los que contaminan, con monóxido de carbono, o con ruido; la contaminación proviene de la mayoría de servicio público.
Al finalizar la jornada del día sin carro  se irá a decir como siempre, que fue muy positivo.  Pero sabe Dios cuántas dificultades pasaron en ese día (sin carro) muchas familias o muchas personas que requerían hacer alguna diligencia en la cual necesitaban su vehículo, que para eso se compró y ese día quedará como un lucro cesante.
Quien compra un automóvil, camioneta o similares, no lo hace por deporte o porque le sobre la plata –algunos muy pocos si les sobra-  sino porque necesitan el vehículo, pero éste no se utiliza todo el día como uno de servicio público, sino por unas pocas horas diarias.
Para descontaminar el medio ambienta hay muchas alternativas que ha traído la tecnología y no necesitamos de tomar estas medidas que para muchos son negativas. Y con un día sin carro, qué alivio tendrá el ambiente.
¿Será que las grandes fábricas (muchas obsoletas que contaminan) también  deban parar un día para aportar mejor ambiente?
Bueno, solo nos resta desear que la jornada resulte como la programaron los organizadores. Lo recomendable –si se puede- es no salir a realizar diligencia alguna, quedarnos en nuestra casa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...