Google+ Seguidores

sábado, 5 de octubre de 2013

Otra vez campeón

                               Trafugario
                          Por: José Óscar Fajardo
En esto de las competencias, ya sean físicas o intelectuales, yo siempre le he rendido un culto especial al que de manera sana queda de primero o es el campeón. El por qué, es demasiado evidente como para ponerse uno a explicarlo. Pues ser el primero implica un enorme esfuerzo físico, mental, intelectual, laboral, ético, profesional, y todos aquellos calificativos más que usted quiera sumarle a un verdadero campeón. El seleccionado nacional de fútbol de Brasil, cinco veces campeón. Un premio Nobel de la especialidad que se ofrece y que usted quiera escoger. Literatura, Física, Medicina y demás. El tour de Francia o el Oscar del cine. Y así sucesivamente, ser el primero, reitero, no es nada fácil cuando el evento se hace dentro de todos los parámetros de la justicia y la legalidad. Todo esto para decirles que el último miércoles por la noche el Centro Nacional de Consultoría y el Noticiero CM&, volvieron a darle el título del mejor gobernador de Colombia al doctor Richard Aguilar, en horabuena gobernador de Santander. Entre otras cosas parece que el doctor Aguilar está acostumbrado a este tipo de coronas de olivo porque ahora que recuerdo, no hace mucho una prestigiosa universidad norteamericana le concedió dos títulos de Doctor Honoris Causa de un solo bacatazo, y ese no es un evento que se esté produciendo como verdolaga en playa y a diestra y siniestra. Es lógico que el ganador debe tener unos enormes méritos para merecerlo.
Las razones para hacerse al premio, dice el informe, fue por su generosa entrega a la comunidad y por sus laboriosas visitas a través de los concejos comunales a casi todos los municipios del Departamento, además que por su efectiva gestión ante el gobierno nacional. Y esto resulta dado que al cuantificar todo este trabajo del gobernador, es decir al expresarlo en cifras numéricas para que se dé la mayor precisión, los dividendos, por así considerarlo, fueron del 80%. En términos estudiantiles podríamos interpretarlo como que en un examen verraco calificado de cero a cinco, el gobernador sacó cuatro. Entonces viene a mi memoria los recuerdos de cuando yo era estudiante de ingeniería que sacar cuatro en cálculo integral o en ecuaciones diferenciales o en Resistencia de Materiales o en Termodinámica, fuera la ingeniería que fuera, eso era realmente un proeza. Y es que lo admirable del doctor Richard Aguilar es que ahí en los talones no lo estaba pisando sino la bicoquita del doctor Sergio Fajardo, con un índice del 79%, “primo mío” y gobernador de Antioquia, prominente político de su tierra y superdotado para las matemáticas que ya ha alcanzado la estatura presidencial. Y este fue el rival en las encuestas, del doctor Richard Aguilar. Además los otros finalistas también son de mucho respeto puesto que alcanzaron puntajes, uno igual a Fajardo y otros muy cercanos a la cota record impuesta por el gobernador de Santander.
Entonces no nos queda a los santandereanos sino que esperar para ver o seguir viendo los resultados de esta buena y conveniente competencia administrativa a nivel nacional. Porque este evento, como el premio Figueroa Rey del periodismo en Santander, el Simón Bolívar a nivel nacional, el campeonato nacional de fútbol y así todos los competencias nacionales e internacionales en todas las disciplinas, es para saber verdaderamente quién es quién y por qué es que habla tan claro y golpea tan duro el mueble. Pero sería injusto no reconocer que el gobernador no trabaja solo. Pues parte fundamental de su éxito es su equipo administrativo integrado por secretarios de despacho, jefes de prensa y protocolo, mandos medios, empleados en general y hasta los conductores de los vehículos. Todos hacen parte de la medalla de oro del gobernador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...