Google+ Seguidores

sábado, 8 de marzo de 2014

Pa’ que se acabe la vaina

                                                           Trafugario
Por: José Óscar Fajardo
Por lo que veo se vinieron encima las elecciones y en este momento lo que fue, fue. Alea jacta est. Yo a través de mi periscopio político opiné, democráticamente y con el debido respeto político e ideológico de la gente, cuáles eran los candidatos que en mi criterio personal, debían estar en el Congreso de la República poniendo la cara por el Departamento de Santander. Son siete cámaras por reglamento y todos los senadores que se puedan, dado que dicho reglamento lo permite. Lo que no lo permite es el caudal de votación ya que la gente está renuente a votar, tal vez agobiada por sus propios desengaños. Eso es lo que voy a tratar de escudriñar en la visión periscópica de hoy. Téngase en cuenta que este domingo hace exactamente ocho días el índice de voto en blanco se hallaba en la preocupante cifra del 41%. Aclaro. Sólo la cifra del voto en blanco. Del índice de abstención tendremos noticias sin recovecos esta misma noche y ahí sabremos cómo está el ambiente electoral en Macondo. No es que sea aguafiestas. Es que veo mal la cosa y ojalá esta tarde se demuestre con números que estoy totalmente equivocado. Supongate marco Tulio que el índice de abstención electoral en este tiro sea sólo del 20%. Entonces estaremos hablando de un 61% aproximadamente de votos que no le llegarán a ningún candidato. Grave la cosa.
Pero ¿por qué la gente no quiere votar, o está dispuesta a votar en blanco un 41%? Yo hago una deducción altamente científica y la traduzco en esta frase: Cuando un burro se echa al suelo y por nada del mundo quiere andar, es porque el burro está mama’o. Hace poco menos de un mes el columnista de EL TIEMPO Moisés Naim, periodista de los tesos de América Latina, dijo al iniciar una de sus peroratas dominicales que leo con fruición, una frase lamentablemente lapidaria: “Los políticos nos acostumbraron a creer que ellos son mentirosos”. Yo no es que esté totalmente de acuerdo con el contenido de la frase, pero sí invitaría a los practicantes de esa disciplina, a que hicieran un análisis filosófico, sociológico y político para tratar de establecer si es cierto lo que dice, o al señor Naim se le está averiando el opinador cibernético. Porque si de diecisiete o dieciocho millones de electores, hablando en cifras redondas, sólo “sufragan universalmente”, cinco o seis, también en cifras redondas, no creo si no estoy seguro, hemos perdido el semestre inexorablemente. Porque pueda que haya legalidad total en los comicios electorales a la luz de la ley. Pero ¿dónde está la legitimidad de los electos? ¿Un Congreso Nacional elegido por una minoría? Cosa de volverse loco, pues no pudo coger tampoco el maldito jabalí, dice la poesía.
Nos queda entonces una tabla de salvación, por ahora, y consiste en lo siguiente. Como no han transcurrido las elecciones y no se sabe nada de cifras, pues ojalá yo esté totalmente equivocado, orinando fuera del pote, y que todo resulte al contrario de lo que estoy vaticinando para el bien de la patria. Pues cada vez que miro en la televisión, o leo en los periódicos sobre lo que está sucediendo en Venezuela, y más grave todavía lo que puede llegar a pasar en el mundo si en Ucrania no se calman los ánimos, vade retro Satanás. De qué le sirve a Venezuela tener las reservas petrolíferas más grandes del mundo, produciendo más de 2.5 millones de barriles diarios, si se están matando a garrotazos. Y para allá va Colombia que se las pela si los políticos no revalúan sus tesis. “Si los índices de corrupción no se bajan a sus debidas proporciones”: Turbay Ayala.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...