Google+ Seguidores

miércoles, 21 de mayo de 2014

Centro pero de vituperación

                           Por Gerardo Delgado Silva
La Constitución Política y las leyes de cada país establecen una red de medidas protectoras de los ciudadanos y sus derechos, fundadas todas en una valoración previa de los preceptos básicos, sobre los cuales se han de asentar los principios del bien, del derecho y de la justicia en ese estado, de acuerdo con el sentido moral vigente, esto es, tal como los concibe la conciencia social del pueblo y los expresa, con mandato de ese pueblo, el legislador.
Para el profesor Henri Capitant, “el derecho natural no es otra cosa que el principio director, la vida que inspira y orienta al hombre en sus esfuerzos incesantes por mejorar y perfeccionar el orden social; es el ideal de justicia que el hombre se esfuerza por descubrir y hacia el cual trata de orientar a la sociedad, ideal que está presente tanto al espíritu del legislador como del filósofo, del moralista, del jurisconsulto y del juez.  No hay pueblo ni generación que no persiga este ideal.  El espíritu humano no puede prescindir de una dirección.” (La negrilla es mía)
La justicia, desde Platón ha sido considerada como la razón de ser del Estado, “su piedra angular, alrededor de la cual giran con carácter accesorio, la fuerza pública, la legislación, la preparación de jurisperitos, la vigilancia por parte de diversos órganos, como el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía, la Procuraduría y el propio Poder Ejecutivo, que la requiere pronta y cumplida”, como lo señaló el ex presidente, Doctor Alfonso López Michelsen.
Es tanta la importancia de la justicia, que hasta la monarquía Teocrática le rinde homenaje y le paga tributo desde los más antiguos tiempos.
“El rey que castigue a los inocentes y deje impunes a los culpables - dice el Código de Manú - , se cubre de la mayor ignominia y va al infierno”.
Y cuenta la Biblia que Salomón, cuando Dios le dijo: “Pídeme lo que quieras que yo te dé, contestó: Da pues a tu siervo corazón dócil para juzgar a tu pueblo, para distinguir entre lo bueno y lo malo”.  Heródoto refiere el caso de Deioces, que llegó a ser Rey de los Medos por la rectitud de sus fallas.  Corresponde a la función jurisdiccional que es inherente al ejercicio del poder judicial con carácter independiente y soberano, proteger a los ciudadanos en sus derechos, como garantía de justicia, libertad y paz. 
Y bien. La Fiscalía General de la Nación forma parte de la rama judicial, al tenor de la Constitución, y como a los jueces en las leyes de procedimiento se imponen las garantías de imparcialidad como corresponde a la más sublime de todas las dignidades.  Con cristalina claridad el señor Fiscal General ha demostrado que esa dignidad de la justicia, forma parte de la composición de su vida.
La historia ha demostrado, que la peor desgracia que puede acontecerle a un pueblo, es la de vejar, afrentar, la justicia, como ha sido de tiempo atrás la modalidad mal sana y mal intencionada del señor Álvaro Uribe; quien nos recuerda varios aforismos del derecho: “Nemini jus ignorare licet”. Esto es, la ignorancia de las leyes no sirve de excusa.
Estrafalaria el último comportamiento del Señor Uribe, porque entraña una imperdonable falta de seriedad y conocimiento del Estado de Derecho, al recusar al Señor Fiscal General, sin ser sujeto procesal, ni pueda o deba intervenir en el proceso penal como parte. Aquí se refleja con acusadora precisión su ignorancia del Don de la justicia, que lleva a los hombres a ignorar los límites de la ética.  Todo, por la desmesura que nace de la ambición de poder.  Ahora bien.  Cuando se invoca una causal de recusación debe respaldarse en elementos probatorios.  No basta el simple enunciado para aceptarla; es necesario que al proceso se alleguen datos con fuerza persuadidora.  La causal no puede quedar al capricho de quien la invoca, menos del Señor Uribe Vélez, quien olvida aquello que nunca ha aprendido.
La honorable Corte Suprema de Justicia  desde 1942, afirmó: “…la simple circunstancia de que el fallador haya atestiguado que es buena la conducta del sujeto sometido a una acción penal, no puede traducirse en interés por el reo, puesto que de poner aquello no alcanza a constituir, ni en la más rígida de las delicadezas morales, una inclinación del ánimo hacia el sindicado…”.
Tapado con sábanas de impudor como ahora ante la Fiscalía, el mundo entero comenzó a percibir en el pasado gobierno, que el Señor Uribe Vélez pretendió sacar avante una ley para amnistiar o indultar a los paramilitares – sus electores, como Jorge 40, creador de los distritos electorales -. A quienes les prometió estatus político, con impunidad, aceptando que la carrera criminal de masacrar, descuartizar y desplazar a miles y miles de familias, era  defender al Estado Colombiano.  Otro exabrupto jurídico y moral como ahora.  Con ese acto, pretendía institucionalizar la soberanía de los victimarios, que hubiese degradado aún más la estabilidad de las instituciones y la dignidad de las víctimas y la sociedad.
El Señor Uribe Vélez, no ha dejado un instante de desconocer principios constitucionales básicos para la defensa de los derechos fundamentales, entre ellos - los Derechos Humanos -, sacando a la luz esos marcados rasgos de desprecio irrefrenable a la Democracia, a la Administración de Justicia, con la Corte Suprema de Justicia, irrespetada como lo ha hecho con el Don de la Paz.  Desmedida paranoia de un beligerante, como los ben laden de los cinco continentes.  Práctica, infortunadamente recurrente de la extrema derecha.  Ahora, parece mas preocupado el Señor Uribe por desatar las furias del averno, colocado sobre las obligaciones morales y sociales de Colombia.  Más repudiable habiendo sido presidente.
Nuestra esperanza de paz, que no cejamos en alimentar, es la de que los colombianos de hoy no resultemos inferiores a la inmensa tarea que nos ha señalado la historia. 
Es imposible dejar de mencionar la formulación de Kant: “Obra siempre de tal modo que la máxima de tu voluntad pueda valer siempre como principio de una legislación universal”.
Es claro entonces que la degradación moral, en la actual campaña electoral del llamado “Centro Democrático”, hubiese abierto aberrantemente sus puertas a hechos punibles como el espionaje, con su hacker amigo del candidato marioneta Zuluaga. ¿Así entienden ellos el predominio del Estado de Derecho?. ¿Así se disfraza el autoritarismo o nazismo?
Dios nos guarde de lo que todavía les falta por sepultar de modo definitivo como atributos y virtudes que los colombianos creíamos imperecederos.  Ya caímos, en el gobierno de Uribe, más allá del fondo de cualquier crisis moral. 

                                                                       Escrito para  www.bersoahoy.com
                                                                                       Sección, opinión

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...