Google+ Seguidores

lunes, 26 de mayo de 2014

La guerra y la paz

                                 Traugario Especial
                                         Por: José Ooscar Fajardo
Yo no puedo asegurar que cuando el escritor ruso León Tolstoi escribió esta singular novela, que se desarrolla en el suelo ruso, supiera que existía un país en América Latina que se llamaba Colombia, que es poco más o menos el Macondo de García Márquez, o el Manicomio más grande del mundo, de mi muy bien lograda autoría. La guerra y la paz es una novela que hoy por hoy y dadas las circunstancias sociales y políticas que vive el país, todo colombiano debería leerla por obligación moral. Pero desafortunadamente nosotros no leemos, de acuerdo con las estadísticas, ni siquiera dos libros per cápita por año, lo que nos hace unos pobres infelices intelectualmente. En ciencias y matemáticas somos los últimos, en índice de comprensión de lectura somos los últimos y en la solución de problemas cotidianos somos los últimos. Muchas pichurrias, como dicen ahora los estudiantes de universidad, y de los colegios ni se diga. La universidad de Harvard dedica unos seis mil millones de dólares al año en investigación científica. Nuestros gobernantes casi toda la plata, la que no se roban, no todos, se la meten a la guerra, por lo menos hasta este momento. Y hay gente que venera y adora la guerra hasta tal punto, que esta hace parte arraigada de la cultura colombiana.
Yo tenía la fe y la esperanza que el presidente Santos tendría la oportunidad única y feliz de acabar con este flagelo que como a los enfermos de Lepra, nos tiene podridos en vida. Hoy, desconcertado y preocupado hago este arqueo de ideas. Si gana el expresidente Uribe la próxima vuelta de las elecciones, para qué nombrar a Zuluaga si él va a ser una simple marioneta, lo primero que va a hacer  es romper los diálogos con la guerrilla de las Farc y hasta aquí llegó la alegría. El tercer punto del acuerdo, que ya estaba pactado, el abandono total del negocio del narcotráfico en todos los sentidos por parte de las Farc, queda anulado. Recordemos que este facilitaría el control por parte de la justicia colombiana y de la DEA, el ejercicio del narcotráfico de gran escala. Pero la guerrilla, como tiene que autofinanciarse, volverá entones a lo de antes y recuperará para la guerra los dos mil quinientos millones de dólares anuales que le permitirán sostener la contienda contra el Estado hasta que pasen otros cien años de soledad. Entonces volveremos a la guerra total prolongada y los ríos de sangre, de lodo y de mierda anegarán los campos colombianos como en los mejores tiempos de la violencia de los años cincuenta.
Cómo me sorprende que algunos sectores del pueblo sean tan indolentes. Cómo no comprender que una guerra no le conviene a ningún ser de La  Tierra. Sea liberal, conservador, godo, cachiporro, judío, musulmán, machista, gay, fetichista, negro, blanco, “morao”, desteñido por el vitíligo, católico, evangélico, eyaculador precoz, gran masturbador, reproductor de fina estampa, mendigo, petrolero, azadonero y todo lo que usted pueda imaginar, de  ninguna manera le sirve la guerra. Cómo siento su desilusión doctor Santos. Cómo no entender que con la plata de la guerra, que son muchos billones de pesos, podremos conseguir los primeros puestos en las pruebas Pisa para la educación y ya no volver a ser los más yeguas del planeta. Cómo no entender que en Colombia la gente se muere por falta de atención médica en los andenes a la entrada de los hospitales y que eso se podría remediar con la plata de la guerra. La guerrilla arreciará la guerra urbana por ser más difícil de combatir, y los movimientos sindicalistas serán seriamente reprimidos. Y los que hacemos oposición, tendremos que irnos a vivir a lo más profundo del infierno. Si Satanás nos arrienda una covacha.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...