Google+ Seguidores

sábado, 18 de octubre de 2014

Elucubraciones en la asamblea

                                                        Trafugario
                                             Por: José Oscar Fajardo
A mí me encantan estas épocas de los albores de las elecciones, de sus ires y venires y de sus dimes y diretes, porque, como en los días del mundial de fútbol, es mucho oírse elucubraciones, y eso es lo bacano. Que uno pueda decir que fulano va a ganar y sutano va a perder sin que ninguno de los dos se arreche, como dicen los legítimos santandereanos. Yo estaba convencido que era uno de los pocos que con frecuencia se preguntaba, y además lo escribía en mis columnas, qué pasa con la plata que produce Ecopetrol, en Barranca y en el resto del Departamento de Santander. Por qué satanases no hay carretera entre Barranca y Bucaramanga, cuando debiera existir una autopista comparable con cualquiera de EE UU. O si   no entonces ¿Para qué es el billete que produce la primera y más sólida empresa de Colombia, y de golpe la cuarta petrolera de Latinoamérica? Cómo es posible que, produciendo por encima del millón de barriles diarios que nos convierte en uno de los Estados superpetroleros, el 43% del Diesel que se consume en Colombia, tengamos que importarlo y la gasolina de consumo nacional sea una de las más caras del mundo. Fue que el viernes el debate de la Asamblea Departamental versó sobre ese asunto y yo caí casualmente allí a llevarle El Candidato de los difuntos, al diputado Carlos Alberto Morales que según me cuenta, le encanta leer mis imaginerías literarias.
Precisamente él tomó la palabra y dijo cosas tan parecidas a las que yo he venido reclamando en mis columnas, que si nos hubiéramos puesto de acuerdo no habríamos coincidido tanto. Eso de modernizar la refinería, decía, al igual que lo he sostenido yo, de meterle algo así de 3500 millones de dólares para que sea tan competitiva como las mejores del mundo, me parece el acierto económico-tecnológico más admirable de los últimos tiempos. Eso es una “cerebrada” de premio Nobel de Economía. Pero para qué carajos nos ha servido que la tal refinería esté ubicada en el territorio de Santander si, por ejemplo, el facturado del año 2012 de 15.4 billones de pesos, sabrá el señor de los milagros, quién se lo “esfumó”. Si sigue no habiendo carretera desde épocas ancestrales. Y la misma miseria económica y social y los mismos cordones de prostitución, alcoholismo y drogadicción desde tiempos inmemoriales. El Mayor Peña, presidente hasta ese momento de la duma, como altos directivos de Ecopetrol se encontraban presente y les estaban poniendo “corona de olivos”, les dijo con voz fuerte que “para eso era la Asamblea, para que la gente llegara allí a debatir unos, y los otros a presenciar los debates con el fin que no tuvieran que recurrir a  huelgas y a pedreas callejeras”.  
Y a la vez uno se pregunta también, de qué nos sirvió que Mario Galán Gómez, padre de Luis Carlos Galán Sarmiento, fuera presidente de Ecopetrol durante 15 años, sino fue para ser el nono de tres delfines y para que su hijo fuera el ministro (de educación) más joven del país, a los 27 años, y firmara su propio título de  abogado de la UN. ¡Ah! Y se “craneara” el bienaventurado Neoliberalismo para el país. Y de qué nos sirvió que Horacio Serpa fuera uno de los pesos pesados, algo así como copresidente del país. Y de qué nos sirvió tener a Rodolfo González García, Contralor General de la Nación durante 8 años, con poder faraónico, y a la vez 7 congresistas, Mestre Sarmiento, José Luis Mendoza, Tiberio Villareal, y Tito Rueda, entre otros,  con poderes omnímodos, si no hicieron un carajo. ¿O sí? Yo le conté a Mario Suárez, que quiere ser alcalde de Bucaramanga, lo de esta columna, y consintió que yo tenía toda la razón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...