Google+ Seguidores

miércoles, 8 de abril de 2015

PERDIDA INCONMENSURABLE

                                Por Gerardo Delgado Silva
La muerte de Carlos Gaviria Díaz, no solamente enluta el ámbito vasto de la sociedad que ama el derecho, sino que representa una pérdida notoria en todo el panorama de proyección moral, patriótica, espiritual, de la personalidad del jurisconsulto.  Inflexiblemente recto, naturalmente austero, apasionadamente estudioso, sustancialmente incapaz de doblez o hipocresía, sincerísimamente modesto.
Alcanzó bien pronto como joven profesional una celebridad de jurista tan vasta y sólida, que un concepto suyo tenía el valor de una sentencia ejecutoriada. 
Gaviria, adquirió la estatura de un verdadero clásico jurídico de nuestra época, un contemporáneo que se dedicó a ser la luz en el desorden que lo rodeaba, para definirlo, para entenderlo, para superarlo.
Reveló en todas sus actuaciones una intensa preocupación por las cuestiones permanentes del hombre, pero no visto de modo abstracto, sino relacionado con los problemas de nuestro tiempo.
Dejando atrás el nihilismo, superando el absurdo, Gaviria entró un canto de esperanza a la vida.
Esperanza reflexiva, no incondicionada, sometida, pues, a las vicisitudes de una conciencia siempre alerta.
Sus análisis de la libertad para el hombre moderno o de la libertad y la democracia, tienen esa mezcla de amplios conocimientos y de impecable lucidez, que formaron el estilo personalísimo de su pensamiento y de sus meditaciones y providencias, donde se profundiza con pasión y sin pedantería, en el complejo mundo de la personalidad humana y su conducta.
Le mereció a Carlos, la veneración del Estado Social de Derecho, considerado como toda organización política de la sociedad  que reposa sobre normas fundamentales, cuyo imperio se impone y sobrepone a toda voluntad arbitraria y personal.  De ahí, que fuera como un defensor predestinado de la justicia.
Cumplió en todo instante de su vida con los preceptos clásicos formulados por Ulpiano, en el aforismo latino: “ Honeste vivere, Alterum non laedere, suum cuique tribuere, hoec  sunt  principio  juris”.  Lo cual significa: “Vivir honestamente, No dañar a los otros, y dar a cada cual lo que le corresponde, tales son los principios del Derecho.”. 
Y al igual que Platón, considero la moral como una ciencia fundamental de la cual forma parte la política, porque, dentro del Estado se cumple los fines más elevados del hombre.
Así se llegó al Constitucionalismo como sistema de organización político-social.
La Constitución es un orden jurídico fundamental, integral y estable, impuesto a todos los miembros de la sociedad, lo mismo a los gobernados que a los gobernantes.
Sin el Constitucionalismo como sistema de ordenamiento jurídico, no puede existir la República, que es una estructura, y mucho menos la democracia que es un contenido ético.
Lo que constituye el hecho fundamental y sensacional de la época contemporánea no es la democracia, que asoma constantemente a lo largo de la historia, ni la República, que se presenta bajo diversos aspectos, es el constitucionalismo.  Sin su garantía, jamás podrá asegurarse la existencia de la dignidad y de la libertad humana, como así mismo las posibilidades de una justicia progresiva.
Fue una pasión profunda la de Carlos, por colocar la administración de justicia en el decoroso nivel que le corresponde; y  por la constante y fervorosa defensa de los Derechos Humanos.  Fue un continuador del pensamiento de Ulpiano.
Su transparente existencia, la dedicó claro está, a la defensa de los grandes principios que han enriquecido la historia espiritual de Colombia.
Ahora, para la pesadumbre de la patria, existen personas como el señor uribista Pretelt, que desde la Corte Constitucional mancilla la propia piel transparente de Colombia. 
A partir  de la Constitución de 1991, esa Corte es el guardián natural de la Constitucionalidad de la Ley.
En todas sus ponencias, el eminente Magistrado Carlos Gaviria, plasmó con lenguaje correcto y elegante, sus interpretaciones constitucionales, con un significado que trasciende, como nos lo demuestra una de las muchas sentencias de esa institución, cuando a un indígena candidato por el Guainía a la Cámara de Representantes, lo protegió en su derecho de usar su idioma, que se le prohibió en ese departamento, para utilizar por los medios de comunicación en su campaña política (T-384/94).
Revela la confianza en el porvenir de la patria y de nosotros mismos. (Escrito para  www.bersoahoy.co – sección opinión)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...