Google+ Seguidores

domingo, 31 de mayo de 2015

El alcalde que Bucaramanga necesita

Por Sergio Isnardo Muñoz Villarreal
Esta semana, la Universidad del Rosario y la UNAB reunieron a representantes del Sector Público, Empresarial, ONG's y Académicos  para contestar la pregunta: ¿Qué alcalde necesita Bucaramanga?
Empezaría por decir qué clase de alcalde no necesita nuestra ciudad: Bucaramanga no necesita un alcalde cuya principal misión sea resolver su futuro económico y que, en consecuencia, establezca acuerdos políticos por medio de los cuales comprometa la contratación pública para que algunos concejales y contratistas, a su vez, se enriquezcan a costa del fisco. Ese modelo tiene que terminar.
Bucaramanga no necesita un alcalde despistado, que, por falta de conocimiento, improvise a la hora de administrar, en vez de planificar el desarrollo y que, por desconocer las necesidades reales de la ciudad, avance a vuelta de rueda, en vez de ejecutar acciones ajustadas a una visión de ciudad enmarcada en las urgencias del mundo contemporáneo.
Bucaramanga no necesita un alcalde que, al tiempo que se llena los bolsillos con el dinero de la gente, prepare el terreno para entregar el cargo a un sucesor dispuesto a cuidarle la espalda y, naturalmente, a repetir el ciclo de la ineficiencia y los abusos de poder que han hecho de la gestión pública una misión imposible.
Bucaramanga, definitivamente, no necesita un alcalde que convierta la Administración Pública en un lastre para la conquista del verdadero desarrollo y dejar todo el peso del mismo al sector privado, que, al día de hoy, reclama—orgullosamente—los avances obtenidos en el mejoramiento de la ciudad.
En consecuencia, Bucaramanga necesita un alcalde líder, honesto, responsable, con independencia para desempeñar su trabajo, con conocimiento de la gestión pública, con auténtica voluntad de servicio, con capacidad para hacer del planeamiento el recurso técnico que asegure la ejecución de acciones de desarrollo enmarcadas en una visión de ciudad moderna (ajustada a la globalización) y que convoque a los profesionales más capacitadas para realizar un trabajo a favor de soluciones efectivas para los problemas de la ciudad.
Bucaramanga necesita un alcalde dispuesto a poner orden, a construir y reconstruir lo que sea necesario para avanzar en el proceso de transformación de la urbe, con la mira puesta en un desarrollo económico cada vez más fuerte para asegurar los avances sociales que la gente necesita y que invierta con sinceridad a favor de la ciudad en su conjunto y despeje el horizonte de muchos que hoy caen en las trampas de pobreza que generan desesperanza y agravan el problema de la inseguridad y la violencia.
En suma: Bucaramanga necesita un líder capaz de responder a las necesidades del momento y de mejorar expectativas de vida para las generaciones del mañana, en una urbe moderna, equitativa y educada. (Fuente: Oficina de prensa de la organización)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...