Google+ Seguidores

martes, 11 de agosto de 2015

RÁBULAS DE LA POLITICA

                                    Por Gerardo Delgado Silva
No había habido en la historia de Colombia fenómeno igual o siquiera parecido, al que estamos presenciando.  Evidentemente,  el mundo entero supo del fenómeno vergonzoso de la parapolítica, que tiene varios parlamentarios sentenciados.
Nunca, jamás, ningún partido había depuesto uno a uno los principios jurídicos que tutelan la existencia del Estado.
El signo de descomposición moral, está constituido por los avales a tantos candidatos que tienen su alma dentro del código penal.  Es un señuelo para comprometer el presente y el futuro de Colombia, corromper la conciencia colectiva de la Nación y torcer el rumbo histórico de un pueblo que siempre ha dado ejemplos enaltecedores de dignidad y de grandeza.
Es el momento en que el país debe reaccionar, asumir la personería de su destino histórico y rescatar junto con el derecho los valores éticos que están siendo pisoteados, en una monstruosa perversión de valores, similar a la que señalamos de los parapolíticos.
Una extraña complicidad de una parte de nuestros dirigentes con los paramilitares, que están entregando a Colombia, maniatada a sus peores enemigos.
Se requiere un frente unido de la Nación, de los colombianos de bien, contra la dictadura de la delincuencia.  Y estamos en el instante preciso de iniciar esa gran cruzada patriótica.
El ideal político aristotélico coincide enteramente con el de Platón en lo que se refiere a señalar como finalidad principal del Estado un propósito ético.
Se da el nombre de Política, al saber humano que se ocupa de los problemas de la organización de la sociedad, del Estado, de los órganos, de las relaciones del individuo con el Estado y todos los aspectos doctrinarios y técnicos relativos al Gobierno y a su funcionamiento.  A todo eso se le ha llamado también Ciencia Política, o Derecho Político.  Desde que se empezó a examinar el problema de las Constituciones escritas, y desde que aparecieron éstas, se habló también de Derecho Constitucional, de suerte que todas las denominaciones se refieren a la Política como disciplina científica,  jurídica y filosófica al mismo tiempo, vinculada siempre con la sociología.
En su acepción corriente se llama Política  a toda actividad de grupos humanos organizados, o de individuos aislados como finalidad es el ejercicio del Derecho y el cumplimiento de deberes relativos al Gobierno, a su formación , a su orientación, y a sus diversas manifestaciones,, y cuando se dice de alguien que es un “político”  o que se dedica a la política, se quiere decir que se trata de una persona que interviene directamente en la acción desarrollada por los partidos políticos, unas veces, para obtener el Gobierno, otras para conservarlo y otras para vigilar su funcionamiento desde el ejercicio de un cargo público representativo.
Los individuos que están o estuvieron inmersos en hechos punibles y han sido avalados para cargos públicos, en vez de aspirar al bien común, buscan su beneficio particular, enormemente perjudicial para la Patria.
Muchos de los individuos que han recibido el aval de los partidos, repetimos, no tienen la conducta irreprochable del ciudadano que sobre pone patrióticamente los intereses generales a los intereses particulares.  Aún dentro de un mismo partido y en la línea de un mismo programa  ideológico,  puede estar toda la gradación que va desde la austeridad hasta la falta de escrúpulos o la inmoralidad, y los hechos punibles.
Estos avales los definen a dedo las directivas de los partidos.  Unos partidos políticos aniquilados, convertidos en tiendas de campaña electorales y nada más.  Agencias del poder individual, por corrupción del orden político.
Queremos ver a la inteligencia colombiana contribuyendo al rescate del País, como ha sido el propósito del Presidente.  País que está perdido por esa ineptitud de los partidos políticos, la corrupción moral, los nuevos gajes del poder económico contaminado, la inseguridad, el crimen, los desequilibrios económicos y la pauperización creciente de la inmensa mayoría de nuestros compatriotas.
Que la inteligencia colombiana alumbre al País, en medio de tantos apagones de ideas, como en el llamado eufemísticamente Centro Democrático.
Nadie puede negar de buena fe, que este grupo político contradice el ideal de cualquier sociedad política.  Son enemigos de la Paz, al igual que algunos cavernícolas funcionarios públicos.  Y clamamos a la inteligencia colombiana, porque bien sabemos que no está contaminada ni por el dolo, ni por la corrupción, ni por la ineptitud que desangra al País.
No fueron ciertamente las armas las que impusieron la resistencia en Francia y en los países ocupados por el Nazismo – el corazón del Centro Democrático -, sino el rigor patriótico de sus intelectuales.
Lo que hace falta hoy a Colombia es una política de la inteligencia, como lo están evidenciando los diálogos de la Habana.
La Nación toda, está en la obligación de tener conciencia de que sin Dios, Ley y Moral, no puede tener progreso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...