Google+ Seguidores

domingo, 7 de febrero de 2016

El encanto de la Cuca

Trafugario
Por: José Óscar Fajardo 
Antes de que me despidan del periódico por escribir lujuriosas obcenidades como argüiría el señor procurador General de la Nación, quien a la postre odia, no las Cucas  si no las obcenidades, quiero aclarar que Cuca, así como lo pueden leer, es un sabroso amasijo oriundo de las tierras santandereanas y exactamente de Florida y otras poblaciones circunvecinas, según datos emitidos por científicos de la Nasa. De tal manera, les ruego que no me miren rayado. Lo que pasó fue que estuve perorando por largo rato con mi muy estimado amigo NN, antiguo Gobernador, quien a la postre resultó ser uno de los “cucólogos” más avezados que tiene el Departamento. El me pidió muy comedidamente que aprovechara mi columna y le hablara al público en general, sobre los luciferinos poderes de la Cuca. Me refiero al susodicho amasijo del cual el doctor NN, según me demostró, sabe más que Max Plank de Mecánica Cuántica. Reitero vehementemente que NN, qué envidia, es un refinado y envidiable cucólogo. Temo que a estas alturas del partido, yo no sé qué estarán elucubrando algunos hermanos cristianos y algunos sacerdotes de la caridad y a todos los que les hace daño la Cuca. Me refiero al amasijo de NN. Pestes me estarán echando y muchas maldiciones me caerán, pero Dios ha de salvarme porque la Cuca, es decir el amasijo, es de lo más sagrado y alimenticio que tiene la creación (me refiero a la cocina creativa de las amas de casa de Florida que fue donde parece que inventaron el amasijo).  Me remito a Florida, Santander, y no a Florida, EE UU, aunque dicen las malas lenguas allí también pululan unas hermosas Cucas. En este caso empleo el adjetivo “hermosas”, en calidad de sabrosas, porque si no el señor Procurador General de la Nación me capa pero con unas tenazas de herrería. Dios me asista. Claro que NN me pidió muy comedidamente que aclarara que Cuca es también el apocope del nombre genérico de un animal asqueroso al que todo el mundo le tiene tirria precisamente porque no hay rendija que se respete que no tenga cucaracha. Eso es. Me refiero a la cucaracha. Y me rogó NN que aclarara lo del nombre genérico de la cucaracha  porque es que no se conoce una cucaracha que tenga nombre propio, por decir algo Eneida, Eudolorquina, Ortisidia, y además otras cucarachas. Sé que con esta columna me voy a echar de enemigos a muchos amigos que no les gusta, o le hacen mala atmósfera a la Cuca, sobre todo cuando esta va acompañada con masato y queso o con café con leche. No me pidan que diga nombres propios de hombres que no gustan de la Cuca porque en ese caso me tocaría ir a ejercer el periodismo a Siberia o a Africa por lenguaraz. Claro, en esas condiciones y con esos revueltos a cualquier cristiano le hace daño la Cuca. Eso me dijo NN.  Durante la charla NN me comentó que hay un exalcalde y un exgobernador que no es mucho lo que gustan de la Cuca, o mejor dicho que la saborean pero muy por debajo de cuerda porque ellos son muy tímidos para comer en público. No obstante, sí aceptan que ese amasijo es una verdadera obra de Arte, no de las amas de casa florideñas sino del propio creador. Que es mucho ser rica (me refiero al amasijo) para que el señor Procurador no me vaya a descamandular. Deduje entonces que el singular NN, sin lugar a dudas, es el hombre que más conoce de cucas sobre la faz de la tierra.          

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...