Google+ Seguidores

sábado, 16 de abril de 2016

Que no regrese la desfachatez

                Trafugario
                                Por: José Óscar Fajardo

Hace un año, exactamente el 13 de marzo, en el marco del IV Encuentro de Gestores Culturales realizado en Bucaramanga, se efectuó la elección de consejeros departamentales. Para el efecto los cultores se agruparon por disciplinas artísticas y los miembros procedieron a elegir sus representantes por voto libre y democrático, tal como lo ordena la resolución 2756 de 2015, emitida el 16 de febrero de ese año, para dar cumplimiento al Plan de Desarrollo 2012-2015 de conformidad a los artículos 71 y 72  de la Constitución Nacional, Ley 387 de 1997, modificada por la Ley 1195 del 2008 que establece los integrantes del Consejo Departamental de Cultura y los Consejos de Area conforme a la reglamentación expedida por los gobiernos territoriales, siendo el Decreto 115  de junio 13 del 2006  el que crea el Consejo Departamental de Cultura. Hasta aquí esta carreta suena muy bacana pero no es más que bazofia. Claro porque ningún mecanismo legal, de ley, establece cuáles deben ser los requisitos idóneos para ser consejero y representante departamental por cada disciplina artística. Se deja a voluntad y honradez de los artistas. Es decir pintor es pintor; escritor es escritor; poeta es poeta, y así. Recuerdo entonces que la delegación de Barranca venía “amangualada” para el fraude, y aunque fue evidente que se cometieron varios “malolientes” ilícitos, doy fe del área de Literatura, dónde se detectó un “grotesco” fraude en la votación, la cosa quedó así. Todo con la anuencia del entonces Gobernador Richard Aguilar, y de la Secretaria de Cultura Luz Mary Hernández. Con la más repugnante desfachatez, ninguno de los dos dijo siquiera mu. Al final del evento un tal Arnulfo Vasco, jefe de la delegación, colmó de “regalos y elogios” al citado Gobernador. Por eso los verdaderos cultores, los que producimos a diario Bellas Artes en medio de sacrificios indecibles, clamamos para que no regrese esa peste bubónica de la desfachatez. Pero desgraciadamente hoy la Cultura en Santander está gravemente enferma con la misma patología como en aquellas nefandas épocas. Pues a 100 días de la nueva Administración y en efecto de nuevos funcionarios en Cultura y Turismo, aún nada se vislumbra. Como si no hubiesen funcionarios o como si estos fuesen de otra galaxia. No hay gestión y de las becas, de los estímulos y de la concertación, nadie habla y todo está en el ostracismo. El pacto ciudadano por la cultura, en átomos volando. La promoción de Santander a través de la articulación con el Ministerio de Cultura, está por cuenta de los brujos de Barbosa. El accionar del Concejo Departamental de Cultura, da ganas de llorar. Las estrategias que están siguiendo los asesores es la misma que están desarrollando los astronautas en Marte, y la programación de los encuentros de los gestores, se están pactando para después del mundial de Rusia.  Ya es fecha y justo que el Gobernador Didier Tavera revise el tema porque nosotros los creadores, los gestores, y los verdaderos cultores, estamos dirigiéndonos hacia extraña lontananza sin ninguna seguridad social. Y la estampilla pro-cultura ahí, recaudando. Ahora sí nos tocó parodiar la célebre frase de Jorge Eliecer Gaitán: “Porque los artistas, cultores y gestores no podemos ser tratados como se tratan las vacadas de las haciendas privadas”. Al contrario del anterior, el Gobernador Didier Tavera, que sí es santandereano, debe escuchar el clamor de los artistas y a la vez salvaguardar y proteger los valores y las manifestaciones culturales de esta hermosa tierra que lo vio nacer. Esa misma cuna de los Guanes, de los Yariguíes. De los Cocomés y de los Agataes de la provincia de Vélez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...