Google+ Seguidores

domingo, 15 de mayo de 2016

Qué pasa en Macondo

             Trafugario
                       Escribe: José Óscar Fajardo 
Supongate Marco Tulio (expresión popular) que por ley de igualación algebraica, en este caso el Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga, es igual Macondo. Entonces ¿qué pasa en Macondo? Yo no creo que lo que pasa es que al coronel Aureliano Buendía, en este caso la máxima cabeza, el nombrado y actual director, no tiene quién le escriba definitivamente. Porque es que ya van cinco meses que empezó el nuevo gobierno y lo que es el IMCT, está como los carros viejos y destartalados que ya ni empujándolos prenden. Sería muy atrevido yo al siquiera tratar de insinuar que mi muy respetado historiador, la máxima cabeza, no es el personaje idóneo para poner a funcionar el destartalado carromato que hoy es el IMCT. Sería yo muy atrevido. Pero también es cierto que, el destartalado carromato, desde el punto de vista científico y dialéctico materialista, en realidad no funciona por ningún lado. Entonces reitero muy interrogación, ¿qué pasa en Macondo? ¿Dónde están Ursula Iguarán, Mauricio Babilonia o el Gitano Melquiades, personajes imaginarios  pero que yo estoy seguro, ponen a funcionar toda la maquinaria de Macondo? Alguien me comentó, Javierito Félix, mejor dicho, bardo prolífico y prolijo en opiniones, que nuestro respetable amigo, la máxima cabeza, no estaba en condiciones de salud de poner a funcionar a Macondo y eso me parece lamentable. Claro porque eso es muy lamentable. Pero entonces, ¿dónde carajos está la enorme pléyade de poetas, escritores, pintores, filósofos y promotores del arte, con títulos universitarios, que han sido profesores universitarios, que tiene toda la experiencia y sabiduría para dirigir los destinos del IMCT, que no los nombran y ni siquiera los mencionan?. Artistas con obra y trabajo en las diferentes manifestaciones artísticas, de gran calidad y publicadas, que están hoy sumidos en el más ignominioso ostracismo cuando debieran estar depositando esa sabiduría y esa herencia cultural en los muchachos de hoy. Cómo será la soledad y la dejación en Macondo, dígase IMCT de Bucaramanga, que muchos cultores de arte y muchos artistas me llaman a diario dizque para que yo lance un SOS a través de mis columnas a ver si algo se puede remediar, y yo claro que aquí me tienen combatiendo. Lo digo en términos artísticos y culturales porque si no, ahí sí que nos metemos en una vacaloca para acabar de completar. A veces me pregunto, ¿será que los escritores, poetas y demás cultivadores de las Bellas Artes, estamos condenados en Bucaramanga, claro que en el resto del país también,  a vivir cien años de soledad?  O en el peor de los casos, ¿a morirnos en el más oprobioso desencanto  y en el más despiadado ostracismo? Otra cosa que también debemos cuestionarnos, además con vehemencia, es, qué pasará con la industria de la Cultura y sus componentes aledaños. Con los grupos de danza y de teatro. Con los promotores, guionistas y directores de cine y televisión.  Y lo que más nos preocupa a los que sí producimos Bellas Artes todos los días de nuestras descachimbadas vidas, es que, a la final, dios no lo quiera, siguen beneficiándose los abejones, los avivatos  y los tramposos del Arte. Los predadores, negociadores y demás desvalijadores del Arte. Yo no soy Werner Von Brawn, ni Stephen Hawking, ni mucho menos un ingeniero de la Nasa, pero mi cerebro y el de todos los artistas, sí alcanzamos a captar que la cultura artística en Bucaramanga, y por qué no en el Departamento, es hoy un dinosaurio en vías de extinción. Afortunadamente tenemos un alcalde culto y un gobernador preparado que entienden ambos el valor del Arte en el proceso de paz.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...