Google+ Seguidores

sábado, 1 de octubre de 2016

Arrechera santandereana

Trafugarrio
Escribe: José Óscar Fajardo  
Me contó Abelito Flórez que el 8 y 9 de octubre el doctor Didier Tavera, gobernador de Santander, junto con los más altos funcionarios de la administración, gobernará por espacio de dos días desde el  municipio de Vélez, capital de esta provincia, invitado especialmente por su alcalde doctor Leonardo Pico. Así que los ciudadanos que tengan planeado viajar a Bucaramanga a hacer cualquier diligencia del tamaño y la naturaleza que sea, podrán abstenerse de viajar evitándose toda la molestia y los gastos de este poco agradable periplo. Pero también me contó Abelito, muy por debajo de cuerda y que no fuera a contar, que hace poco más de un mes, el doctor Didier Tavera había estado de visita oficial en Bolívar, municipio vecino de Vélez, patria chica del académico empresario Fernando Vargas Mendoza, vereda de Bajo Bolívar; del  exsenador Jorge Sedano González, del exdirector de la Policía, General Palomino, ya en retiro; y del mismo Abelito Flórez, de la vereda Lomalta y hoy industrial del calzado y periodista. También me contó mi consueta que la señora madre del General Palomino, doña Graciliana de Palomino, era modista y les hacía los pantalones corticos cuando esos “pingos” del Fernando Vargas y el Abel, eran cagoncitos. Pero lo más verraco es que según mi informante, dizque en dicho paseo el doctor Didier Tavera fue obsequiado “comilonamente” con  un piquete a base de molidos de maíz, aguacate con panela güepsana, queso campesino y chicha legítima de maíz del que siembran en las faldas de las montañas entre Bolívar y Guavatá, vereda El Pedregal, donde nació la guabina santandereana según la tradición oral de esa región. Pero lo más curioso y a la vez preocupante es que, dicen, de un día para otro el doctor Didier se convirtió en un asiduo consumidor del consabido ”piquete”, el cual manda preparar con frecuencia y exclusivamente para él. Me cuenta Abelito que alguien le preguntó, al gobernador, a qué se debía tanta devoción con ese alimento y dizque el doctor Didier le contestó, “Eso es mucho afrodisíaco tan arrecho mano”, y soltó la risa repleto de satisfacción. Nunca se supo por qué afirmó eso, pero eso fue lo que dijo. Claro que esa chicha de allá, dios me libre, es más brava que el jugo de tarántula revuelta con zumo de mapaná y pudo dejarlo embalado. Otros dicen que el tal piquete, semejante revuelto tan explosivo, suele generar espantosas diarreas por efecto de tastás. Naturalmente que el doctor Didier, lo mismo que el doctor Horacio Serpa, senador; el exalcalde de Bucaramanga Vargas Mendoza; y el exsenador Sedano, son legítimos santandereanos con cultura y todo y eso es mucho gustarles la cuca. ¿Y a quién no? Además la cuca es deliciosa con café en leche o con aguapanela. Aclaro, por el bienestar y el respeto de las consortes de tan importantes personajes, que cuca es una galleta que se hace en Santander con harina de trigo y melao de panela y las hay blancas y negras. También lo hago para evitar las maledicencias y los comentarios desmirriados de los opositores políticos y de los periodistas chismosos. Así que, reitero, Javier Leonardo Pico, alcalde de Vélez y el gobernador de Santander, Didier Tavera, invitan a toda la provincia para que visiten la colonial Vélez del alma y de paso hagan sus diligencias y no gasten plata y tiempo en el viaje a Bucaramanga. Pero nadie ha explicado, ni desde la antropología ni la sociología, por qué los santandereanos somos tan arrechos (para los bonches) ni por qué, o con qué intenciones le dieron esa pócima erótica al Gobernador que lo hace inmensamente feliz.        

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...