Google+ Seguidores

lunes, 31 de octubre de 2016

Partidos políticos ad mortem

Carlos Ibáñez M.
Los partidos políticos o se transforman o desaparecen. Están en cuidados intensivos, y en estado febril comatoso; su temperatura se mide en los procesos electorales y se observa que cada vez son menos los colombianos que se creen representados en ellos. En nuestro país con un potencial de 35 millones de electores solo asoman el voto cada vez que los convocan aproximadamente 13 millones de Colombianos;  lo cual demuestra que los que gobiernan son  las minorías,que la Democracia es un remedo y que las propuestas de los partidos no despiertan entusiasmo ni esperanzas y que sus voceros, con excepción de algunas golondrinas, representan lo más repudiable del ejercicio de la política. Se mueven por intereses personales alimentados por un sistema de Gobierno  depravado  y oprobioso que les otorga segmentos del presupuesto nacional y cuotas burocráticas  para mantenerlos esclavos e hipotecados a sus intereses; les despoja del raciocinio y los enmudece y solo les restablece el habla y les direccióna el verbo cuando como loros recitan las consignas del establecimiento. Son lobistas de los grandes grupos económicos que manejan el cemento, licores, gaseosas, minería, gas, petróleo, la salud, etc, que buscan protección  a sus intereses en las leyes que ellos fabrican y por ello reciben estipendios y  canonjias; y, quienes se destacan no son precisamente por su inteligencia  o conocimiento de lo público, ni por estudiosos , ni por buenos oradores y humanistas ,o por poseer inmensa solidaridad social con los menesterosos,  o presentar importantes proyectos de ley, o por hacer juiciosos debates de control político; Noooo!, de manera sinuosa y sin notarse se mueven por los pasillos del Parlamento,en las comisiones constitucionales y en los despachos de Ministros y altos cargos facturando por la abyección al régimen y a los  intereses de los propietarios de los bienes de producción, moviendosen con destreza en el entramado burocrático y legislativo; esto les produce abultadas ganancias económicas y por consiguiente los hace poderosos electoralmente en las regiones agrupándolos en CASTAS DOMINANTES, muchas veces familiares, corrompiendo con el dinero al electorado que  se mueve en un mar tormentoso de necesidades y cuya educación escasa los mantiene sedados y proclives al engaño.
Si todos  estos males multi-sistémicos de los partidos  no se atienden con verdaderos procesos democráticos que se construyan desde las bases de los partidos y estos empiecen a depurar sus estructuras y a poner al frente de su dirigencia a jóvenes inteligencias no contaminadas, orientados por la filosofía e ideología de cada partido y con el respaldo de sus bases, seguirán siendo preservativos que se colocan los políticos en cada campaña electoral y luego desechan, facilitando  el camino de las nuevas expresiones sociales más que políticas que se vislumbran en el posconflicto.
Carlos Ibañez Muñoz
Exalcalde de Bucaramanga
Octubre 2016

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...