Google+ Seguidores

martes, 3 de enero de 2017

Los colombianos se declararon en alerta máxima

Comenzó uno de los peores años económicos de la historia 
                               Por: Bernardo Socha Acosta
El comienzo de 2017 se convirtió en la condena hacia la miseria para los pobres en Colombia. Se convirtió en el peor azote que un gobierno le haya asestado a un pueblo.   Esta gravísima situación no es  solo con el abusivo reajuste del IVA en la Reforma Tributaria, sino la cascada de reajustes que llegan muchas hasta el 62% y lo peor es que es como una dictadura, porque no hay ante quién elevar una queja. 
Alguien podría decir: para eso está el Congreso de la república que es teóricamente la representación popular.  Pero, mentira. Ese  llamado órgano del poder (legislativo) no defiende a los pobres de este país. Y para la muestra, se dedicaron a aprobar todo lo que el señor Ministro de Hacienda se le vino a la cabeza para recoger BILLONES  para la burocracia y la corrupción, con la famosa Reforma Tributaria que es un asalto contra las clases pobres.   
Los colombianos tienen de esta forma, el peor comienzo de año en la historia del país, gracias a la injusta política  del gobierno que con la complicidad del congreso de la república, le cayó la época negra jamás vivida, especialmente a los menos pudientes que es la mayoría, porque los privilegiados son muy pocos y son los vampiros de los pobres.
Esas mayorías de colombianos  parece quedar sumidas en el peor ataque económico contra la sociedad.  
Es que  no es solo el aumento del IVA  frente al reajuste de salario mínimo del 7%; es que los demás incrementos, como para citar algo, está  la oficina de registro de instrumentos públicos que incrementó el valor de los certificados de tradición y libertad, de 14.800 pesos, a 24.000, que representa un 62% y qué decir de los registros de propiedad raíz, ante la misma oficina. Y no es que esta actividad de finca raíz sea  solo de personas pudientes, sino que, el ataque va es contra esas familias de más escasos recursos que necesitan  tramitar sus humildes viviendas ante esa dependencia.   Y quien dice nada con estos, más que atropellos.
Con el incremento del IVA, del 16 al 19%  se desata uno de los peores  azotes contra la estabilidad salarial de una gran mayoría de colombianos que no  se imagina  las ruinas que le esperan en este año.
El pueblo colombiano pasará con estas medidas a convertirse en un conglomerado de indigentes desnutridos, porque ni para conseguir la canasta familiar va a tener oportunidades.
 Con el nuevo IVA, la única alternativa que le queda a la población, es privarse de una serie de bienes y servicios y hasta de unos cuantos artículos que hacen parte de la canasta familiar, reduciendo de esta forma los niveles de vida.
Quién puede entender a un gobierno  que con el respaldo del legislativo (congreso de la república) acentúa aún más las injusticias que son las que motivan que un pueblo en cambio de trabajar con amor e interés nacional, se vuelva rebelde y reniegue contra el sistema que lo rige. Dónde va a quedar la paz.  Tienen razón los críticos del proceso de paz, pero no esos críticos politiqueros ruines  que desde los privilegiados cargos que ocupan en el estado, pretenden hacer creer a los INGENUOS, que están en favor del pueblo; y no se les cree porque ya habiendo ocupado los más altos cargos del sistema, se han ido lanza en ristre contras los trabajadores. Entonces a esos pseudo-críticos no se les puede creer, porque lo que están esperando es caerle nuevamente a devorar lo poco que queda, hasta arrodillar al pueblo convirtiéndolo en menesteroso.
Hoy no queda más que esperar a que las centrales obreras que son las voceras de un alto porcentaje de colombianos, reaccionen como debe ser, porque el país no puede aceptar con sometimiento y resignación las nuevas cargas impositivas que el estado sin ningún reparo y consideración aplica contra la población menos favorecida.  ¡Ahora si tocará salir a protestar en las marchas obreras!  Y como lo han hecho sectores como los camioneros recientemente, no echar paso atrás hasta buscar una reivindicación justa.  El pueblo colombiano ya se está cansando de tantos abusos que se imponen desde las flamantes oficinas del estado burocrático colombiano. Pero hay que reiterar, qué hace el estado para recuperar lo que se roban los delincuentes de cuello blanco, que son billones y billones de los que se apropian y el gobierno solo encuentra al pueblo para arrebatarle con medidas impositivas lo poco que devenga. Esa es la peor injusticia. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...