Google+ Seguidores

domingo, 15 de enero de 2017

Y cómo y quiénes hacen las trampas de la corrupción

Nota del editor
Un amigo me envió el artículo de la Revista Semana, correspondiente a 2011, titulado: En las entrañas del monstruo, artículo que se refiere a los corruptos buenos y a los corruptos malos.  
Y hoy cuando avanza un proceso para destapar a quienes están metidos con  las BILLONARIAS contrataciones que se iniciaron en el pasado gobierno con la firma Odebrecht, cae como dicen, (anillo al dedo) para que los colombianos veamos el infierno canceroso que viene carcomiendo a los contribuyentes y a los ciudadanos en general, a quienes el estado solo encuentra para que aporten en impuestos para saciar a los corruptos.  Por fortuna ya han comenzado a caer algunos presuntos responsables, tanto en el exterior, como en Colombia. (Leer aquí)  Y si a la fiscalía no le tiembla la mano, caerán muchos más.
Pero esto es apenas un pequeño objeto perdido en el espacio. Hay que leer con detenimiento ese artículo de la Revista semana para hacernos una idea de, cómo empieza todo… y cómo es que los colombianos con tanta ingenuidad defendemos a los propios verdugos… así no sean todos, pero la mayoría y sino no pasaría esto. Aquí el texto del artículo… de Revista Semana
En las entrañas del monstruo
SEMANA dialogó con un hombre que conoce como pocos el bajo mundo de la contratación. Revela los trucos y las trampas que han permitido el saqueo del Estado.
En las entrañas del monstruo, Sección Nación, edición 1505, Mar 5 2011
En las entrañas del monstruo
Yo a usted le voy a contar lo que he visto y he vivido en veinte años en el mundo de la contratación. Y la primera cosa que quiero que le quede clara es que hoy hay dos clases de contratistas: los corruptos buenos y los corruptos malos. Los corruptos malos son los que se meten a contratar las obras para hacer lavado de activos y las terminan. Y los corruptos buenos son los que tratan de ser honrados, pero necesitan el anticipo que les dan para hacer empresa. Algo parecido al caso de los Nule. Al final se gastan el anticipo y no terminan la obra. Es decir, los malos, que son los que mueven plata del narcotráfico, son los buenos en el fondo.
¿Y puede una empresa decente ganar un contrato?
Si una empresa decente gana un contrato es porque no es negocio. No les interesa a los contratistas. Eso pasa en muy pocas ciudades.
¿Cómo empieza todo?  Leer más

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...