Google+ Seguidores

jueves, 16 de febrero de 2017

Repugnancia de la corrupción asfixia a los colombianos

¿Se requiere la cadena perpetua para los corruptos?
                   Por: Bernardo Socha Acosta
A los colombianos debe haberles llegado la repugnancia de la corrupción politiquera hasta la coronilla.
Es que la corrupción se convirtió en el peor cáncer que ha dejado y está dejando la más mortífera infamia de las huellas del atraso nacional; vemos ruinas en las ciudades con la llegada de tantos menesterosos; vemos crímenes sin castigo y tantos males más que son producto de la corrupción. Y lamentablemente la respuesta del sistema que nos rige, es el acoso del gobierno para sacar más impuestos que no van sino a saciar el devorador apetito de los corruptos que ya se encuentran en todas las dependencias del estado y muchos del campo privado, tristemente.
Cuando vemos y escuchamos que se paralizaron grandes obras, como por ejemplo las de la Ruta del Sol, que están llamadas a redimir al país en comunicación terrestre, y todo por la corrupción, quedamos desilusionados de todo.
En un país como el nuestro, que da pesar decirlo, los únicos honestos, son los integrantes de ese conglomerado que está bajo la dominación del estado, como el que trabaja para sobrevivir y lo que medio devenga de su labor honesta y paciente, es para compartirlo con ese estado o sistema alcabalero al que ha llegado y  del que muchos ya están cansados. La última reforma tributaria   es la mejor muestra del deterioro al que el sistema ha llegado, de exprimir a su pueblo, para seguir saciando la voracidad de quienes forman esa cadena de corrupción que todos saben quiénes la integran.  Y la corrupción no es solo cuando se hacen las triquiñuelas para apoderarse del dinero fácilmente; también la corrupción es esa forma de auto   fijarse salarios que superan 20 o 25 millones de pesos mensuales como ocurre en el Congreso de la república.
Y este anticipo o preámbulo, es para proponer que, los colombianos reflexionemos y, en las próximas elecciones,  los ciudadanos comencemos a buscar una salida al yugo que nos asfixia. Así como el estado invita a que sufraguemos, pues hagámoslo, pero para  pedir la cadena perpetua para los corruptos, que sería lo menos, porque en otros países se aplica pero la pena de muerte. Y con esta propuesta, también ir pensando en votar por el Congreso de la república, pero, hacerlo en Blanco, para demostrar que no estamos conformes con esa rama del poder público, porque de allí en alto grado se ha desprendido la corrupción, o sino veamos cuántos  ex congresistas están comprometidos y otros cuestionados. 
Los colombianos debemos ir pensando en la unidad de los buenos contra los malos. Y esos corruptos no pueden seguir prevaleciendo,  para continuar como vulgares vampiros chupándole la sangre a quien trabaja de sol a sol para devengar un irrisorio salario del que el estado, o gobierno es responsable.  Hay que actuar a tiempo antes que el pueblo tenga que actuar como el ejemplo que nos dejó la Revolución de los comuneros, en el Virreinato de la Nueva Granada en 1781.
"La ola de  descomposición nos pone en un dilema frente a las próximas elecciones."

miércoles, 8 de febrero de 2017

EXECRABLE POLITICA DE TRUMP

Por Gerardo Delgado Silva
Si un pueblo se abandona de la justicia, habrá perdido el gran soporte que le da sentido a su existencia y estaría próximo el abismo insondable.
El recurso a la violencia se explica muchas veces por pulsiones subjetivas que obran en individuos repugnantes como Trump, un megalómano con sus tendencias aniquiladoras de la juridicidad, pues no hay autoridad superior que pueda determinar si un caso dado se justifica su ejercicio, ni cuales pueden ser sus alcances.  Estos se fijan por la voluntad de dominio y la eficacia destructiva de los medios de quienes lo invocan.  El presidente Trump, pretende distorsionar el ejercicio del poder público, considerando que el gobernante debe gozar de cierto estatuto privilegiado desde el punto de vista del derecho penal, pues se asocia con ello cierto idealismo.  Los móviles y los medios que pretende utilizar van en contra de los principios básicos de la civilización e incluso contra los más elementales de toda convivencia que merezca llamarse humana.
La monstruosa y aberrante exaltación y por consiguiente justificación que en días pasados hizo el presidente Trump, de la tortura en ciertos eventos, es la saturación de la megalomanía y la desestabilización de la democracia.
La psicología judicial explica estos comportamientos, como pulsiones subjetivas que obran en personas que experimentan enormes dificultades para adaptarse al entorno social.
El rasgo más persistente de la ideología nazi en la que se subsume el señor Trump, es su irracionalidad.  La democracia se ha basado en la razón y en el acuerdo pacífico entre una pluralidad de pareceres.  No obstante, para Hittler, estas ideas no tenían sentido, así lo expreso.
Los hechos atestiguan que la personalidad de Hittler fue la clave tanto del asombroso establecimiento, como del colapso aún más asombroso de la efímera dominación por parte del Tercer Reich Alemán sobre el resto de la Península europea del Continente Asiático.
El Señor presidente Trump, presenta al mundo un espejo donde muchas contradicciones del hombre moderno se reflejan con acusadora precisión. Predica la libertad de opinión, pero quiere practicar el control efectivo de la prensa, la radio y la televisión.  Es la función de una ideología y práctica autoritaria que puede compararse a la función de los síntomas neuróticos y su mentalidad de totalitarismo.
Habiéndose separado el presidente a los pocos días de su mandato, de su sagrada misión, avanza frenético con las fuerzas del caos y la anarquía, el dinero unido al poder.  Sin el anhelo de elevar la dignidad de la sociedad en el mundo entero, de preservar nuestros valores, por encontrar unos rumbos más esplendorosos, sólo muestra la desmesura de la ambición de poder.
Por todo lo que ha dicho, se abandona de la justicia y el derecho, como ya lo había hecho Calígula, hace tantos siglos, perdiendo el gran soporte que le da sentido a la existencia del pueblo como exprese al principio.
Ahora, ha prohibido este señor Trump monstruosamente el ingreso de musulmanes a Estados Unidos.  Es su política migratoria, todo lo contrario a la política civilizada que debe realizarse dentro del dialogo y la persuasión racional.  Aquí están sus tendencias aniquiladoras de los derechos humanos, despertando y movilizando aquellas fuerzas diabólicas del hombre que creíamos inexistentes o, por lo menos, desaparecidas hace tiempo.
La presidencia de Trump, solo es concebible como producto del estado de degradación que se está viviendo en Estados Unidos en los actuales momentos. 
La gente de bien, ha tenido actos de entereza pública como lo hemos observado en el resto del mundo, congregándose en defensa de sus valores políticos y morales que se propone abolir el Señor Trump, y que se explica por esa mentalidad autoritaria y ese maniqueísmo horripilante.  Y lo más grave es que la situación actual es aún susceptible de empeorar, y realmente cada día va empeorando más.
Cuando el gobernante se desborda, sobre sí mismo, cuando exige que las lealtades le sean obedecidas conforme a la obediencia es cuando los gobernados le hacen saber que ya no gobierna.
El señor Trump, ¿Es un líder nacido después de una confrontación ideológica y ética? ¿Ha sido un defensor de los intereses nacionales en ese país en todos los aspectos de la vida republicana?
Su elección, se produjo cuando la política torció su rumbo de servicio público para convertirse en un negocio de trastienda.  Por ello, dicta decretos acomodaticios creyendo que así se consagran con las aguas bautismales actos proditorios, pérfidos, como el veto migratorio, repetimos, para los musulmanes y latinos.  Está a tan corto tiempo de su mandato este señor Trump en la imposibilidad de recibir ni de darse un certificado de virtud.
Lo que caracteriza al Estado de Derecho (como lo expresé hace corto tiempo) al que aspira toda organización política de tipo constitucional, y muy especialmente la republicanodemocrática, es la sujeción de toda actividad gubernativa al imperio inexcusable de un determinado orden jurídico.
Toda facultad de carácter discrecional de un mandatario, es por su naturaleza, antisocial y antijurídica.  El ejercicio de cualquier autoridad debe mantenerse estrictamente dentro de un ámbito fijado de antemano por la Constitución y por la ley.
El señor Donald Trump, se considera tal vez, por su incontable dinero que posee, un amo irascible, que fuera de toda ley, quiere aplastar a los latinos, a los árabes, al mundo entero, y hacer que caigan de rodillas.  Un psicópata.  En pasado artículo exprese: Marshall, el gran presidente de la Suprema Corte de los Estados Unidos, dijo en uno de sus famosos fallos: “El gobierno de los Estados Unidos es el de las leyes y no el de los hombres, y cesaría desmerecer tal denominación si las leyes no estableciesen un remedio contra las violaciones de los derechos reconocidos”.
El señor Trump se apresta a un gobierno de brutalidad burocrática organizada con el totalitarismo contemporáneo, para conseguir la alienación de las masas que no pueden sino perder su albedrío, anulando todo intento de libertad individual.  Nadie puede tener ideas propias.  El poder se tornará tenebroso, gigantesco, invencible.
En las Sagradas Escrituras podemos encontrar estas palabras esplendorosas: “A vos Señor levantaremos nuestro espíritu para que con vuestra protección nos veamos libres de los peligros que nos amenazan”.
“Dejemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz”.   
                                                                                                              Bersoahoy.co

domingo, 15 de enero de 2017

Y cómo y quiénes hacen las trampas de la corrupción

Nota del editor
Un amigo me envió el artículo de la Revista Semana, correspondiente a 2011, titulado: En las entrañas del monstruo, artículo que se refiere a los corruptos buenos y a los corruptos malos.  
Y hoy cuando avanza un proceso para destapar a quienes están metidos con  las BILLONARIAS contrataciones que se iniciaron en el pasado gobierno con la firma Odebrecht, cae como dicen, (anillo al dedo) para que los colombianos veamos el infierno canceroso que viene carcomiendo a los contribuyentes y a los ciudadanos en general, a quienes el estado solo encuentra para que aporten en impuestos para saciar a los corruptos.  Por fortuna ya han comenzado a caer algunos presuntos responsables, tanto en el exterior, como en Colombia. (Leer aquí)  Y si a la fiscalía no le tiembla la mano, caerán muchos más.
Pero esto es apenas un pequeño objeto perdido en el espacio. Hay que leer con detenimiento ese artículo de la Revista semana para hacernos una idea de, cómo empieza todo… y cómo es que los colombianos con tanta ingenuidad defendemos a los propios verdugos… así no sean todos, pero la mayoría y sino no pasaría esto. Aquí el texto del artículo… de Revista Semana
En las entrañas del monstruo
SEMANA dialogó con un hombre que conoce como pocos el bajo mundo de la contratación. Revela los trucos y las trampas que han permitido el saqueo del Estado.
En las entrañas del monstruo, Sección Nación, edición 1505, Mar 5 2011
En las entrañas del monstruo
Yo a usted le voy a contar lo que he visto y he vivido en veinte años en el mundo de la contratación. Y la primera cosa que quiero que le quede clara es que hoy hay dos clases de contratistas: los corruptos buenos y los corruptos malos. Los corruptos malos son los que se meten a contratar las obras para hacer lavado de activos y las terminan. Y los corruptos buenos son los que tratan de ser honrados, pero necesitan el anticipo que les dan para hacer empresa. Algo parecido al caso de los Nule. Al final se gastan el anticipo y no terminan la obra. Es decir, los malos, que son los que mueven plata del narcotráfico, son los buenos en el fondo.
¿Y puede una empresa decente ganar un contrato?
Si una empresa decente gana un contrato es porque no es negocio. No les interesa a los contratistas. Eso pasa en muy pocas ciudades.
¿Cómo empieza todo?  Leer más

martes, 10 de enero de 2017

En el ojo del gavilán

Por: Nando  Guerra
Y dice el adagio: Burro hablando de orejas
Y los señores de la alcaldía de Bucaramanga, criticando a la administración pasada, en relación con la publicidad. Pero será que la cantidad de cuñas radiales en la que quieren posar de pulcros y puros… las están pasando gratis en las emisoras de cadena?  Ó será que la están pagando de fondos privados y no de los dineros públicos.  La publicidad que tiene la alcaldía de Bucaramanga no tiene ningún mensaje social,  sino unos términos que ofenden al oyente porque son mensajes incitantes que bordean la injuria  y que no construyen, sino que destruyen y se convierten en una auto-alabanza del actual gobierno municipal.
--
Para los refinados del idioma
Hay algunas personas entre ellos periodistas de provincia que tratan de utilizar términos refinados como para sobresalir. Por ejemplo Twitter. Ellos pronuncian, TUIRER. Según los expertos en fonética internacional, TWIRER, es inglés americano estándar, lo que equivaldría a un extranjerismo.  Según Jacqueline González R.  Asesora de tesis y especialista en lenguaje y gramática, se recomienda evitar los extranjerismos, siempre que tengan sus equivalentes en español. Igualmente es preciso aclarar, -DICE- que vía Twitter no enviamos ni recibimos “Twitter”, sino tuits (mensajes)
Y agrega: “En relación a la interpretación de algunos vocablos de Twitter, puede ser que haya quienes propongan, por ejemplo; “trinar” como tuitear; trino en vez de tuit; trinador en vez de tuitero, pero es una minoría y no es adecuado traducirlo de esa forma.”
Finalmente dice la asesora: “Sin profundizar en la lingüística, conviene conocer también la pronunciación correcta de la palabra Twitter: los americanos (estadounidenses), pronuncian {tuirer}, los ingleses {tuita} y en español debemos decir {tuíter}, tal cual como le “lee”, pues la w, en este caso, se pronuncia como la letra u.”
(http://www.culturisima.com/publi_dice9.htm)
--
¿Periodistas digitales?
Y para  algunos que equivocadamente dicen ser periodistas digitales, (son pocos) hay que decirles que, ser periodista  digital, no es copiar y pegar, porque esa práctica puede convertirse en acto delictivo relacionado con la propiedad intelectual.
Y publicar lo que se ha publicado en otro sitio web, no tiene ningún efecto multiplicador de los motores de búsqueda y entonces lo único que se está haciendo es rellenar y engañarse así mismo.
Y si se trata de publicar los boletines de prensa de las alcaldías, gobernaciones y sector privado, no está haciendo nada porque quienes  han leído ese contenido en el sitio original, no lo leerán y no volverán a su sitio porque se alimenta de copias.

domingo, 8 de enero de 2017

Y… qué más sobre la pasada campaña de Oscar I. Zuluaga

Columna de la Revista Semana
Duda sobre Duda
por Daniel Coronell
Los pagos de la campaña de Zuluaga a Duda se hicieron a través de la empresa brasileña del estratega y de una compañía colombiana, armada presurosamente en Medellín.
La empresa del estratega político Duda Mendonça, que asesoró la candidatura presidencial de Óscar Iván Zuluaga, es sospechosa de recibir sobornos de Odebrecht. El tema es interesante porque en un comunicado del 29 de diciembre, perdido en las fiestas de final de año, el exministro Óscar Iván Zuluaga reconoció que llegó al polémico asesor brasileño justamente a través de la empresa Odebrecht, protagonista de un escándalo mundial por pagos de sobornos en al menos diez países, incluyendo Colombia.
Un reporte de la Policía Federal brasileña da cuenta del recibo de dineros ilícitos de Odebrecht por parte de un allegado a Duda Mendonça. El informe policial señala que el jefe financiero de las empresas de Duda recibió pagos en efectivo en un hotel de São Paulo. (Ver informe Policía Federal Brasilera.jpg)
¿Qué tiene que ver una empresa constructora con asesoría política? Aparentemente nada.  Leer más en SEMANA

martes, 3 de enero de 2017

Los colombianos se declararon en alerta máxima

Comenzó uno de los peores años económicos de la historia 
                               Por: Bernardo Socha Acosta
El comienzo de 2017 se convirtió en la condena hacia la miseria para los pobres en Colombia. Se convirtió en el peor azote que un gobierno le haya asestado a un pueblo.   Esta gravísima situación no es  solo con el abusivo reajuste del IVA en la Reforma Tributaria, sino la cascada de reajustes que llegan muchas hasta el 62% y lo peor es que es como una dictadura, porque no hay ante quién elevar una queja. 
Alguien podría decir: para eso está el Congreso de la república que es teóricamente la representación popular.  Pero, mentira. Ese  llamado órgano del poder (legislativo) no defiende a los pobres de este país. Y para la muestra, se dedicaron a aprobar todo lo que el señor Ministro de Hacienda se le vino a la cabeza para recoger BILLONES  para la burocracia y la corrupción, con la famosa Reforma Tributaria que es un asalto contra las clases pobres.   
Los colombianos tienen de esta forma, el peor comienzo de año en la historia del país, gracias a la injusta política  del gobierno que con la complicidad del congreso de la república, le cayó la época negra jamás vivida, especialmente a los menos pudientes que es la mayoría, porque los privilegiados son muy pocos y son los vampiros de los pobres.
Esas mayorías de colombianos  parece quedar sumidas en el peor ataque económico contra la sociedad.  
Es que  no es solo el aumento del IVA  frente al reajuste de salario mínimo del 7%; es que los demás incrementos, como para citar algo, está  la oficina de registro de instrumentos públicos que incrementó el valor de los certificados de tradición y libertad, de 14.800 pesos, a 24.000, que representa un 62% y qué decir de los registros de propiedad raíz, ante la misma oficina. Y no es que esta actividad de finca raíz sea  solo de personas pudientes, sino que, el ataque va es contra esas familias de más escasos recursos que necesitan  tramitar sus humildes viviendas ante esa dependencia.   Y quien dice nada con estos, más que atropellos.
Con el incremento del IVA, del 16 al 19%  se desata uno de los peores  azotes contra la estabilidad salarial de una gran mayoría de colombianos que no  se imagina  las ruinas que le esperan en este año.
El pueblo colombiano pasará con estas medidas a convertirse en un conglomerado de indigentes desnutridos, porque ni para conseguir la canasta familiar va a tener oportunidades.
 Con el nuevo IVA, la única alternativa que le queda a la población, es privarse de una serie de bienes y servicios y hasta de unos cuantos artículos que hacen parte de la canasta familiar, reduciendo de esta forma los niveles de vida.
Quién puede entender a un gobierno  que con el respaldo del legislativo (congreso de la república) acentúa aún más las injusticias que son las que motivan que un pueblo en cambio de trabajar con amor e interés nacional, se vuelva rebelde y reniegue contra el sistema que lo rige. Dónde va a quedar la paz.  Tienen razón los críticos del proceso de paz, pero no esos críticos politiqueros ruines  que desde los privilegiados cargos que ocupan en el estado, pretenden hacer creer a los INGENUOS, que están en favor del pueblo; y no se les cree porque ya habiendo ocupado los más altos cargos del sistema, se han ido lanza en ristre contras los trabajadores. Entonces a esos pseudo-críticos no se les puede creer, porque lo que están esperando es caerle nuevamente a devorar lo poco que queda, hasta arrodillar al pueblo convirtiéndolo en menesteroso.
Hoy no queda más que esperar a que las centrales obreras que son las voceras de un alto porcentaje de colombianos, reaccionen como debe ser, porque el país no puede aceptar con sometimiento y resignación las nuevas cargas impositivas que el estado sin ningún reparo y consideración aplica contra la población menos favorecida.  ¡Ahora si tocará salir a protestar en las marchas obreras!  Y como lo han hecho sectores como los camioneros recientemente, no echar paso atrás hasta buscar una reivindicación justa.  El pueblo colombiano ya se está cansando de tantos abusos que se imponen desde las flamantes oficinas del estado burocrático colombiano. Pero hay que reiterar, qué hace el estado para recuperar lo que se roban los delincuentes de cuello blanco, que son billones y billones de los que se apropian y el gobierno solo encuentra al pueblo para arrebatarle con medidas impositivas lo poco que devenga. Esa es la peor injusticia. 

lunes, 28 de noviembre de 2016

Los mismos con las mismas

Carlos Ibáñez Muñoz
Ese es el panorama que se vislumbra para las elecciones próximas al Congreso de la República. Que "jartera" como dicen las señoras chismorreando en la peluquería, o los hombres en los cafetines o en los parques. No hay nada novedoso; son los mismos de siempre; algunos ya en edad de buen retiro y con la posibilidad de jugosas pensiones, se tornan inamovibles por usar un término en boga,  y se resisten a dejar el almíbar de la mermelada a pesar de que ya cumplieron su ciclo y  deberían dar el paso a un costado para que lleguen mentes jóvenes y frescas; otros, quienes transitaron por las curules y pasillos del Congreso, sin pena ni gloria, intrascendentes en los debates de control político y en la producción de leyes, donde su voz resonaba solo cuando contestaban a lista, o en los cocteles o ágapes; totalmente anónimos y desconocidos; otros, expertos en el cabildeo con ministros y altos cargos del Estado en procura de burocracia y contratación pública, así como de voceros de las multinacionales y de grandes grupos económicos que buscan protección a sus grandes capitales, introduciendo uno que otro mico a cambio de que les financien sus campañas; otros, hábiles en las componendas armando alianzas y coaliciones para constituirse en mayorías legislativas para sacar adelante leyes y los nombramientos de altos cargos, para luego pasar cuenta de cobro o facturar por utilizar un término contable; otros, como borregos aprobándole al gobierno cuanto proyecto de ley presente para hacerse merecedor de los cupos de asignaciones del presupuesto nacional para llevar a las regiones, pero eso si, condicionando su colocación en los entes territoriales a cambio de que la contratación la manejen sus amigos;  muy pocos son los estudiosos, los que investigan, los que brillan,los que ejercen un efectivo control político, los que denuncian las irregularidades, los que argumentan con altura intelectual y se preparan en el manejo del Estado. Lamentablemente   ese es el escenario que nos depara la democracia representativa, la antítesis de la representación del pueblo  y de los intereses colectivos, y por ello tanto Cámara como Senado son las entidades más desprestigiadas en la percepción de los colombianos. A pesar de todo volverán, y ya se preparan para que les renueven  el "mandato popular " y hacerse a la credencial de "padres de la patria"; ya están en el tinglado buscando posibles alianzas así sean con sanctas, abriendo sedes o pequeños directorios que funcionan solo por temporada electoral, conquistando líderes menesterosos, unos mañosos y curtidos y otros sanos e ingenuos; en fin, montando el parapeto electoral y buscando la financiación, herramienta imprescindible de mayor peso que la ideología, el programa, y las propuestas.  
Que podemos hacer?  Esta generación ya no pudo erradicar las costumbres malsanas de la política,  hay que dar un salto cultural y político para lograrlo, querer más a la patria, salir a votar por los mejores, poner en la picota pública a través de las tertulias, los rumores y las redes sociales a los indeseables, aislarlos así tengan mucho dinero para invertir en las campañas. Por todo estas malos comportamientos de los políticos y de los partidos alcahuetas, miles de jóvenes y profesionales observan desde lejos y con repudió el manejo de lo público. Nada les entusiasma, no ven espacios de participación y el Estado patrocina el statu quo, por lo que prefieren irse al sector privado a aportar sus conocimientos y no adentrarse en la selva espesa y llena de componendas que manejan los mercaderes de la Política.
CARLOS IBAÑEZ MUÑOZ
EXALCALDE DE BUCARAMANGA
NOVIEMBRE 2016

lunes, 21 de noviembre de 2016

AVIESO RETORNO DE HITLER

                             Por Gerardo Delgado Silva
Los hechos atestiguan que la personalidad de Hitler, fue la clave tanto del asombroso establecimiento como del colapso aún más asombroso de la efímera dominación por parte del TERCER REICH alemán sobre el resto de la península europea del continente asiático.  Esta esclavización temporal de Europa por Alemania fue obra personal de Hitler; y la rápida perdida de sus conquistas – que fue aún más extraordinaria que su rápida adquisición - se debió a la incapacidad personal de Hitler para recolectar en favor de Alemania una cosecha que había madurado.
De hecho, Hitler tenía una mente corriente, era un tipo vulgar, con las dotes estrechamente circunscritas del demagogo y del trapacero; y cuando esas dotes pusieron en sus manos un imperio, no le sirvieron para decirle que era lo que tenía que hacer con él.
Cuando el fascismo llegó al poder la mayoría de la gente se hallaba desprevenida tanto desde el punto de vista práctico como teórico.  Era incapaz de creer que el hombre llegara a mostrar tamaña propensión al mal, un apetito al poder, semejante desprecio por los derechos de los débiles o parecido anhelo de sumisión.
Tan solo unos pocos se habían percatado de ese sordo retumbar del volcán que precede a la erupción. Freud, nos enseñó a comprender las irracionalidades de la conducta humana. Descubrió que tales irracionalidades y del mismo modo toda la estructura del carácter de un individuo, constituían reacciones frente a las influencias ejercidas por el mundo exterior y, en modo especial, frente a las experimentadas durante la primera infancia.
El amor al poderoso y el odio al débil, tan típicos del carácter sadomasoquista, explican gran parte de la acción política de Hitler y sus adeptos.
En su definición del idealismo Hitler expresa con toda claridad: “Solamente el idealismo conduce a los hombres al reconocimiento voluntario del privilegio de la fuerza y el poder, transformándolos así en una partícula de aquel orden que constituye todo el universo y le da forma”.
El estado Nazi se organizó sobre la base de la existencia de un partido único.  Para pertenecer a él se requería ser ario puro, esto es, no tener ningún antepasado judío, y sus miembros debían obedecer ciegamente las órdenes del “fûlher” o conductor, que no tenía que dar cuenta de sus actos a nadie.  Dos organizaciones militarizadas de fuerzas de asalto – las S.S. y las S.A. – constituían su base efectiva, a la que complementaba eficazmente una policía política, la Gestapo, cuya misión era suprimir toda suerte de oposición.
Todas las actividades quedaron bajo la dirección del estado y se suprimió totalmente la libertad de palabra y de prensa.
La posibilidad de resistencia quedó anulada y la marcha hacia la unanimidad de la opinión pública fue acelerándose.  Los campos de concentración y las cárceles comenzaron a reunir a los que no querían convencerse rápidamente de la bondad del régimen.
En 1938 comenzó a demostrar que tenía aspiraciones territoriales en Europa: realizó la anexión de Austria y amenazó a Checoslovaquia, donde la minoría Alemana de los sudetes parecía justificar sus pretensiones.
La suerte estaba echada, y pocos días más tarde Europa se vería envuelta en una nueva conflagración mundial.
La elección en Estados Unidos del Señor Trump, es como si Hitler siguiera teniendo una aterradora actualidad.  Es un repugnante mensajero de ese régimen, que puede – Dios no lo permita – llevar a ese estado y al mundo entero a una catástrofe total.
Ha llegado el momento de combatir contra el terror “Nazi”, contra el dolor y la muerte, de que el mundo muestre su valor o cobardía, su dignidad o su vileza, su grandeza o su miseria.
Esta elección del Señor Trump, es más aterradora para el mundo, que el dramático calentamiento global.
Lo que caracteriza al Estado de Derecho – al que aspira toda organización política de tipo constitucional, y muy especialmente la republicano-democrática -, es la sujeción de toda actividad gubernativa al imperio inexcusable de un determinado orden jurídico. 
Toda facultad de carácter discrecional es, por su naturaleza, antisocial y antijurídica.  El ejercicio de cualquier autoridad debe mantenerse estrictamente dentro de un ámbito fijado de antemano por la Constitución y por la Ley.  Sólo la Ley puede obligar a las personas, a hacer determinadas cosas, o privarlas de hacer lo que ellas deseen.  El Señor Donald Trump, se considera – tal vez por el incontable dinero que posee – un amo irascible, que fuera de toda la Ley, quiere aplastar a los Latinos y hacer que caigan de rodillas. ¿No es éste el propósito del muro que pretende levantar, y aislarse de América Latina?
Marshall, el gran Presidente de la Suprema Corte de los Estados Unidos, decía en uno de sus famosos fallos: “El gobierno de los Estados Unidos es el de las leyes y no el de los hombres, y cesaría de merecer tal denominación si las leyes no establecen un remedio contra las violaciones de los derechos reconocidos”.
La declaración de independencia, hecha por el Congreso de Filadelfia, en 1776, fue precedida en algunos días por la declaración de Derechos del Hombre del estado de Virginia, cuyos principios fundamentales reitera.
Esto lo ignora el Señor Trump, quien desconoce también supinamente el derecho penal, cuando considera delincuentes a los latinos, que viven en Estados Unidos.  Siendo indispensable que exista un acto o conducta humana que puedan ser subsumidos bajo un tipo de delito expresamente previsto, con anterioridad a su realización en una norma penal.
El Señor Trump, se apresta a un gobierno de brutalidad burocrática organizada por el totalitarismo contemporáneo, para conseguir la alienación de las masas que no pueden si no perder su albedrío, anulando todo intento de libertad individual.  Nadie puede tener ideas propias. El poder será tenebroso, gigantesco, invencible.  Por manera pues, que conspira el Señor Trump abiertamente contra los latinos que viven en Estados Unidos, con la escandalosa manifestación de deportarlos.
Al hacerlo, presenta al mundo un espejo donde muchas contradicciones y aberraciones del hombre moderno se reflejan con acusadora precisión. Se hacen explícitos los lazos que lo unen con el totalitarismo contemporáneo.
El Doctor Hector Abad Faciolince, en columna intitulada “Democracia y demagogos”, del domingo 23 de octubre de 2016, cuando aún no había sido elegido el Señor Trump expresa: “Que un personaje repugnante como el haya sobrevivido a sus mentiras, al manoseo y abuso contra decenas de mujeres, a la evasión de impuestos, a las muestras abiertas de racismo, a su ego deforme de megalómano, demuestra que hay un gran malestar en la democracia más importante del mundo.
Por todo ello, el director de Human Rigths, que vela por el respeto a los derechos humanos, manifestó: “La elección de Donald Trump constituye una enorme tragedia…”.
                                                            Escrrito para sección edditorial de    http://www.bersoahoy.co

lunes, 31 de octubre de 2016

Partidos políticos ad mortem

Carlos Ibáñez M.
Los partidos políticos o se transforman o desaparecen. Están en cuidados intensivos, y en estado febril comatoso; su temperatura se mide en los procesos electorales y se observa que cada vez son menos los colombianos que se creen representados en ellos. En nuestro país con un potencial de 35 millones de electores solo asoman el voto cada vez que los convocan aproximadamente 13 millones de Colombianos;  lo cual demuestra que los que gobiernan son  las minorías,que la Democracia es un remedo y que las propuestas de los partidos no despiertan entusiasmo ni esperanzas y que sus voceros, con excepción de algunas golondrinas, representan lo más repudiable del ejercicio de la política. Se mueven por intereses personales alimentados por un sistema de Gobierno  depravado  y oprobioso que les otorga segmentos del presupuesto nacional y cuotas burocráticas  para mantenerlos esclavos e hipotecados a sus intereses; les despoja del raciocinio y los enmudece y solo les restablece el habla y les direccióna el verbo cuando como loros recitan las consignas del establecimiento. Son lobistas de los grandes grupos económicos que manejan el cemento, licores, gaseosas, minería, gas, petróleo, la salud, etc, que buscan protección  a sus intereses en las leyes que ellos fabrican y por ello reciben estipendios y  canonjias; y, quienes se destacan no son precisamente por su inteligencia  o conocimiento de lo público, ni por estudiosos , ni por buenos oradores y humanistas ,o por poseer inmensa solidaridad social con los menesterosos,  o presentar importantes proyectos de ley, o por hacer juiciosos debates de control político; Noooo!, de manera sinuosa y sin notarse se mueven por los pasillos del Parlamento,en las comisiones constitucionales y en los despachos de Ministros y altos cargos facturando por la abyección al régimen y a los  intereses de los propietarios de los bienes de producción, moviendosen con destreza en el entramado burocrático y legislativo; esto les produce abultadas ganancias económicas y por consiguiente los hace poderosos electoralmente en las regiones agrupándolos en CASTAS DOMINANTES, muchas veces familiares, corrompiendo con el dinero al electorado que  se mueve en un mar tormentoso de necesidades y cuya educación escasa los mantiene sedados y proclives al engaño.
Si todos  estos males multi-sistémicos de los partidos  no se atienden con verdaderos procesos democráticos que se construyan desde las bases de los partidos y estos empiecen a depurar sus estructuras y a poner al frente de su dirigencia a jóvenes inteligencias no contaminadas, orientados por la filosofía e ideología de cada partido y con el respaldo de sus bases, seguirán siendo preservativos que se colocan los políticos en cada campaña electoral y luego desechan, facilitando  el camino de las nuevas expresiones sociales más que políticas que se vislumbran en el posconflicto.
Carlos Ibañez Muñoz
Exalcalde de Bucaramanga
Octubre 2016

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...