viernes, 12 de julio de 2024

El calvario de Cristo

Mario González Vargas
El presidente Petro ha logrado ocupar los espacios mediáticos desde su posesión que le han garantizado imponer los temas y adelantar las controversias que permanentemente suscita y lo mantienen en constante comunicación con su más fiel electorado. Sabe, además, que el factor sorpresa en la guerra como en la política otorga ventajas considerables porque suelen modificar los escenarios previsibles de las confrontaciones. Cuando los recientes cambios en el gabinete auguraban mayor presencia de incondicionales de la izquierda radical, el presidente sorprendió con el nombramiento de Juan Fernando Cristo en Min Interior, no solo por su experiencia política, sino también por los impactos que se desprenden de sus primeras declaraciones.

Con Cristo a cargo de la política se estimula el retiro de Cesar Gaviria de la conducción del partido liberal y podrían asegurase las mayorías en el Congreso para facilitar las elecciones de presidentes del Senado y de la Cámara y de las mesas directivas de las respectivas comisiones permanentes de ambas Corporaciones. El compromiso, hasta hoy incumplido, de implementar el proceso de paz del expresidente Santos, favorecería el trámite de las iniciativas gubernamentales y podría incidir en las elecciones de Procurador y magistrados de las Cortes Constitucional y Suprema, todo ello a la sombra de un eventual acuerdo nacional con los partidos y los gremios con miras a una posible Constituyente bajo el gobierno que se elija en el 2026, lo que puede, a priori, interpretarse como una concesión de Petro a su eventual reelección.

Pero vivir en modo constituyente por más de dos años se asemeja más a una condena que a una oportunidad de cambio, con mayores incertidumbres que certezas, con un gobernante y un cortejo de incondicionales imprevisibles, cuando no signados por la intemperancia propia de los iluminados de su entorno más cercano, anclados en breviarios desuetos, cuya aplicación en el pasado ha sido sinónimo de pobreza y represión. Al ministro Cristo le espera el calvario de la paz total que hoy adolece de sindéresis y ha empoderado a la criminalidad en los territorios en los que impone descaradamente sus pretensiones y ejerce como autoridad sin respuesta eficiente de un gobierno que, además, viene logrando la desarticulación de la Fuerza Pública. Sin la recuperación del orden público y la seguridad en los territorios resulta inviable la convocatoria a una constituyente. Imponerla implicaría la anuencia de las organizaciones criminales y el cierre del Congreso en el tiempo de sus deliberaciones, lo que podría allanar el camino para soluciones autocráticas que comprometerían la paz y el destino de Colombia.

El acuerdo nacional, si realmente se quiere concretar, haría innecesaria la convocatoria de la constituyente, porque sus decisiones se abonarían a la recuperación de la tranquilidad, que desgraciadamente no ha sido preocupación de quien la ha alimentado sistemáticamente con sus beligerantes mensajes en las redes sociales. Hoy, la decepción ciudadana con las ejecutorias del presidente resulta más emblemática que la que acompaña a la clase política que a diario fustiga.

Difícil tarea la del ministro Cristo. No le será fácil construir un acuerdo nacional en medio de las invectivas presidenciales, el desencanto ciudadano con la gestión de Petro y las sospechas que acompañan la propuesta de Asamblea Constituyente. A pesar de que la oposición viene perdiendo la batalla mediática y se siente lejana de lograr la convergencia de sus diversas y dispersas fuerzas, el país comprende que la inseguridad, la reactivación económica, la salud y la educación son las prioridades que exigen atención inmediata.

miércoles, 3 de julio de 2024

Una mirada más alentadora acerca de GenAI

GenAI no resolverá el hambre ni guiará a la paz mundial

Por: Sheila Rohra, CEO de Hitachi Vantara
Parece que nadie es inmune al zumbido casi ensordecedor de la Inteligencia Artificial (IA), mientras un aluvión de herramientas extremadamente creativas domina los espacios publicitarios con titulares a diario.

Hoy resulta difícil contener un alto grado de entusiasmo por esta nueva ola de innovaciones impulsadas actualmente por la IA Generativa (GenAI), y el impacto que tendrá en el mundo.

Sin embargo, el público en general parece ser mucho más escéptico.

Encontré una publicación que se hizo muy viral en la red social X, de la escritora Joanna Maciejewska, y que me dejó pensando. Dice así:

“¿Sabes cuál es el mayor problema de impulsar la all-things-AI? Hacerlo en la dirección equivocada. Queremos que la IA lave la ropa y los platos para que yo pueda dedicarme al arte y a escribir, no para que la IA haga mi obra de arte y escriba por mi para que yo pueda lavar la ropa y los platos”.

La publicación sirve como un claro recordatorio de que GenAI, una nueva iteración de IA que hace que la asistencia y las automatizaciones sean más accesibles a más personas y organizaciones, aún causa temor en muchas personas, por lo que no todos la han adoptado.

Es por eso que propongo una perspectiva diferente, analizando lo que realmente está sucediendo en las empresas en todo el mundo, mientras GenAI juega un papel cada vez más crítico en la manera en que vivimos, trabajamos y jugamos.

El trabajo en una Interfaz de lenguaje natural se generalizará

GenAI acercó el poder de la IA a todos, desde los niños a los abuelos, brindando una interfaz simple en lenguaje natural, haciendo de ChatGPT la aplicación de más rápido crecimiento nunca antes conocida, alcanzando a 100 millones de usuarios en menos de dos meses. (Los threads rompieron este récord, pero luego su uso cayó).

La democratización de la IA vía GenAI fue posible gracias a que la poderosa y rápida infraestructura, que incluye dispositivos informáticos, redes y almacenamiento flash denso y rápido, estuvo más ampliamente disponible.

Y ahora que las personas están expuestas a herramientas como ChatGPT de OpenAI, y a Gemini de Google, se espera el uso de una interfaz en lenguaje natural para codificar, brindar soporte a clientes u otros emprendimientos profesionales. GenAI es como el teléfono móvil en cuanto a que todos solían trabajar mayormente en computadoras portátiles, luego apareció el smartphone, y ahora todo lo que funciona en tu laptop también lo hace en tu móvil.

Sin embargo, hay una falta de comprensión sobre, qué es GenAI y qué puede hacer

Aún las organizaciones no se han tomado el tiempo para comprender qué desean obtener de GenAI. Eventualmente esto hace que muchas empresas avancen con cautela, o directamente no avancen.

A pesar de la prometedora trayectoria de GenAI, un artículo recientemente publicado en Harvard Business Review señala acertadamente que la IA sufre de un caso de indefinición constante e incurable, es un término técnico general que no se refiere consistentemente a ningún método en particular o propuesta de valor.

La falta de comprensión acerca de GenAI ha llevado específicamente a que esta tecnología prometedora sea sobrevalorada, creando distracciones y desperdiciando esfuerzos en las organizaciones. Everest Group reporta que mientras que 2023 fue testigo de más de 1.200 esfuerzos de prueba de concepto (PoC) de GenAI, indicando el compromiso de las empresas en contar con experiencia, menos del 18% de las PoC alcanzan la etapa de producción.

Sin embargo, con una visión realista de lo que GenAI puede hacer y lo que requiere, las organizaciones pueden avanzar con confianza y posicionar a sus compañías para una verdadera transformación comercial.

GenAI no resolverá el hambre ni guiará a la paz mundial, pero puede impulsar resultados reales

Las organizaciones pueden usar GenAI para impulsar la transformación del negocio a través de la automatización. Desde la fabricación de automóviles hasta los servicios financieros y las ventas minoristas, cualquier sector con tareas repetitivas puede beneficiarse con más automatización, que basada en GenAI puede ayudar a que estos negocios reduzcan los costos.

GenAI también puede permitir que la diferenciación de productos impulse los ingresos del negocio. Si puedes ser más proactivo que reactivo utilizando el conocimiento infinito y la capacidad de comprender y actuar rápidamente ante eventos y tendencias que ofrece GenAI, podrás resolver problemas y lograr mejores soluciones con más rapidez.

Sin embargo, es sumamente importante ser selectivo y específico en cómo y por qué usas GenAI

WIRED reporta que “Los emprendimientos de IA son costosos de establecer y operar debido a su necesidad de contar con recursos informáticos poderosos”, y agrega que “los productos animados de IA Generativa están limitando sus ofertas para intentar que sean más útiles para los clientes comerciales.” Por su parte, Gartner opina que para 2025, el crecimiento en el 90% de las implantaciones corporativas de GenAI se desacelerará a medida que los costos excedan el valor.

Por ello, comienza por definir el problema que intentas resolver. Sé específico acerca de los resultados que esperas obtener de los esfuerzos de GenAI. Sé selectivo en el uso de GenAI, dado que requiere de muchos recursos informáticos y una infraestructura más amplia que pueda gestionar grandes cantidades de datos, por lo que puede tornarse muy costosa en poco tiempo. Solo utiliza GenAI para resolver problemas que de otro modo no podrían ser resueltos.

Comprende que los resultados que obtienes de GenAI solo serán tan buenos como los datos que ingresas. Si alguien utiliza GenAI para escribir un poema, no habrá respuestas correctas o incorrectas. Sin embargo, las aplicaciones corporativas críticas requerirán casi el 100% de precisión. Si no empleas datos de alta calidad en tus esfuerzos de GenAI, no obtendrás los resultados que esperas.

Al definir tu estrategia con GenAI, asegúrate de tener en cuenta las implicancias generales. El consumo de grandes cantidades de recursos informáticos y energía tendrá un impacto en el planeta y en tus objetivos de sostenibilidad. Por ello, asegúrate de utilizar GenAI de manera criteriosa.

Aprovecha la tecnología y elige proveedores que vayan más allá de las palabras de moda y que realmente demuestren su compromiso con el diseño de productos sostenibles, minimizando desperdicios, reduciendo el consumo energético y las emisiones de CO2.

Asegúrate de que tu estrategia te posicione de manera ágil porque las cosas se muevan con rapidez. Ya estamos observando muchísimas adquisiciones y consolidación en este espacio. Planifica y construye para GenAI de manera que te mantenga flexible, porque lo que funcionó hace unos pocos meses podría no funcionar en el futuro.

Avanza con intención de transformar tu negocio con GenAI

Aún es el principio para GenAI. Por ello, si recién te estás iniciando, hay tiempo. Y si te desviaste de todo el entusiasmo de GenAI, no es demasiado tarde para corregir el rumbo.

Define tu intención acerca de los problemas que deseas abordar y los resultados que deseas alcanzar, muévete en la dirección correcta e impulsa la transformación comercial en tu organización.

Fuente: EDM Comunicaciones (Daniel Contreras / director de Cuentas)
Comunicaciones // Relaciones Públicas

Ajuste de contenido y diagramación: bersoahoy.co

Reminiscencias de la Inteligencia para Colombia

Mario González Vargas
El deterioro de la seguridad en el país desde la posesión del presidente Petro constituye una realidad inocultable. Lo atestiguan gobernadores y alcaldes que se ven avasallados por la violencia ejercida por todas las organizaciones criminales y abandonados por un gobierno desubicado que solo apuesta a una paz total que se le ha convertido en quimera. Ni quejas ni plegarias elevadas a la presidencia han merecido la atención de quien tiene a su cargo la conservación del orden público en el país.

Según el CERAC, en los primeros cinco meses del año, 447 municipios se vieron afectados por la violencia como consecuencia de la expansión del clan del Golfo (56 nuevos municipios), el EMC (36), y el Eln (24), a los que se agregan los perjudicados por los combates entre estos beneficiarios de la pretendida paz total. Razón asiste a los mandatarios territoriales en su sentimiento de impotencia del gobierno de reaccionar con contundencia, proveer seguridad y lograr conservarla.

Nada distinto podía esperarse después de la decapitación de 65 generales de las Fuerzas Militares y de Policía que significó irreparable daño a sus labores de inteligencia y con ello a la capacidad de las fuerzas en el manejo del orden público. El conocimiento táctico depende de la experiencia y el éxito de las operaciones militares se halla íntimamente ligado a la calidad de los servicios de inteligencia. Pareciera no entenderse que las tareas de inteligencia, para ser exitosas, dependen de la experticia de quienes las asumen que no deben ser retirados por el solo hecho de haber servido en gobiernos anteriores. El primer resultado de estas equivocaciones se tradujo en las facilidades del Tren de Aragua para instalarse en Bogotá y varias regiones del país.

El tardío intento de recuperación del Cauca y del Pacifico colombiano para ser exitoso demanda, a la vez, recuperar la seguridad y responder a las necesidades sociales y económicas de una región devastada por la violencia y afectada por los conflictos propios de una pobreza que perdura. Exigirá proyectos de recuperación de su economía y de la paz que aún no asoman, para no verse reducidos a solicitudes de perdón a Iván Márquez por muerte de uno de sus tenientes en legitimo combate con el ejército, y a la incapacidad de ejecución crónica del gobierno que asegurarían su fracaso.

Pugnacidad e improvisación no deben afectar la gobernabilidad del presidente y su gobierno. Al sentimiento de abandono que se extiende entre alcaldes y gobernadores no debe sumarse la cancelación de la COP16 de la ONU que comprometería el interés internacional de coadyuvar[U1] al país en la superación de sus problemas. Los ceses al fuego concedidos a quienes propagan la violencia solo han favorecido a los violentos para diseminar sus actos criminales, fortalecer el control territorial, asegurar sus rentas ilegales y facilitar el control ciudadano. El país debe llenarse de primeras líneas, propugna Iván Márquez. Convertir a la DNI en cabeza de la inteligencia y dotarla de una comisión judicial para el seguimiento de sus actividades es una envenenada propuesta presidencial, que implicaría “personal técnico idóneo haciendo actividades de contrainteligencia, verificación e inspección” que el Director identifica como “compañeros que desde el M-19 me acompañan en lo fundamental que es defender un proyecto político de identificarnos en las acciones que nos corresponde hacer”. Reminiscencias de la KGB y de la Stasi para gobernar a Colombia.

martes, 25 de junio de 2024

El poder de facto de Fecode

Mario González Vargas
Las crisis que afectan a los sistemas educativos en muchas naciones se han convertido en prioridad de las sociedades que aspiren a fortalecer la educación con la inmersión en las diversas herramientas tecnológicas y científicas que hoy se multiplican y abren nuevos horizontes en los procesos de cambio que surgen por toda la extensión del orbe. No ha sido, ni podía ser tarea fácil enfrentarlos, y su comprensión ha desbordado ampliamente las rigideces ideológicas que han caracterizado las controversias sobre las arquitecturas de las sociedades desde los inicios del siglo XX. El apego a postulados que han perdido arraigo y vigencia, explica la incertidumbre que se experimenta en todos los claustros de la enseñanza y del saber y también la enconada resistencia de quienes insisten en permanecer anclados en axiomas hoy carentes de significación. La ideologización de la educación conspira contra la libertad de pensar, núcleo esencial de todo proceso creativo.

Ninguna reforma educativa puede escapar a este nuevo marco político que exige creatividad y capacidad de adaptación a las nuevas realidades que nos circundan, si no se quiere pagar el inconmensurable precio de ignorar o despreciar sus consecuencias. El proyecto de reforma educativa del gobierno respondía más a las estrechas y reiteradas formulaciones ideológicas de boga en el siglo pasado en sectores de la izquierda que a las exigencias de transformación que imponen el cumulo de nuevas realidades en las ciencias y en el ámbito de los nuevos conocimientos que brotan por doquier. Reproducía, además, las falencias propias de nuestro sistema, a todas luces ineficiente y de espalda a las nuevas exigencias en la transmisión del saber, en la formación del educador y en las herramientas de evaluación de su desempeño profesional.

Esas circunstancias fueron las que alentaron y permitieron los acuerdos logrados en la Comisión Primera del Senado y permitieron la elaboración de un proyecto consensuado por todas las fuerzas políticas, inspirado en las nuevas exigencias del mundo cambiante en el que vivimos, y que podía servir de inicio de una ambiciosa tarea de construcción de un sistema educativo que respondiera a las exigencias de estos tiempos, que remozara y potenciara todo el sistema educativo en Colombia. Significativo que el acuerdo convocara a muchos con aspiraciones presidenciales y representantes de las distintas corrientes ideológicas en el país, y además fuera recibido con beneplácito por la ciudadanía y aún con el apoyo de la ministra de educación que suponía la adhesión del gobierno.

La insurrección de Fecode atemorizó al gobierno y a sus congresistas con unas consecuencias políticas inesperadas que supone un nuevo escenario y un entramado inconveniente que cobrará precio inesperado en la gobernabilidad del ejecutivo y en las potestades del presidente. Fecode ejerció con éxito un poder de facto que señala líneas rojas infranqueables y erosiona las competencias presidenciales, que podría extenderse a los cambios proyectados en las carteras ministeriales. Un nuevo escenario de cogobierno, otros lo llaman cohabitación, inédito en Colombia asoma, debilitando la presidencia, que ya es considerada más pendenciera que ejecutiva. Si hoy el presidente sigue desentendiéndose del ejercicio de sus competencias, mañana estará sujeto a vetos de Fecode y otras organizaciones del mismo talante que terminarán imponiéndosele, como acaba de suceder con la reforma de la educación.

lunes, 17 de junio de 2024

La incógnita de nuestro destino

Mario González Vargas
El país ha entrado en una espiral de desaciertos del presidente que han exacerbado la violencia que hoy se manifiesta sin control en distintos ámbitos y territorios del país. Nada parece vedado a la multiplicación de escenarios en los que se violan los más elementales derechos ciudadanos y las competencias institucionales, con la inaudita complacencia del núcleo duro del Pacto Histórico, con el atemorizado silencio de quienes aún esperan actos de contrición imposibles y con el estremecedor lamento de sus inocentes víctimas.

En vez de gobernar prefiere desencadenar acciones y conductas que mantengan en vilo la seguridad y la convivencia pacífica y expandan cortinas de humo sobre las investigaciones que lo cercan y limitan sus ansias de perpetuarse en el poder. Se siente cómodo en medio de los conflictos que desata a pesar de la natural propensión de los ciudadanos a la paz y a la tranquilidad que constituye el deseado espacio para el desarrollo de sus vidas.

Por ello, hoy extiende su manto sobre la autonomía universitaria pretendiendo convertir los claustros en santuarios de delincuentes que hagan imposible la resolución pacífica de las diferencias y prohíban los naturales debates que las ciencias exigen para su desenvolvimiento. Coarta las libertades de pensar y de expresarse para señalar que fuera del mandato providencial del presidente no hay salvación para una sociedad a la que se le prohíbe el lujo de aportar soluciones, o aún el de ser díscola.

Cuando arden el Cauca, el Valle del Cauca y crece el control territorial de las dialogantes organizaciones criminales en supuestas tratativas para una paz total, emprende viaje al exterior para disertar sobre la paz en Gaza o en Ucrania, sin importarle que la paz en Colombia carece de rumbo y de posibilidades por incapacidad del presidente de configurar un acervo estratégico político, indispensable para la acción de las Fuerzas Armadas y que, por su esencia, ninguna institución puede proveerle. Los atentados en Jamundí despertaron la preocupación del secretario de la COP-16 a celebrarse en Cali, cuando expresó que la seguridad de los delegados, más de 12000 visitantes, es la máxima prioridad para la ONU y por ello se mantienen bajo constante revisión de la situación. Petro parece olvidar que soldado advertido no muere en guerra.

En dos años el gobierno se encuentra desfinanciado, pero prohíbe las exportaciones de carbón a Israel, que representan 650.000 millones de pesos anuales, hasta que “se detenga el genocidio” incumpliendo compromisos internacionales que tendrán impacto sobre el desarrollo del país. Cayeron la inversión y el ahorro y por lo tanto el recaudo de impuestos se contrajo drásticamente. El faltante presupuestal superó los 60 billones que no se recuperan con las medidas de disminución del gasto de solo 20 millones. La incompetencia de muchos de los ministros parece calcada de la gestión presidencial que parece dañar todo lo que toca. El Congreso de los Estados Unidos se apresta a un recorte sustancial de la ayuda. Nada de eso alterará las acciones y objetivos del presidente. Seguirá en campaña enardeciendo a sus más radicales partidarios, mientras Laura Sarabia trata de administrar el día a día, y los más avisados miembros del gabinete intenten limitar errores y sus consecuencias. La adversidad toca a la puerta y con ella la incertidumbre, pero ni Petro se conmueve ni la oposición se torna creativa. De seguir así, pobre destino el que nos espera.

martes, 11 de junio de 2024

Nubarrones políticos

Carlos A. Ibáñez M.

D
espués de las elecciones al Parlamento Europeo llego nuevamente la oscuridad a Europa, revive el medioevo, la derecha con sus lastres aborda un nuevo ciclo político con su violencia e irracionalidad, trascenderá en América, esos vientos huracanados traspasarán nuestras fronteras, ¿la razón ? los pueblos no encontraron en la izquierda ni en el centro la meta de sus ilusiones. El intervencionismo de Estado no fue eficaz, los gobernantes de izquierda se diluyeron en lo ideológico, en lo social no logró sus metas de bienestar .El retorno se inicia en Europa, No conocen la historia los Europeos y por eso están condenados a repetirla; reencarnarán en sus dirigentes a un nuevo Hitler, un remozado Mussolini que causó miles de muertos y embarcó a Italia en la segunda guerra mundial, o a un Dictador como Franco que causó dos millones de muertos españoles en la guerra civil.

Le apuestan a la derecha, al libre comercio y de empresa, al crecimiento económico, al libre mercado, a la prevalencia de lo individual sobre lo colectivo, al desmonte de subsidios, a la privatización de los servicios públicos , al sacrificio de las libertades individuales y de expresión, al contubernio de la iglesia con el estado en la educación, no admiten a los transexuales, a los negros, a los inmigrantes, y a los indígenas. A todos ellos los miran con desdén y repudio y lo más oprobioso es que quienes destilan odio y segregación es la advenediza clase media convertida en furiosa enemiga del progresismo, que por su complejo de que en la escala social están más abajo que arriba, optan por emular a los poderosos en sus comportamientos y actitudes, lo que se llaman arribistas, a sabiendas que no tienen donde caer muertos y no les llegan a las mangas de los pantalones a los poderosos.

Ojalá ese tránsito sea efímero y regrese el siglo de las luces, de la intelectualidad, de la cultura, de la tolerancia, del trato igualitario sin distinción de ideología, religión, sexo y raza.

Carlos Ibáñez Muñoz
junio 10 del 2024

Los peligros de una cadena de embustes


Mario González Vargas
La búsqueda de instrumentos que permitan tramitar y aprobar las reformas que el presidente juzga indispensables para los cambios institucionales que se propone ha dado lugar a sucesivas propuestas, desde la convocatoria a una Asamblea Constituyente, o a un Referendo, hasta la puesta en marcha del denominado proceso constituyente, una especie de participación ciudadana ajena a la Constitución, fundada en la noción de poder constituyente ideada por un filósofo postmarxista italiano: “una forma externa al sistema jurídico, es una suerte de catástrofe que interviene abriendo y marcando posibilidades de una nueva Constitución, es decir, a un nuevo poder constituido”. Esa noción ha sido promovida por el Grupo de Puebla y servido de herramienta para el ascenso de las dictaduras de nuevo cuño en el hemisferio.

Álvaro Leyva se sirve de ella para sostener que el acuerdo de paz con las Farc habilita al presidente para convocar una Asamblea Constituyente sin cumplir las normas constitucionales vigentes, fundado en un párrafo del acuerdo que expresa la posibilidad de “convocar a todos los partidos, movimientos políticos, y sociales y a todas las fuerzas vivas del país a concertar un gran acuerdo político nacional”, que convierte caprichosamente en mandato. Eduardo Montealegre, el consueta constitucionalista del excanciller, se ha sumado al despropósito, calificando al acuerdo como “especial” y que por su naturaleza constituye un acuerdo internacional y haría parte del bloque de constitucionalidad.

La Corte Constitucional ha reiterado que los acuerdos de paz son de naturaleza política, no son autoejecutables y su carácter normativo depende del procedimiento democrático que permita esa característica. El acuerdo de paz ni es un acuerdo especial, ni tampoco un acuerdo internacional. Los acuerdos especiales atañen a la protección contemplada por el DIH en los conflictos internacionales y no a los que se suscriben en la terminación del conflicto armado, porque contemplan la regulación y no la terminación del conflicto. Tampoco es un acuerdo internacional porque los alzados en armas no son sujetos del derecho internacional público, se ven limitados al cumplimiento del DIH y no tienen calidad de grupo beligerante. Mas grosera aún la pretensión de calificar de declaración unilateral la carta en la que el expresidente Santos informa y remite el texto del acuerdo de paz para el conocimiento de la ONU. Ni en el acuerdo ni en la carta enviada a la ONU se hace mención a constituyente alguna. Todo este entramado de ficción se explica por la pérdida constante de credibilidad de un presidente acosado por sus propios errores y descabellados ingenios, y por su tozudez de querer imponernos a la fuerza sus marchitas concepciones ideológicas. En ese despropósito parece insistir, como lo ha expresado el senador Wilson Arias al llamar a todas las organizaciones criminales involucradas en “la paz total” a defender el proyecto del Pacto Histórico, a las que se sumarían las guardias campesinas e indígenas y todas las expresiones de delincuencia organizadas que serían cobijadas por un perdón social general. Decretar un estado de excepción lo habilitará a gobernar por decreto y a culminar un “golpe blando”. La desmesura no tiene límites, como empiezan a sentirlo algunos en el entorno ministerial, la propia institucionalidad y una ciudadanía que defenderá sus libertades. Se impone la cordura de saber administrar tiempo y procurar persuasión para evitar la catástrofe.

lunes, 3 de junio de 2024

Los colombianos aceleran los niveles endémicos
La solución: la medicina alternativa, económica y más efectiva

Por Bernardo Socha Acosta
La excesiva dependencia entre un altísimo índice de la población, por el consumo de medicamentos químico, está llevando al sistema de salud colombiano a un completo y peligroso fracaso.

Y es peligroso porque ya ni las farmacéuticas ni cualquier presupuesto    alcanza para cubrir la excesiva y nunca vista demanda de esos productos. Hay consumos de medicamentos absolutamente necesarios para hacer frente a las urgentes condiciones de salud de los pacientes, pero hay quienes los han convertido en un vicioso peligroso.  

Muchas personas toman medicamentos hasta para los guayabos de la excesiva ingesta de licor cada fin de semana y puentes festivos, y qué decir y con justa razón, de quienes sufren de altos niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar, y solo se afianzan a recurrentes medicamentos.  Pero muchas personas toman también pastillas para los dolores de cabeza, reumatismo, ácido úrico, dolores de estómago,  dolores musculares y de muela, y un sinfín de patologías, muchas de estas creadas  sicológicamente.

Y es que, pareciera que un alto número de personas haya sido preparado para consentir el trastorno de la hipocondría. Lástima grande que ese estado de ánimo, no  se empleara mejor para crear condiciones saludables, seguramente porque el estado que siempre anuncia campañas preventivas de salud, no las hace y menos el sector privado.

Es lamentable porque de esta forma Colombia avanza, a convertirse en un país de los más entecos o enfermizos.

Pero, el excesivo consumo de medicamentos no es lo grave, lo peligroso es la dependencia por un lado y por el otro, la generación de nuevas enfermedades con el uso de los químicos, porque estos son buenos para aliviar (no se cura la persona) pero en cambio sí causan traumas en otros órganos del cuerpo. Como por ejemplo… quienes se vuelven casi adictos a tomar pastillas de analgésico fuertes y no se dan cuenta que al cabo de un tiempo resultan gravemente afectadas del hígado,   riñones, el corazón, los ojos, oídos, la piel y el cerebro entre otros. Muchas personas de estas consumidoras solo hacen camino para ingresar a tratamientos de   DIÁLISIS, operación del corazón como mínimo, porque destruyeron las mejores partes del organismo sin darse cuenta.

Y así sucesivamente pasa con otros medicamentos que, si bien son hechos para aportar algún alivio, el mayor beneficio lo reciben las arcas económicas   de los laboratorios farmacéuticos en el mundo.

Esta condición social, pareciera que a las personas las enseñaran a cuidar la salud, primero consumiendo medicamentos químicos, en cambio de enseñarles reglas de prevención que los conduzca a conseguir mejores estados saludables.

Creo que en la educación de los niños y jóvenes debiera profundizar rigurosamente a la adopción de mecanismos de buenas comidas (naturales) y  de disciplinas física especiales para conservar el estado de ánimo y pensamientos saludables, de lo contrario vamos de mal en peor.

Con esta grave emergencia que están atravesando los pacientes que no encuentran sus medicamentos, es ya hora de comenzar a también a una transición de los medicamentos tradicional a la medicina alternativa que es más económica y muchas veces más efectivas a corte, mediano y largo plazo. Y la medicina alternativa no es solo para aliviar los padecimientos, sino para curar.

Y para finalizar quiero hacer un paréntesis para recordar acerca de lo que expresó en estos días la médica Olga Lucía Zuluaga, directora la Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos, refiriéndose a la situación de emergencia en salud que esta viviendo Colombia. Al respecto afirmó: “En ese orden, el sector salud solamente aporta el 20% de las soluciones del sistema. Podemos seguir incrementando significativamente los recursos de la UPC, pero si no hay un fortalecimiento de la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la identificación de riesgos, como parte de esos determinantes sociales, seguiremos en crisis progresivamente y las dificultades se profundizarán”  y también agregó: hay otras situaciones que afectan las finanzas del sector y enfatizó: “A la corrupción por parte de muchos agentes, flagelo que es muy grave, se le suman otras cargas a la UPC: como los servicios sociales, que si bien son necesarios para la garantizar la dignidad en el acceso a la salud de millones de ciudadanos, deberían estar cargados a otras fuentes de financiación.

miércoles, 29 de mayo de 2024

Los axiomas del conflicto

Mario González Vargas
La paz total nos regresó a los dantescos escenarios que vivimos en los años finales del 90 y en algunas de las décadas siguientes, con la violencia indiscriminada contra las poblaciones y la destrucción sistemática de las infraestructuras de productividad, seguridad y bienestar de la sociedad. Los ataques contra las cabeceras municipales por las organizaciones armadas en tratativas con el gobierno y cobijadas por ceses del fuego bilaterales, sumados a los enfrentamientos entre ellas, se han multiplicado al amparo de diálogos estériles y de mecanismos de verificación prácticamente inexistentes.

El Pacifico colombiano es hoy escenario de la brutalidad del Eln, el Clan del Golfo, el Emc y la Nueva Marquetalia que se agudiza en la medida en que las dubitaciones se acrecientan en el alto gobierno que parece carecer de la capacidad o voluntad de enfrentarlos, mientras las estructuras del crimen organizado aumentan su presencia y su control, animadas por la ausencia de medidas eficaces y contundentes por parte del gobierno. El Chocó, el sur de Bolívar, el Valle del Cauca, especialmente en las inmediaciones de Cali, el Cauca y Nariño, son teatros de ignominia por parte de las organizaciones al margen de la ley, con una fuerza pública limitada por ceses al fuego que solo ella respeta, y sin saber lo que pasará con los secuestros, la extorsión, el desplazamiento y reclutamiento de menores. Pobre respuesta la del Ministro de Defensa al calificar la situación después de dos años de gobierno: “no es el fracaso de la política de seguridad. Lo que pasa es que no hemos logrado, todavía, alcanzar los plenos resultados que esperamos”;

El gobierno carece de estrategia política, y sin ella no es posible elaborar y ejecutar acciones militares apropiadas, porque el uso de la fuerza constituye un instrumento político legitimo para alcanzar la preservación de seguridad y convivencia propias de la vida social. En situaciones como las que vivimos, corresponde al gobierno definir los objetivos y las metas, y a las Fuerzas Armadas la consecución de los mismos. El estadista debe tener claridad sobre las características del conflicto y los objetivos y resultados que se propone, que determinan a su vez el accionar de la fuerza pública y los medios para alcanzarlos.

Para el presidente, los objetivos militares deseados parecieran no corresponder a sus objetivos políticos. Esa percepción desorienta al mando de la Fuerza Pública, porque trastorna la definición de los tiempos y de las acciones requeridos para el alcance de sus legítimos objetivos, a la vez que desconcierta a la ciudadanía, desencantada e indefensa, que termina descreída de su apoyo y compelida a someterse a los dictados de los delincuentes. No cabe ignorar el nuevo arsenal de los delincuentes que altera la relación de fuerzas. Equivocarse sobre la naturaleza del enemigo conduce inevitablemente a la derrota. Es un axioma de la guerra desde los tiempos de Sun Tsu, que no debería ignorar el presidente. Ninguna de las organizaciones armadas que asolan el territorio nacional ostenta naturaleza o carácter político, ni representa postulados ideológicos que supuestamente guíen su accionar. Su pretensión de cobijarse bajo banderas de insurrección política ya no tiene vigencia y no entenderlo aumenta sus pretensiones y debilita a las autoridades. Victimizarse y descorazonar a sus fuerzas militares no traza propiamente el sendero de la victoria.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...