Google+ Seguidores

sábado, 22 de octubre de 2011

TRAFUGARIO


---------------------------POR: JOSE OSCAR FAJARDO
                                      
SE NECESITA UN CONCEJAL
No sólo mirando las estadísticas de población sino así, por simple inspección, como nos decía el profesor de Algebra en los años de bachillerato, cualquiera se da cuenta que, sobre todo en Bucaramanga, Girón y Floridablanca, hay una enorme “etnia” de barboseños legítimos del sur del Departamento, que vivimos, trabajamos, producimos, estudiamos, comercializamos e incluso nos reproducimos en todos los niveles que hasta tocamos duro en los medios artísticos y culturales del área metropolitana.
Y es que no sólo se trata de una población grande de barboseños, sino de gentes de todos los rincones del sur de Santander. Lo que pasa es que casi nadie se percata de ello porque los medios masivos de comunicación muy poco nos nombran. He llamado la atención, eso sí con el debido respeto, por ejemplo que en el canal regional de televisión TRO, Santander no existe de San Gil hacia allá, y cada vez que puedo siempre me oirán diciendo que desde que yo, el autor de esta columna, dejó de ser presentador y periodista del canal, nadie volvió a nombrar la provincia de Vélez, y muy pocas veces la guanentina y la comunera. En otras palabras, lo que quiero decir es que los barboseños y los veleños, que es donde se elaboran los bocadillos más deliciosos de Colombia, no tenemos representación política a nivel de Bucaramanga, y eso hace mucha falta y sobra decir por qué y para qué.
El caso fue que estuvimos charlando con Luis Eduardo Cortés Torres, y me echó un cuento que en realidad me llamó la atención por las razones anteriormente expuestas. Y en verdad me hizo caer en la cuenta que nosotros los de ese sector del Departamento, y con mayor énfasis los barboseños, no tenemos quién dé un brinco por nosotros en el concejo de Bucaramanga, siendo esto tan necesario en las relaciones sociales, laborales y políticas. Entonces comenté para mis adentros, este pingo tiene razón. Y luego me repetí, este pingo tiene toda la razón. Y usted qué propone, le pregunté. Pues hermano, me dijo jovialmente, que yo quiero ser concejal de Bucaramanga porque veo la necesidad imperiosa de que haya uno de Barbosa y que represente la región, y ese individuo soy yo. Y lo que quiero es que usted periodista, me ayude porque usted sí entiende bien la mecánica de estas cosas. Dese cuenta, prosiguió Luis Eduardo Cortés Torres, que no hay en el Concejo de Bucaramanga, incluso en otras instituciones oficiales locales quién nos dé una verdadera representación regional. Que estamos totalmente huérfanos y pareciera que políticamente estuviéramos muertos. Y les cuento que el argumento del hombre, reitero, me convenció porque es que realmente, nosotros los de ese sector, con sinceridad no tenemos quién nos diga oficialmente “juste ponde vá”. Y ni siquiera quién nos salude con cariño y efusividad y mucho menos que nos hagan un verriondo favor por pequeño que sea este. Todo nos toca “goteriárselo” a los políticos “extranjeros” y fuera de eso hacerles la venia varias veces. 
Ante semejante argumento tan evidente, yo volví y me dije, este pingo tiene toda la razón. Algunos me preguntarán, ¿y qué preparación  profesional y experiencia política tiene este muchacho? Pues Luis Eduardo Cortés Torres es médico veterinario, con una especialización en reproducción bovina, ha sido asesor técnico de Fedegan, ha sido funcionario del Ministerio de Agricultura y además, trabajador político del Partido Liberal desde que era estudiante de bachillerato. Entonces lo que tenemos qué hacer es, sin ninguna duda, darle el voto democráticamente para ver si este joven médico veterinario, hijo legítimo de Barbosa, y que entre otras cosas está en línea política con el doctor Luchito Bohórquez, es decir que tiene una gran opción, tenga él también la oportunidad de demostrar en el Concejo de Bucaramanga, que él sí es capaz de defender y ayudar a sus coterráneos de Barbosa y de la región. ¿Qué otra cosa podemos hacer por él? Nada. Sólo darle el voto y en efecto la oportunidad de que, una vez electo, cumpla lo que nos prometió con su palabra de macho santandereano. Y también darle el voto al doctor Luchito porque ese sí es un liberal verraco y además lo necesitamos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...