Google+ Seguidores

domingo, 13 de abril de 2014

Buenos parceros

                                   Trafugario
                                    Por: José Óscar Fajardo
El viernes como a eso de las ocho de la mañana que  yo me dirigía hacia el centro de Barbosa por la carrera novena, frente a la Clínica Barbosa, vi un caso curioso. Una pareja de esposos, se supone, bastante jóvenes, era evidente, estaban esperando a que su mascota, un perrito bien cuidado con peluqueada de moda y chupa de boda como dijera don Rafa Pombo, hiciera popó de una manera sosegada y tranquila. Una vez terminado el biológico e inaplazable evento, la muchacha, muy pulcra ella, con un trozo de papel higiénico tomó los dos cilindritos de caca y los depositó en una bolsa plástica que estaba sosteniendo el muchacho. Yo los miré y ellos me sonrieron fraternalmente. No pude hacer otra cosa que felicitarlos. Esa es una actitud de personas respetables y decentes, les dije. Ustedes dirán, y este porque hace tanta alharaca por una corriente defecada de un can sin ningún embutido de perro norteamericano. Pues es que ahí es donde está precisamente el misterio del asunto. Que Barbosa, El Manicomio más grande del mundo, según mis apreciaciones sociológicas, es uno de los municipios de Santander que más tiene perros callejeros. Y eso qué tiene qué ver, me preguntarán. Cómo que qué tiene qué ver, les respondo ipsofacto. Pues que Barbosa es, de pronto, el pueblo que más atesora en sus hermosas calles excrementos de perro de todas las razas y de todas las clases sociales.
Claro porque hay perros burgueses, de refinada procedencia, y perros proletarios o callejeros, sin esperanza ninguna. Como ustedes pueden ver y lo saben con exactitud, es que de todas maneras, sea cualquiera la clase social de la que provenga el perro, los excrementos son igualmente repugnantes, lo mismo que la de los seres humanos. Pero lo verraco es que las señoras semi-pequeño-burguesas de la sociedad manicomiana, sacan sus perros a hacer popó en las calles y demás lugares públicos o sociolugares, como si el municipio fuera la vulgar cueva de Rolando, razón por la cual los transeúntes tienen que transitar las vías prácticamente bailando tango o mapalé para no untarse los zapatos de tan odiosa basura animal. Por eso  ve usted frente a los bancos, las cafeterías, heladerías, panaderías, sitios de diversión y hasta las clínicas y el hospital, restos de excrementos que, así sean en menor cantidad, producen la peor imagen de una ciudad y a la vez generan hedores nauseabundos. Pero de qué sirve  matarse la cabeza si para este tipo de problemas no hay ley. Mejor dicho, no se puede meter a la cárcel al propietario de un perro cagón. La única alternativa que queda es castigarlo socialmente haciéndolo ver como un ignorante de la cultura ciudadana. Como un vulgar pelafustán.

Hacerle ver, sin que se dé cuenta porque se corre el riesgo que saque el cuchillo y lo despedace a puñaladas, que eso está pésimamente mal hecho porque todos los ciudadanos merecen respeto, y que los excrementos de todo animal, incluido el humano,  es lo más repudiado por cualquier persona sana y decente. Existen normas con carácter de obligatoriedad para estos casos. Pero qué sacamos si nadie las hace cumplir. Sólo nos queda por esperar a que, de lo más profundo del ser humano que se llama racionalidad, aflore la lógica y con ella el milagro que la gente se vuelva sociable. Porque uno no entiende cómo, una persona con dos dedos de frente, medianamente educada, es decir que sabe leer y escribir, saque su perro no a pasear sino exactamente a hacer sus necesidades fisiológicas a las calles que constituyen los sociolugares más importantes de todas las ciudades del mundo. ¿Será que seguimos siendo cavernícolas y no nos damos cuenta? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...