Google+ Seguidores

domingo, 17 de abril de 2016

Filosofía importada o no, debe perseguirse la corrupción

Nota: El siguiente comentario surge de una columna de un reconocido dirigente político. Leer aquí la columna
Por: Bernardo Socha Acosta
El análisis publicado en un sitio web, en relación con las políticas que se están aplicando en la administración de la capital de Santander, es  muy  imaginativo e investigativo,  pero para cualquier lector,  sería estar en contra de las medidas que buscan derrotar la corrupción.
Realmente, que sea o no, una tesis    importada de los grandes filósofos,  a nuestro municipio y a Colombia le caería muy bien una teoría de esta clase, antes que sea tarde y el país  siga acumulando los desbordados problemas, la mayoría  derivados de la corrupción que está ahogando a los conciudadanos.
De la corrupción se escribiría toda una bibliografía en la que aparecerían, un alto número, tanto de quienes han ejercido la política, como de algunos dirigentes del sector privado que han servido de cómplices para cometer los más grandes robos a las arcas del estado. (Ej: el carrusel de la contratación por citar algo)   Quien pretenda ignorar estas realidades, ó, ha  participado o, no tiene conciencia de la gravedad que eso representa, para el presente y el futuro de un país.
Esa realidad que viven los colombianos por los hechos de corrupción, es el factor  que le ha merecido la peor imagen histórica al Congreso de la república.  Y, de ésta  triste y lamentable realidad (la corrupción) habría mucho de qué hablar, especialmente de las consecuencias. Entre ellas, que los gobiernos de turno, en cambio de castigar hasta con las medidas más drásticas… a los corruptos,  no encuentran otra cosa que esquilmar al pueblo trabajador y honesto, con las tenebrosas Reformas Tributarias, que lo único que logran es aumentar el espacio entre quien tienen más y quienes tienen menos; o mejor, haciendo que en Colombia haya más concentración del poder  económico  en pocas manos y aumentando el nivel proletario y la mendicidad.
Pero volviendo al tema, en relación con la administración municipal de Bucaramanga, lo cierto es que hay que respaldar propuestas orientadas a hacer rendir más el dinero que pagamos los contribuyentes.
Es que la corrupción, sea en nuestro medio o en el país, no puede seguir haciendo carrera  que, donde una obra que tiene un costo real de una determinada suma, por ser contratada por el estado, tenga un costo hasta tres veces o, más el valor real.
Y no es necesario discutir, si se hicieron las obras o no; lo que se debe discutir es, a qué precio se hicieron.
Y, si en Bucaramanga se pretende hacer algo por buscarle mejores días a sus habitantes, pues vale la pena apoyar cualquier medida encaminada en este sentido; sean medidas importadas o no; o que sean ideologías, o no de los grandes filósofos, lo que esperamos sus habitantes, es que el dinero que pagamos los contribuyentes, rindan; que tengan la mejor aplicación y que se reflejen en cosas productivas y necesarias. 
Tampoco debemos ser tan dramáticos, al señalar que las medidas contra la corrupción, sean para eliminar personas naturales, como muchos lo pretenden hacer creer.  No es así; estas medidas están orientadas a destruir, pero las viejas prácticas que han empobrecido las arcas del estado en general, ya sean municipales, departamentales o nacionales. Lo importante sería que todos trabajáramos por una cultura anticorrupción.   #bersoahoy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...