Google+ Seguidores

sábado, 25 de octubre de 2014

Los premios de periodismo

                                         Trafugario
       Por: José Oscar  Fajardo 
Fuentes de alta fidelidad me dijeron que a finales de este mes se hará lanzamiento oficial del premio de periodismo Luis enrique Figueroa Rey, organizado por la gobernación de Santander. Esa es una cosa que debo y tengo que relievar porque, creo que ni se imaginan el bien tan grande que le hacen al ejercicio de este bello oficio  en esta parte del país. Soy exacto en delimitar el espacio donde se desarrollan los hechos, tal vez por las mismas técnicas que debo emplear cuando escribo cuento o novela. Pues he podido enterarme en otros sectores de la patria, que en nuestra amada Bucaramanga se practica uno de los peores periodismos del país. Y a mí, que sacrifiqué mi carrera de ingeniería por dedicarme a él con todos los tuétanos del alma, me duele como si me pisaran el dedo de la uña encarnada que la gente así lo sienta. Que somos simples gacetilleros y correvediles. Por algo lo dirán. Porque como decía Facundo Cabral, si una sola vaca comiera pasto, sería un fenómeno  del mundo. El problema es que todas las vacas comen pasto, y eso ya yo no es fenómeno. Lo siento por mí y por todos mis colegas que se merecen todo mi respeto intelectual, ético y profesional. Pero la verdad es que, en el fondo no me da rabia porque, los que lo afirman en gran medida tienen razón. Va uno a ver y es así. No lo digo por el, o los títulos obtenidos porque eso a la hora de la verdad no dice nada. Cualquiera los puede comprar.
Periodista es aquel que habla en la radio, se cranea sus programas y en ellos invierte cerebro, inteligencia, racionalidad, filosofía, experiencia, honestidad, honradez, respeto, sabiduría. Y que también los expresa por escrito a través de sus columnas de opinión, sus ensayos, y en otros respetables eventos. La conferencia y la cátedra universitaria, por decir algo. También es aquel que escribe noticias, crónicas y reportajes o los hace en la radio o en la televisión. Periodista es aquel que ejerce una crítica fundamentada, documentada, intelectualizada y sólida como el acero al tungsteno. Por eso los premios de periodismo deben ser diamantinos como los premios Nobel de las ciencias y las Bellas Artes. Porque el ganador hace célebre al premio y el premio hace célebre al ganador. Eso tiene como lógica consecuencia que las ciencias y las Bellas Artes se depuren como piedras preciosas, y sean tan fuertes como el diamante y a la vez igualmente valiosas. Me gustan los premios de periodismo porque eso ahuyenta a los mediocres. Los saca del juego por simple sustracción de materia o los obliga a que se pongan a la par con los que realmente tienen la valentía y la honradez de prepararse profesional, intelectual y académicamente como lo hace, por argüir algo, un cirujano del cerebro, que sabe muy bien que la vida de su paciente depende de él.
Los premios de periodismo me gustan porque le dan la oportunidad a todos los obreros de este bello oficio de demostrar con talento, cómo fue que se forjó el acero. Y porque le enseña a los destinatarios de la crítica cuando esta se hace, así sea a nuestros propios gobernantes, que la loa, el cepillo y la sobada de chaqueta los hace todavía más vulnerables y mediocres. Pues un chambón que con su pluma o sus palabras necias le llena de flores y olivos el camino a un gobernante, líder o personaje inepto, sin que ese sea su objetivo, lo está volviendo más inepto. Otra cosa es exaltar a los grandes de acción y corazón. Me gustan los premios de periodismo porque glorifican la profesión, la depuran y la elevan a su intocable estirpe de las Bellas Artes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...