Google+ Seguidores

domingo, 22 de abril de 2012

EL PROCURADOR

Por Pedro Gerardo Tabares C.
Se presentan en el momento aspectos que permiten analizar el comportamiento de los dirigentes del país que deben manifestarse como cultores de la constitución y la ley, entre quienes está el procurador General de la Nación doctor Alejandro Ordóñez Maldonado, que con arraigo santandereano ha presentado importante labor dentro de lo que corresponde al derecho colombiano, con interpretación y criterio que parecían ir desapareciendo.
Pero frente a tal visión loable, no es posible entender que si obra con rectitud frente a la ley, sus convicciones en oportunidades lo aparten de lo que la misma constitución consagra, en su manera de pensar, en orientar imposiciones de comportamiento de la vida diaria más allá de lo que ella permite. En efecto, todos podemos y debemos defender las convicciones religiosas, pero cuando representemos al Estado en temas legislados debemos tener neutralidad y no en que todos deban atender nuestras convicciones, incluyendo otras que se relacionan con las consagraciones textuales de libertad.
Debe hacerse, como los hemos repetido muchas veces, distinción entre lo que la ley define, y la formación cultural, ética, religiosa y de comportamiento, lo cual se entiende, porque para cada aspecto filosófico que tengamos hay escenarios propios para cumplirlo, y podemos exigir el debido respeto, así como los demás nos exigen igual comportamiento.
Tampoco puede decirse que por razón de la investidura no se pueda expresar lo que se piensa sobre tópicos sociales, que en el tiempo van cambiando, puesto que lo que pareciera loable en el pasado, hoy puede ser malo o impracticable porque la legislación lo dejó de tener en cuenta o simplemente dejó de concretarlo en normas y que por ello no se reconozca la aplicación del derecho con la dinámica que tiene en el momento.
Ahora que ha manifestado su aspiración de continuar en el cargo, se puede decir que por su trabajo es justa aspiración, sin embargo existen normas de derecho que indican procedimientos que de darse estarían reconociendo una labor importante, acaso como ningún funcionario de esa naturaleza lo haya cumplido en los últimos veinte años. No hay razón para que quien obra bien en el servicio, no se considere su labor para continuar en él. Como santandereanos aspiramos a que continúe en tan delicada labor. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...