Google+ Seguidores

martes, 23 de diciembre de 2014

Navidad Dulce y Triste

                                 Por Gerardo Delgado Silva
La extensión universal de la Fiesta de Navidad,  así como su profundidad en los sentimientos de las gentes, son de las muestras más eficaces del sentido ecuménico del cristianismo.  El Nacimiento del Niño en el pesebre como fuerza humana que desborda y desafía a las demás de todos los tiempos, es una escena que identifica a las almas sensibles, más allá de cualesquier otras consideraciones, inclusive las religiosas.  No es preciso ni siquiera ser creyentes en alguna deidad, para comulgar en estas emociones.  Es una fecha de exaltación del ser humano, desde la modestia de las pajas de Belén, hasta las proezas supremas del Espíritu.  Y con este motivo se concreta al ser humano en el niño, en los niños.
Es, por excelencia, la fiesta de los niños, la de la Navidad,  así pase con frecuencia, infortunadamente, sin dejar huella de un serio propósito de obrar bien frente a la infancia.
En ese como en otros aspectos, las vibraciones de Navidad son pasajeras; apenas un remanso en el turbión de los hechos, de las pasiones, de los conflictos, de las guerras, de las obcecaciones.
Es pertinente recordar, que nadie como el prestigioso escritor inglés Charles Dickens, en El Cuento de Navidad, ha sabido captar con gran imaginación ternura y amor por los que sufren el Espíritu de la Navidad.
Tres fantasmas, los de las navidades pasadas, las presentes y las futuras tocan y cambian el corazón de un viejo avaro quien ve a lo largo de un tortuoso recorrido por su vida, como las gentes sencillas algunos de ellos servidores del anciano Scrooge, en los días de la conmemoración de la venida de Jesús, hacen a un lado sus sufrimientos y pesares- o por lo menos tratan de olvidarlos- para unirse en familia y recogerse en la espiritualidad y la Fe. Entiende el testarudo Señor Scrooge – y ese es el mensaje del cuento – como la alegría de la vida está hecha de lo simple, de lo fácil y lo bello que hay en el corazón del ser humano, no importa lo duro y cruel que pueda ser y que ello es más evidente en el entorno familiar que debe ser el centro de atención de estas fiestas navideñas, que invitan a reflexionar en cómo hemos sido a lo largo del tiempo con nuestros semejantes y nuestros seres queridos.
Entonces, resulta agobiante, saber que la violencia salvaje y primitiva haya sido el común denominador de nuestra historia.  Nunca, con cualquier régimen anterior la vida humana ha merecido el elemental respeto que Jesús predicó con amor como Dios, y que la civilización – o lo que por tal se entiende – le reconoce.
El hecho de que en otros pueblos ocurra igual cosa no es disculpa para aceptar el terrorismo, los falsos positivos- otra forma de terrorismo-  y todas las formas de atentados, ya provengan de los grupos subversivos o de los paramilitares, como algo tan normal como inevitable, a lo que no hay más remedio que acostumbrarnos pues no tiene escape.
Hasta ahora, con los diálogos serios se busca borrar las causas de la violencia fratricida en todas sus formas de oprobio.
Escandalosa oposición con la moral cristiana, traducida en los principios básicos de nuestras leyes. El informe de Human Rights Watch: “Aprenderás a no llorar: Niños combatientes en Colombia”, ha puesto el dedo en una llaga hace tiempo abierta y descuidada.  El reclutamiento de menores de edad en las filas de la guerrilla y los paramilitares  en nuestro país es una práctica tan horrenda, como anti-cristiana.  Y lamentablemente, combatida apenas de palabras.
¿ Es así, como se obra bien frente a la infancia?.
Se ha ofrecido al mundo moderno el mas negó y tiste espectáculo de rechazo  a las sublimes virtudes proclamadas y enseñadas por Jesús.
Navidad no es solamente fiesta y boato, no es únicamente el intercambio de regalos.  Navidad es hermandad, es bondad, es la palabra amable, la mano amiga, la oración.  Navidad es la visita al que sufre, el acto de desprendimiento y de afecto.  Es la oportunidad
De renovar el espíritu, de insistir en la incansable búsqueda de la reconciliación.  Desde ahí es de donde se construye la Paz, no obstante los enemigos y su grotesca  y reprochable irracionalidad.  Ahí está el leviatán denominado “Centro Democrático” del Señor Uribe Vélez, donde milita José Obdulio Gaviria, asesor de su primo Pablo Escobar Gaviria, el más grande narcotraficante y terrorista del país, y otros de extrema derecha, algunos altos funcionarios, que encubren la realidad, aquella que ha engendrado la pobreza que hoy es miseria.
Empero, como los colombianos de bien anhelamos la paz de la cual dijo Jesús: “Mi paz os dejo, mi paz os doy…” el pueblo tiene conciencia sobre el crítico estado actual de la sociedad que viene de tiempo atrás, apoya evidentemente los diálogos y recuerda agradecido esas palabras de David en el Salmo 42: Júzgame tú oh Dios, y toma en tus manos mi causa, líbrame de la gente impía, y del hombre inicuo y engañador.” Colombia está persuadida de quiénes son esos hombres inicuos y engañadores.
Qué bueno sería que cada colombiano hiciera hoy no solo un acto de Fe, sino de desprendimiento para arrancar una sonrisa al que sufre, para ofrecer consuelo al deprimido, para dar un juguete por sencillo que sea, al niño que no lo recibirá. Desde ahí, es desde donde se construye la paz y se revive la Fe.  Un acto vigoroso de solidaridad y de fortaleza moral, en torno a los motivos más valiosos y enaltecedores de la especie, sintetizados en el espectáculo del Nacimiento del Niño Jesús, cada día más fuete en su debilidad, al través de los siglos y los siglos.
Feliz Navidad.  Que la Noche de Navidad, acerquemos los corazones a Dios.  (escrito para www.bersoahoy.co)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...