Google+ Seguidores

martes, 20 de octubre de 2015

Que gane la ciudad: Todo será posible

Por Luis Eduardo Jaimes Bautista (J.B.)
Escribir sobre un tema especial de la realidad cotidiana, en estos momentos de efervescencia política, donde se está escogiendo al burgomaestre que dirigirá los destinos de la ciudad bonita: Bucaramanga. He tenido tantas coincidencias, en la lectura que llevo, como es el magnífico libro de Edward Glaeser, titulado “El triunfo de las Ciudades”, profesor reconocido en economía urbana.
Glaeser se dedica con pasión al estudio de la dinámica de las ciudades y, al hilo de ese gran tema central, la historia de la cultura, la economía, la tecnología, la ecología e incluso la sociología y psicología. Como el mismo lo escribió: “las ciudades han sido motores de innovación desde la Atenas clásica.
Si tomara como muestra dos ciudades: Medellín y Bucaramanga, vemos la diferencia, la primera crece, se moderniza, la segunda se estanca y crea conflictos, porque se necesitan gobiernos enérgicos y pulcros. Competentes que garanticen seguridad, movilidad, cultura e inclusión de sus mismos ciudadanos en el desarrollo, catalizando los problemas sociales y sus habitantes sacándolos de la marginalidad.
He cavilado este aspecto porque, al tomar en serio sus habitantes mayores de edad, qué candidato escogen para que lleve los destinos de la ciudad, entrevisté a Carlos Ibáñez Muñoz, formado en la ideas liberales y el derecho. Todo un caballero, para una ciudad que se tiene que gobernar con acuerdos, ordenanzas y leyes. Aunque lo más importante es su visión de ciudad, él ya tuvo en sus manos hace 20 años de la que dice que por aquella época fue bastante difícil gobernarla por primera vez con déficit presupuestal por la cantidad de obras que estaban proyectadas para ejecutarlas, para él este nuevo reto, son gajes del oficio. Hoy cuando una administración a tres meses de terminar tiene unos pasivos alrededor de 219 mil millones, de un presupuesto que entrará en estudio por el Concejo de la ciudad después de las elecciones regionales y se fijan de acuerdo a las rentas y gastos del municipio de Bucaramanga para la vigencia fiscal 2016 por un valor de $902 mil 235 millones 342 mil 370 pesos.
Una cifra donde están incluidos los impuestos las trasferencias de la nación, para manejar dos grandes rubros, gastos de funcionamiento e inversión. Pero qué piensa hacer Carlos Ibáñez, apelar a la gestión de proyectos y dándole facilidades a los contribuyentes en los impuestos y el pago de estos, en este caso el impuesto predial, llegando a ser elegido, presentará un proyecto de acuerdo para que se pague por cuotas como pagamos los servicios públicos.
En cuanto al manejo de los recursos, la Secretaría de Hacienda, será administrada por un hombre o mujer que conozca muy bien las finanzas públicas, que tenga imaginación, creatividad, liderazgo para que entre el alcalde y su secretario diseñen estrategias para desentramar procesos hacia el interior.
Un buen alcalde debe pensar en Bucaramanga, solucionar la problemática en la movilidad del transporte urbano. Si la miramos en sus dos comportamientos, Ibáñez manifestó que hace 20 años era más culta, pero menos educada. Hoy es todo los contrario es más educada pero más inculta y tiene que cambiar porque se necesita más cultura ciudadana, sentido de pertenencia por la ciudad, que se respete la ley y la autoridad, ser tolerantes, para poder convivir entre vecinos. Respetar las mínimas normas de comportamiento. Se tenga cultura para manejar en la movilidad, cultura de seguridad, cultura para cuidar los bienes públicos.
La alcaldía se descentralizará hacia los cuatro puntos cardinales, para ver los factores sociales de la comunidad, igualmente cumplir con la firma del pacto por la trasparencia, manifestando que no existirá parcelación de las secretarías, la escogencia de sus servidores serán jóvenes y mujeres con pergaminos.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...