Google+ Seguidores

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Fanatismo Vesánico y Cruel

                                 Por: Gerardo Delgado Silva.
En la década de 1930, surgió la doctrina del Nazismo. Hinderrburg nombró a Hitler Canciller, quien tenía el Partido más numeroso y fuerte de Alemania el Nacionalismo (NAZI), al morir aquel, Hitler se convirtió en Führer (Caudillo) del Tercer Reich (1934).  Hitler tenía una mente corriente, pero había sido dotado de las condiciones del demagogo y del trapacero, su inspiración, parece haber estado limitada a dos ideas que eran ambas producto de una mente y un corazón estrechos.  Anexionaría al Reich Alemán, la mayor cantidad posible de territorio conquistado que tuviese alguna perspectiva de ser capaz de asimilar.  El resto de Europa, – aliados, satélites,  y pueblos conquistados por igual – sería reducido a un Estado servil, infrahumano en sus categorías más bajas, dentro del hipertrofiado imperio colonial europeo del Reich Alemán.
La Ideología Nazi, con su espíritu de obediencia ciega al “Líder”, su odio a las minorías raciales y políticas, sus apetitos de conquista y dominación y su exaltación del Pueblo Alemán y de la Raza Nórdica, ejerció en los jóvenes, una atracción emocional poderosa, los ganó para la causa Nazi y los transformó en luchadores y creyentes apasionados.
El Estado Nazi se organizó sobre la base de la existencia de un Partido Único – el Nacional Socialista – cuya doctrina elaboró en gran parte el Doctor Rosenberg.  Para pertenecer a él, se requería ser Ario Puro, esto es, no tener ningún antepasado judío, y sus miembros debían obedecer ciegamente las órdenes del Führer, o Conductor, que no tenía que dar cuenta de sus actos a nadie.
Los Campos de Concentración y las Cárceles comenzaron a reunir a los que no querían convencerse rápidamente de la bondad del Régimen.
Mediante diversas organizaciones, el Frente de Trabajo y la llamada hacia la fuerza por la alegría, se aglutinaron las masas populares, sobre cuya infancia y juventud realizaron una sistemática labor de uniformización y otros organismos diestramente dirigidos.  La conducta de los Nazis superó todo lo imaginable en cuanto a brutalidad organizada.  Una ola de torturas brutales, ejecuciones, secuestros, deportaciones, trabajos forzados, y genocidios, en quienes no fueran Arios Puros.
 Ahora, paradojalmente la faceta más fanática y cruel surge de Israel, en un ciclo histórico iniciado con el terror y sus secuelas de una sociedad atrapada en las mallas del miedo, confundiendo a los niños en sus escuelas deliberadamente, con el mundo enemigo árabe, no obstante ser dos representantes sobrevivientes del pueblo semita, los árabes en mayor medida que los judíos.
Son desalmados, y la muerte horrenda que se ha desatado en Gaza, produce escalofrío.  Increíble en personas como los judíos que sufrieron como ya señalábamos, tantos vejámenes.  Es un abismo insondable.
Por eso creemos justo que el mundo pida una decisión que apacigüe las aguas, calme las iras y a la vez aclare el porvenir de la Paz Mundial.  Ojalá nos equivoquemos, pero está realmente en peligro.
Porque las furias del Averno, se han desatado con el impacto tenebroso que pretende arroyar la dignidad del ser humano con el impacto tenebroso de abrir las puertas a otra Guerra Mundial, una Hecatombe.
En Gaza, se está viviendo la faceta más fanática y cruel en una mezcla insidiosa, por intencionada y malévola.  Fanatismo de los Israelitas y Palestinos, de gentes dispuestas a morir matando, fruto a su vez del terror de las miserias e iniquidades con el mundo pobre.
En uno de sus preclaros pensamientos, referido a otro acontecer dramático, pero aplicable a esta tormenta, Saramago dijo en Bogotá: “… Lo que estamos viviendo no es un designio Divino de obligado cumplimiento: Es la consecuencia de políticas abyectas que hay que remediar…”.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...