Google+ Seguidores

sábado, 26 de marzo de 2016

Fútbol y fanatismo

                        Trafugario 
Por: José Óscar Fajardo
Hace unos años publiqué una columna en esta misma tribuna en la cual le contaba a los lectores que un sicoanalista alemán había afirmado que el fútbol era el deporte de las grandes masas porque las grandes masas eran energúmenas e indiscutiblemente brutas. De la misma manera el profesor proponía que, por causas contrarias, el ajedrez era el deporte de las minorías, precisamente porque necesitaba en los individuos que lo practicaban, procesos mentales muy similares a los de las matemáticas. Y ese es el dolor de muela de muchos estudiantes en el mundo, sobre todo en los colombianos donde según las pruebas Pisa, somos unas miserias humanas en el mapa de las derivadas y de las integrales, de los campos escalares y de los vectoriales y para qué decir más. Yo no es que esté totalmente de acuerdo con ese imaginario sicoanalista porque fue un invento de un personaje de una de mis novelas, pero sí veo que el concepto tiene mucho de verídico. Si bien es cierto que el premio Nobel de literatura Albert Camus, autor entre otros relatos de El Extranjero, y el más joven en recibir tal galardón, era un aficionado del fútbol de pies a cabeza, nunca se supo si era en realidad un fanático. Del connotado exfutbolista argentino  Jorge Valdano, autor de siete libros y además mundialista junto con Diego Maradona y otros, tampoco se ha sabido jamás que fuera un fanático.
Lo mismo podría decirse de otro montón de intelectuales del mundo entre los que también se cuenta  el escritor Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina, y de los que claramente uno puede afirmar, así por simple inspección, que de ninguna manera eran fanáticos del deporte de las grandes masas. Pero que las grandes masas son el terreno abonado para todo tipo de fanatismos y no sólo del fútbol, es una verdad de Perogrullo que fácilmente puede calificarse como axioma. La suma de las partes es igual al todo. La política y la religión, por decir algo. Después de ver el partido de la selección Colombia el jueves anterior, una niña de unos diez años decía agresiva que, “Ese Pekerman era un burro por los cambios tan pichurrias que había hecho”. Yo estoy seguro que ese concepto no es producto de su razonamiento lógico sino que, seguramente lo escuchó de un fanático. O puede ser también el resultado de “El efecto de las redes sociales y la TV en los niños”, conferencia que he dictado en muchos colegios y varias universidades del país. De todas maneras no es más que una forma de fanatismo exacerbado. Es un comportamiento obsesivo adquirido porque, estoy totalmente seguro, reitero, esa nena que todavía huele a tetero rancio, no elabora esos conceptos.  
Que a los niños les guste el deporte y sobre todo el fútbol y sientan nuestra selección, me parece un enorme progreso cultural porque los deportes, como las Bellas Artes y las ciencias, son las más prolijas manifestaciones de la racionalidad de los seres humanos. Cosa muy diferente es el fanatismo imbécil, irracional y perverso. Un individuo fanático puede convertirse fácilmente en un delincuente. El fanatismo es la base “filosófica” fundamental para el caudillismo y este es el caballo apocalíptico de cualquier sistema político y en efecto de la democracia. El fanático, que puede ser religioso, político, deportivo, del sexo, del dinero, es un paranoico obsesivo capaz de llegar a conductas criminales con tal de ver satisfechos sus deseos o sus intereses. El fanatismo es lo que hace que un “hooligan” mate a una persona indefensa sencillamente porque habló mal de su equipo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...