Google+ Seguidores

domingo, 1 de abril de 2012

La Costa Atlántica región de conflictos por tierra


MAGDALENA Y EL RETO POR EL CAMBIO
Por: Alejandro Arias
A las 5 de la tarde del pasado jueves trascendió el nombre de Alejandro Reyes Posada como nuevo Director de INCODER. Noticia que, entre otras, registró Caracol Radio (Ver http://bit.ly/Hl3b8K)  
Los procesos de justicia transicional y la restitución de tierras son, a mi juicio, el gran reto del Gobierno del Presidente Santos en materia de DDHH y reparación a las víctimas del conflicto. Y que el proceso de Ley de Tierras lo asuma, desde el INCODER, Alejandro Reyes es prenda de garantía para el Gobierno y las victimas.
No hay dudas que Reyes Posada es una autoridad cuando se trata de abordar la problemática de la distribución de la tierra y la incidencia del despojo de ésta en la crisis humanitaria que padecen más de 3 millones de colombianos, hoy desplazados y desposeídos. Sus investigaciones abordan esta trágica realidad de forma cruda, pero igualmente cierta. Guerreros y campesinos, el despojo en la tierra en Colombia y el estudio titulado Violencia y el Problema del Agro ilustran con lujo de detalles el profundo conocimiento que tiene en esta materia.
La Costa Atlántica es la región con mayores conflictos por la tierra. De los 155 municipios que la integran, hay 55 con conflictos abiertos por la tenencia de la tierra, 24 con alta presión campesina y 5 de colonización. Para el caso del Magdalena los conflictos se presentan en 6 de los 29 municipios y la presión campesina por la tierra se da en 7 municipios del Departamento de acuerdo con las conclusiones de Reyes Posada.
Esta presión violenta, por el control y la posesión de la tierra, tiene como factores propiciadores a los grupos armados ilegales como el ELN, EPL, FARC y las AUC.
De acuerdo con la obra Parapolítica La ruta de la expansión paramilitar y los acuerdos políticos, de la Corporación Nuevo Arco Iris (2007), algunos de esos factores están en el marco de la legalidad. Tal es el caso, según dicha publicación, de ciertos sectores de los grupos económicos más representativos (ganadero, bananero, cafetero y comerciantes), que, sintiéndose afectados por las incursiones guerrilleras en el departamento, utilizaron este hecho para justificar la promoción y fortalecimiento de grupos ilegales armados, en nombre de la defensa de la propiedad y la protección de intereses privados, muchos de ellos ilegales.
Conclusiones que expuso Priscila Zuñiga, actual Secretaria de Gobierno de Santa Marta, en el capítulo Ilegalidad, control local y paramilitares en el Magdalena en la que además precisó que para entender este hecho hay que hacer referencia a las tendencias políticas en el Magdalena, las cuales han pertenecido a la tradición del Partido Liberal, aunque en el área del centro del departamento (Cerro de San Antonio, Santa Ana, Pijiño del Carmen) existe una fuerte presencia del Partido Conservador. (. . .) Algo similar ocurre con la gobernación del departamento, la cual no ha sido ocupada por los conservadores desde que la constitución de 1991 instituyó su elección por voto. Esto ha hecho del Magdalena un verdadero fortín electoral del Partido Liberal.
Esta combinación de violencia amparada desde la legalidad por los actores productivos y políticos terminaron marcando al departamento del Magdalena a un punto que pareciera ser imposible superar las dramáticas secuelas de dolor, pobreza y tragedia que en cifras registran 122.957 desplazados y 22.217 hectáreas abandonadas por causa de los violentos, según cifras de Acción  y Pastoral Social, respectivamente.
Si bien es cierto que la educación, la salud, la infraestructura vial, etc. constituyen desafíos para la administración del actual gobernador, Luis Miguel Cotes Habeych, creo que los DDHH, los procesos de justicia transicional, la reparación de las víctimas y la restitución de tierras vienen a ser la verdadera prueba de fuego de cara al país y la comunidad internacional.
Abordar estos temas con transparencia; proponiendo estrategias que ofrezcan seriedad y garantías por parte de la administración departamental serían un claro y contundente mensaje de que en el Magdalena hoy no aceptamos ninguna influencia pasada de los violentos y que estamos dispuesto a rectificar.
Bienvenido el nombre de Alejandro Reyes Posada al INCODER; y ojalá con él y el Gobernador Cotes Habeych demos pasos hacia el respeto por el Magdalena asumiendo el reto por el cambio aferrándonos a los DDHH y garantizando la reparación a las víctimas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...