Google+ Seguidores

viernes, 29 de junio de 2007

LA MUERTE DE LOS DIPUTADOS




La fatídica muerte de los once Diputados retenidos como rehenes por la guerrilla de las FARC constituye una muestra palpable de la irracionalidad de la guerra; los insurgentes y el Estado, dirigido esta vez por el Presidente Alvaro Uribe, se trenzaron en una disputa estéril e injusta que ignoró la dignidad y los derechos de sus víctimas; ninguna de las partes quiso ceder un ápice para salvar las vidas de estos líderes regionales, simples alfiles en este juego macabro, que permanecieron retenidos en las selvas inhóspitas de Colombia por más de cinco años, truncados sus proyectos de vida, alejados de sus familias en condiciones angustiosas y adversas cuyo largo cautiverio terminó con su muerte en un acto más de confrontación de una guerra que sólo los consideró una prenda útil para negociar pequeños intereses de los actores del conflicto.

En este caso como ocurrió en la toma del Palacio de Justicia de Bogotá, ante las “razones de Estado” nada valieron los intereses de la vida, como importan poco o nada la suerte de los millones de colombianos que sufren en la indigencia, las enfermedades y la miseria o los niños que mueren por desnutrición o son víctimas fatales de simples dolencias curables; la justicia y la igualdad de los colombianos poco importa frente a las ganancias del capital y la creciente concentración de la riqueza en los monopolios nacionales e internacionales que, como las aves de rapiña, ahora disfrutan de la bonanza económica en un panorama de dolor y miseria.

De una u otra manera los colombianos somos víctimas del conflicto social y político generado por la desigualdad, la injusticia y la falta de oportunidades; el Estado colombiano promueve e implanta mediante la fuerza y la violencia un modelo económico que privilegia el lucro de unas minorías y niega y reprime los derechos de los ciudadanos; la educación, la salud y la vida han perdido su carácter de derechos fundamentales de las personas residentes en Colombia para convertirse en el botín del desenfrenado afán de lucro de los mercaderes y los corruptos que emplean todos los medios, inclusive la violencia física y la muerte, para obtener sus egoístas y funestos propósitos.

En nuestro país el Estado Social de Derecho, basado en la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad que predica la Constitución, es un simple embeleco, una ficción política que encubre los verdaderos intereses y designios del poder económico dominante. Frente a los intereses del capital la dignidad humana y la solidaridad son simples obstáculos, estorbos que se deben obviar, en cuanto puedan afectar los estados financieros de las organizaciones monopólicas.

Las familias de los diputados del Valle, comparten su dolor con muchas otras familias colombianas que también lloran hoy a sus muertos, desaparecidos y demás víctimas de la guerra; muchos colombianos han sido desplazados de los campos y aldeas que los vieron crecer; muchos colombianos deambulan tristes, sin rumbo y sin esperanzas por las calles de las grandes ciudades y otros tantos han abandonado el país empujados por la violencia y la miseria; poco a poco la mayoría de los colombianos perdemos este país que fue nuestro y que hoy es entregado sin ningún escrúpulo al mejor postor; poco a poco nos convertimos en extraños en la patria que nos vio nacer.

REINALDO RAMIREZ

Bucaramanga, Junio 29 de 2007

martes, 19 de junio de 2007

LAS PEZUÑAS DE LA PARAPOLITICA

Por: Reinaldo Ramírez


Es evidente para cualquier observador desprevenido que las pasadas elecciones en los Estados Unidos que le dieron al Partido Demócrata el control del Congreso de ese país están generando profundos replanteamientos en la cúspide del poder imperial, tanto en el aspecto político, como en el campo económico y militar.

El esquema económico neoliberal, basado en la concentración del capital y la globalización de la pobreza, está haciendo agua en todo el mundo capitalista; la exagerada concentración de la riqueza en los monopolios trasnacionales ha privado, en el mundo, a millones de personas de las condiciones mínimas de supervivencia y estas grandes masas humanas, que día a día se multiplican, carecen, por lo mismo, de ingresos para adquirir los bienes y servicios producidos por las fábricas que le dan rentabilidad y oxigenan el capital; por esta razón el capital termina asfixiado por su propio éxito.

La estrategia militar de la dominación y el mantenimiento del sistema económico imperial, igualmente está en crisis; los esquemas de dominación de los pueblos sometidos mediante sus tropas de ocupación y su chantaje nuclear sobre las demás naciones pierden a diario la eficiencia de otros tiempos; los métodos de represión violenta empleados por los Estados Unidos y las ventajas tecnológicas de su maquinaría bélica están siendo superadas por la resistencia empecinada de los nativos de los países dominados.

A partir de la década de los años ochenta el Gobierno de Ronald Reagan y sus sucesores, pusieron en práctica la creación de bandas paramilitares tanto en América Latina como en Asia; esté método criminal de contención social en países como Colombia, creció y se desarrolló bajo el estímulo y la protección de los poderes institucionales que, con la excusa de la lucha antisubversiva, cumplen la misión específica de apoyar a las fuerzas regulares de los estados, en la tarea de hacer el trabajo sucio y reprimir, matar y desaparecer a los descontentos.

En Nicaragua, país que luego de una cruenta guerra logró derrotar la vieja y decrépita dictadura Somocista que gobernó ese país con mano de hierro para defender los intereses norteamericanos, vimos surgir la llamada “contra” dirigida descaradamente por asesores gringos y financiada por el imperio, inclusive mediante el tráfico de drogas, con la misión específica de desestabilizar el Gobierno Sandinista e impedir la realización de sus programas de reconstrucción social y desarrollo de ese país.

En nuestro país, el proyecto paramilitar tuvo por modelo la contra nicaragüense y hace parte de la estrategia norteamericana de la guerra preventiva contra las fuerzas políticas y sociales que irrumpen en la sociedad y cuestionan su política de expoliación y dominación; sin embargo, el brutal proceder del paramilitarismo se ha desbordado y ha ganado el descrédito y el rechazo de la sociedad; ahora, alarmados y temerosos por el peligro que representan sus antiguos socios, sus gestores y beneficiarios tratan de recuperar el mando sobre sus huestes criminales cuyos jefes se sienten usados y discriminados; son concientes que en la repartija de los beneficios económicos y el poder político acumulados han sido ignorados.

Los comandantes y las tropas paramilitares, tanto los desmovilizados como los que continúan armados y en actividad, se han constituido ahora son un peligro para el establecimiento por la capacidad de chantaje que les otorga su poder militar y económico y la información que poseen; sus jefes políticos, escudados en el poder del Estado buscan eludir por todos los medios su responsabilidad en la creación y dirección de este aparato criminal; los creadores de esta monstruosidad están siendo víctimas de su propio invento.

En la actualidad los promotores del paramilitarismo en Colombia están intranquilos porque tienen pocas alternativas frente a los ejecutores de su política de sometimiento de la población a sangre y fuego: si los condenan a prisión, por leves que sean las condenas, los encausados pueden denunciarlos en cualquier momento y, si los dejan en libertad, como parece ser la estrategia, siempre existirá la posibilidad de que sus antiguos socios y aliados les hagan exigencias difíciles de satisfacer; por otra parte, ante la comunidad internacional es imposible justificar la impunidad de los autores materiales de los crímenes cometidos.

Por su parte, Estados Unidos se lavará las manos frente al paramilitarismo y terminará poniendo en práctica el mismo libreto empleado con Noriega, Fujimori, Pinochet y muchos otros gobernantes títeres que han defendido los intereses del imperio en Latinoamérica.
Bucaramanga, Junio 19 de 2007
____________________________
Comentario 1:
1 comentario -

Mostrar entrada original

Feliciano Esparza dijo...
Doctor Reinaldo Ramírez. Su pensamiento es el de miles de colombianos y le agradecemos su comentario porque para muchos es una satisfacción que una persona como usted hable por otros que aun cuando tenemos esas ideas no las sabemos ordenar y no tenemos la oportunidad de expresarlas por un medio que llega a millones de compatriotas. Felicitaciones y siga ilustrandonos. atentamente Feliciano Esparza
20 de junio de 2007 16:06
____________________
Visite la Galería El Escorpión : http://www.galeriaelescorpion.blogspot.com/

EL FOMENTO DEL CAOS





Por: Gerardo Delgado Silva

Es a todas luces mucho más estremecedora y grave la crisis que en el orden jurídico y moral conmueve al país, que la crisis social y económica con todas sus consecuencias previsibles. El curso tortuoso de los acontecimientos, nos obliga a insistir en que los valores, tan descaecidos ya, se preserven, se defiendan, con lo cual estaremos protegiendo los principios fundamentales contenidos en nuestra Constitución Política y en las normas éticas que rigen la conducta de la dignidad humana.

El país está viendo con desconcierto, en silencio, como el gobierno ha ido entregando uno a uno esos principios, confundiendo artificiosamente el apaciguamiento con la rendición del orden jurídico, comprometiendo el presente y el futuro de Colombia.

Como tantos sucesos que contrarían el camino recto de las cosas, la liberación de 200 guerrilleros, el llamado “gesto humanitario unilateral”, por el Presidente, no excluiría de su inspiración a los que están incursos en la parapolítica, ni a los paramilitares con sus delitos atroces vinculados con el narcotráfico.

Vivimos, sencillamente, en un ambiente de caos que día tras día se magnifica y se enrarece más. Para tal “gesto” de otorgar la libertad, sin celebrar acuerdos humanitarios, con las FARC, el Presidente carece de competencia, pues esa gracia especialísima, está atribuida privativamente a los jueces de la República, por el Código de Procedimiento Penal. La denominada “Ley de Justicia y Paz” o la de Orden Público, establecen unos beneficios que comprenden hasta el indulto, si concurren en el procesado unos requisitos entre los cuales es indispensable que se haya realizado una desmovilización, que implica la voluntaria entrega de las armas. El “gesto” del gobierno, pugna abiertamente con lo preceptuado en las leyes, pues los 200 guerrilleros de la masiva excarcelación, no son ya un grupo beligerante, sino un conjunto de sentenciados y por tanto excluidos de los beneficios de las leyes citadas.

Ahora bien. La competencia penal es de orden público y como tal señalada de modo preciso en la ley, sin que permita una extensión analógica, desnaturalización o cualquier dañoso arbitrio.

Por otra parte, es un principio de derecho público, de aceptación universal que así como los particulares pueden hacer todo aquello que la ley no les prohíba, los funcionarios públicos desde el Presidente de la República, solamente pueden hacer lo que explícita o implícitamente les permitan la Constitución Política y las leyes.

Al medir las proporciones de estos acontecimientos, Jim Mc Govern, representante a la Cámara de los Estados Unidos y connotado defensor de los derechos humanos en el mundo occidental, ante el escarnio y befa de nuestro ordenamiento jurídico expresa: “…Yo no sé que estaba pensando el Presidente (Uribe) cuando liberó a todos estos guerrilleros. No sabemos claramente cual es la lógica detrás de todo esto. No sabemos que quiere lograr. Sólo esperamos que no sea una excusa para excarcelar después a más personas ligadas con la parapolítica…”. Y agrega: “…No vamos a avanzar en el TLC, mientras la impunidad en Colombia no cambie…” (Semana Junio 11 a 18 de 2007. No. 1310).

Así mismo, varios congresistas norteamericanos exaltando la democracia y la justicia que es el fin del Estado, rechazan indignados, la intención estrafalaria del Presidente colombiano, de adoptar una justicia tornadiza y permisiva para los transgresores “parapolíticos”, que entrañaría un perdón de sus conductas torticeras. Así se desprende de la nota enviada a la Secretaria de Estado. Y con acusadora precisión, señala el episodio del ex director del DAS, Jorge Noguera, solo concebible como producto del estado de degradación que está viviendo nuestra patria en los actuales momentos.

Paradójicamente, ¿por qué el olvido de los secuestrados, de los desplazados, de todas las víctimas? El olvido no resuelve la realidad fáctica de los derechos humanos fundamentales, violados ominosamente, sino que los empolva en los sepulcros de la memoria. Después el silencio y luego la impunidad. El llamado “gesto humanitario” está elaborado como un ejercicio de simulación, al margen de la dignidad de aquellas personas, es una apariencia de solidaridad, una insensata y despiadada indiferencia por su suerte, una exclusión arrogante de la esperanza, una manera absurda de colaborar con sus verdugos.

La justificación falaz de las “razones de Estado”, no delata la verdad, sino que encubre la mentira, dejando que en aquellos doloridos seres humanos, se acumule la sensación de haber vivido en vano.

Por ello, en esta hora de tinieblas, el G8, insta al gobierno colombiano a un “acuerdo humanitario entre las partes”, mecanismo contenido en los Protocolos de Ginebra, ratificados por Colombia y regulados por el Derecho Internacional Humanitario. Esta sí es la solución a la conmovedora tragedia de los cientos de secuestrados. El intercambio es un remanso grato y ennoblecedor en su absurdo drama y un freno a las corrientes vertiginosas de los conflictos, de la guerra, de la irracionalidad. Recordemos una vez más a Montaigne, cuando dijo: “No hay victoria sino se pone fin a la guerra”.

______________________

lunes, 18 de junio de 2007

¡Dejemos así!





casinos online

casino online Jorge Iván Cuervo R.


Tomado de El Espectador, Sábado, 16 de junio de 2007

Cada vez se hace más evidente que el clima de opinión que por un momento parecía consolidarse en torno de llegar hasta las últimas consecuencias en conocer la verdad de la parapolítica y del paramilitarismo, como punto de partida para conocer también la otra verdad, la de las guerrillas y la de los abusos del Estado, y de esa manera hacer un corte de cuentas con la historia, se está desmontando lenta y progresivamente.

La aplicación de la llamada Ley de Justicia y Paz, no exenta de dificultades y de dudas sobre sus verdaderos alcances para garantizar algo de verdad, algo de justicia y algo de reparación, en un horizonte de paz, está siendo bastante tormentosa, como quiera que los jefes paramilitares la están usando como espacio de estrategia política para maximizar sus expectativas individuales. Es así como de la mano de avezados abogados, han usado las debilidades de la ley, especialmente en lo que tiene que ver con la diligencia de versión libre -donde el fiscal de conocimiento tiene muy poca posibilidad de conducción- para explayarse a su conveniencia y modular sus confesiones en función de la precariedad probatoria que sustenta todo el proceso de la parapolítica.
De otra parte, los políticos vinculados por la Corte Suprema de Justicia están usando distintas estrategias para evadir la responsabilidad que les cabe: que se les declare sediciosos acudiendo a una reforzada interpretación de la vigencia de la Ley de Justicia y Paz -la cual, cuando fue presentada por el abogado de uno de ellos en Palacio, fue calificada por un asesor presidencial como “jurídicamente viable y políticamente presentable”-, la aprobación de una ley que les otorgue beneficios en función de diferenciar las responsabilidades y dosificar las penas, la presión para que el Gobierno conceda privilegios especiales que van desde la casa por cárcel hasta la excarcelación por confesión y, finalmente, la renuncia al fuero parlamentario para de esa manera lograr ser investigados por fiscales y jueces expuestos a las influencias de sus redes sociales y políticas en las regiones.
Pero no sólo se trata de lo que hacen los involucrados directamente en el proceso de la parapolítica. También varios formadores de opinión se empeñan en señalar que un proceso de verdad hasta las últimas consecuencias no es conveniente, ni es equitativo en relación con anteriores procesos donde no hubo este tipo de exigencias, argumento engañoso con el cual pretenden hacernos creer que si en el pasado las cosas no se hicieron bien, ahora tampoco es posible ni deseable hacerlo.
Hago parte de una generación que puede decir que no tiene compromisos con anteriores procesos de negociación, así que no nos sentimos vinculados por esa especie de chantaje histórico. Si para que conozcamos la verdad de ahora es necesario conocer la verdad de antes, pues entonces pensemos en una comisión de la verdad estilo Perú, donde queden consignadas todas las atrocidades de los distintos actores que fueron objeto de amnistías en su momento. ¿Cuál es el miedo a hacerlo? ¿Cuál es el miedo de enfrentar la verdad?
Es preciso señalar que no sólo han cambiado las circunstancias internacionales que legitiman los procesos de justicia transicional, sino que esta sociedad se ha transformado. No somos la sociedad del Frente Nacional ni la del narcoterrorismo de los ochenta; mal que bien hemos madurado, y hoy parecen estar dadas las condiciones para aprovechar esta oportunidad histórica y reinventarnos como sociedad.
El comediante Andrés López definió la cultura colombiana como la cultura del “deje así”, para significar que no nos gustan los cortes de cuentas ni asumir las responsabilidades, tanto en la acción individual como colectiva.
En medio de cortinas de humo lanzadas por el Gobierno, de la precariedad investigativa de la Fiscalía, de la desactivación paulatina de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la mano del señor Corlazolli -para eso lo trajeron-, de los chantajes de los jefes paramilitares, de la crueldad de las Farc con los secuestrados, queriendo sacar dividendos políticos del intercambio humanitario, de la indolencia de la llamada sociedad civil, hipnotizada por realities y telebobelas, no podemos permitir que se diluya el clima de opinión propicio para un proceso sincero de verdad histórica. Es preciso consolidar una masa crítica de opinión para impedir que no pase nada, que dejemos así, que hagamos borrón y cuenta nueva, que nadie responda ahora, porque nadie lo hizo en el pasado, y de esa manera dejar sembradas las semillas de un nuevo colapso de la ética pública.
jicuervo@cable.net.co
______________________________

jueves, 14 de junio de 2007

Quiénes son los verdaderos amos del mundo

Tomado de eltiempo.com


casinos online

casino online
Foto: Archivo particular.

Estulin habla en exclusiva sobre sus bestsellers.El periodista ruso-canadiense Daniel Estulin (autor de 'Los secretos del Club Bilderberg' y 'La verdadera historia del Club Bilderberg') habla en exclusiva sobre quiénes estas detrás del poder mundial.

"El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre bastidores", decía Benjamín Disraeli, Primer Ministro británico de la Reina Victoria en su novela Coningsby (1844), pero la afirmación podría aplicarse hoy, más de siglo y medio después.

Por lo que cuenta el periodista ruso-canadiense Daniel Estulin en sus polémicos y sorprendentes libros: La verdadera historia de Bilderberg y Los Secretos de Bilderberg, editados en Colombia por Planeta y, por lo que nos revela en una entrevista exclusiva desde España, los verdaderos dueños del mundo no son ni los presidentes de los países más ricos ni los organismos multilaterales de crédito que someten a las naciones al yugo de sus leyes draconianas.

Los verdaderos amos serían un puñado de individuos de la empresa privada y ex funcionarios de estado que, desde hace más de medio siglo, manejan todo desde el Club de Bilderberg, especie de logia cerrada. "El Club ha manipulado la cultura hasta convertirla en un instrumento de lavado de cerebro y se ha servido de conflictos como el de Kosovo o Afganistán para consolidar su monopolio en uno de los negocios más lucrativos de todos los tiempos: el tráfico de drogas", afirma Estulin.

Fundada en 1954, en plena guerra fría, por el príncipe Bernardo de Holanda para que los dirigentes de E.U. y Europa se reunieran, hablaran en reserva y diseñaran estrategias internacionales para enfrentar a la Unión Soviética y la expansión del comunismo, el Club Bilderberg se habría consolidado como el mayor núcleo del poder mundial.


La primera reunión se realizó en mayo de 1954 en el hotel Bilderberg de Oosterbeek (Holanda). Sus 50 años se celebraron hace 3 en Stresa, Italia y el último encuentro acaba de concluir en Estambul, el 3 de junio.

Los encuentros se realizan cada año en un punto diferente y casi siempre están rodeados de misterio. Se presentan como 'foros internacionales' pero sólo pueden asistir sus miembros, bajo compromiso de reserva total. La prensa no ha tenido acceso oficial y los pocos periodistas invitados, deben olvidarlo, según expertos.

El sociólogo británico Mikes Piter, autor de documentados trabajos sobre "sociedades secretas", en particular sobre Bilderberg, por ejemplo, afirma que el periodista Gordon Tether perdió su puesto en el Financial Times en 1976 cuando intentó publicar un artículo demasiado explícito sobre el tema. Sin embargo, "el Club Bilderberg no es una sociedad secreta. No se trata tampoco de una nueva teoría conspirativa sobre el dominio del mundo. Es algo real y tangible", afirma Estulin. Bilderberg, en su opinión, es la mayor concentración mundial de dinero y poder en un solo lugar.

Los amos del mundo congregados en el ClubBilderberg decidirían sobre lo humano y lo divino: desde las guerras, el precio del petróleo, las tendencias sociales y culturales, los presidentes y primeros ministros, el tipo de sociedad que los medios deben modelar y el perfil de los ciudadanos que la deben habitar. Su poder sería tan absoluto que habrían 'creado' hasta a los Beatles para "distraer atención del movimiento por los derechos civiles que triunfaba en la época en E.U. y que ponía en peligro la impunidad de los políticos de ese país", según Estulin, quien aclara, no obstante, que "no se trata de un gobierno mundial en la sombra. Se trata más del concepto de Empresa Mundial y no del Nuevo Orden Mundial. El objetivo del Club es determinar cómo crear una 'Aristocracia de intención' entre Europa y E.U., cómo llegar a un acuerdo en materia de política y economía y en la estrategia para gobernar conjuntamente el mundo".

La alianza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte OTAN, según él, "fue su base crucial de operaciones y subversión porque les proporcionó el telón de fondo para sus planes de guerra perpetua o, como mínimo, para su política de chantaje nuclear".

Estulin hace una larga relación del poder de Bilderberg en más de medio siglo. Sostiene, entre muchas cosas, que Bilderberg decidió el establecimiento de relaciones con China antes de que el ex presidente Nixon lo hiciera y que, en un encuentro en Saltsjöbaden, Suecia, en 1973, dictaminó aumentar el precio de petróleo en 12 dólares el barril (un 350 por ciento de aumento) para crear caos económico en E.U. y Europa Occidental para hacerlos más receptivos.

En 1983, Bilderberg habría conseguido también el compromiso secreto del ex presidente Reagan de transferir 50 mil millones de dólares de dinero de los contribuyentes a los países comunistas y del Tercer Mundo a través del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Ese compromiso habría sido el famoso Plan Brady, estrategia adoptada a finales de los 80 para reestructurar la deuda de los países en desarrollo con los bancos comerciales. Bilderberg también habría echado a Margaret Thatcher como primera ministra británica porque se opuso a entregar la soberanía de Inglaterra al supraestado Europeo diseñado por el Club. El Clan habría decretado apoyar en 1985 la llamada Guerra de las Galaxias, antes incluso de que llegara a ser política oficial del gobierno americano. En la última década el Club Bilderberg, concretamente en su reunión de 1996, habría decidido el ataque a Kosovo de 1999 y en el 2002, habría aplazado la guerra en Irak hasta febrero/marzo de 2003, cuando todos los medios esperaban el ataque para el verano de 2002. En la reunión de 1992 el grupo habría debatido la posibilidad de "condicionar al público para aceptar la idea del ejército de la ONU que podría imponer su voluntad en las cuestiones internas de cualquier estado".

En la reunión del 2006, de acuerdo con Estulin, el Club Bilderberg habría debatido, entre otras cosas, el precario estado del mercado inmobiliario americano. "Las conclusiones de ese encuentro fueron escalofriantes", dice.

Se determinó que "el mundo está al borde del colapso financiero más importante de la historia moderna. No hay fecha concreta para este hecho insólito, pero será muy, muy pronto", señala. Explica que una de las razones principales de esa preocupación radica en que "el sistema financiero estadounidense, en la actualidad, depende, en un grado sin precedentes, de un apoyo: la burbuja inmobiliaria más importante de la historia humana", que empezó a deshacerse hace unos meses.

Con respecto a Colombia, Estulin afirma que para Bilderberg nuestro país "es la droga, el lubricante de la economía mundial". Recuerda que, según Naciones Unidas y Le Monde Diplomatique, "el negocio de la droga proporciona cada año más de 700 mil millones de dólares en dinero líquido, libre de impuesto y concluye que, "deberíamos entender que la droga no es el dominio de los narcotraficantes sino de las personas más poderosas y ricas del mundo y, que, Bilderberg, esta dentro del ajo". Dice que no debemos olvidar la gran cantidad de dinero que ganan las empresas (legales) al convertir en limpio, el dinero ilegal prestado de los narcotraficantes y narconaciones a un interés bajo. "Cuando cien mil millones de dólares de dinero sucio se prestan al cinco por ciento a una gran corporación, el dinero se convierte en legal y efectivo. El negocio del narcotráfico está avalando las inversiones de las grandes empresas del mundo y está avalando a los políticos", denuncia. Los norteamericanos, se han convertido en adictos a Wall Street, y este, a su vez, no puede permitirse el lujo de que caigan los grandes traficantes porque, según Estulin, "por cada millón de dólares en que crecen los beneficios, el valor de las acciones del uno por ciento que controla Wall Street, aumenta entre veinte y treinta veces".

El Congreso, los presidentes y los encargados de las finanzas de sus campañas tampoco pueden permitirse que los grandes traficantes caigan, asegura. "Porque nuestra economía oligárquica, controlada por un uno por ciento de la población, no puede permitirse el riesgo de que sea la competencia (sea esta empresarial o política) la que se aproveche del dinero de las drogas". Estulin asegura que la droga colombiana es de gran interés para los miembros Bilderberg y que se debe tener en cuenta cómo ellos compran negocios en Colombia y cómo las dos facetas se relacionan entre sí.

¿Cuáles serían las aspiraciones del Bilderberg para el futuro inmediato?, le preguntamos a Estulin."Uno de los principales objetivos esta relacionado con la iniciativa de la ampliación de la zona americana de libre comercio. La zona de Libre Comercio de las Américas, modelada según el patrón de la Comunidad Económica Europea, se convertirá en ley e incluirá el hemisferio occidental, con la excepción de Cuba hasta que Castro esté muerto", dice. Recuerda que el primer paso fue la creación del Tratado de Libre Comercio entre E.U., México y Canadá, el NAFTA, por sus siglas en inglés, por el cual las 3 naciones crearon una unión aduanera a imagen y semejanza de lo que fue la Comunidad Europea durante sus 3 primeras décadas.

Sin embargo, una de las grandes preocupaciones regionales de Bilderberg sería Venezuela. El Club habría analizado su situación en el encuentro del 2006 porque le inquieta que "Chávez haya conseguido, sobre todo a través de los beneficios record de petróleo, romper el embargo contra Cuba, envalentonar al movimiento indígena en Bolivia con Evo Morales a la cabeza y fortalecer el paso hacia Mercosur, que se opone al libre comercio que el Club promueve", según Estulin. También se preocupa con que Chávez "haya ayudado a Argentina y Brasil a reducir sus deudas externas con FMI, el látigo del Imperio. "Si Mercosur rechaza unirse al TLC, haría peligrar el objetivo principal del Club: la expansión del TLC a lo largo del Hemisferio Occidental", sostiene.

Lo que llama la atención de las afirmaciones de Estulin es que si la reuniones han sido tan "secretas". "¿Dónde ha obtenido la información para sus libros?" Le preguntamos.

"Digamos que tenemos varias personas dentro del club. Estarían 'librando la batalla desde adentro', saben que sus vidas corren peligro si se descubren y están dispuestos a jugárselo todo por el bien del mundo", dice.

Según Gora Greider, del diario sueco Dala Demokraten, EL Club de Bilderberg ha contribuido a instaurar "el tipo de capitalismo que conocemos hoy y a solidarizar entre sí a las principales elites mundiales del ámbito de los negocios".

David Rockefeller, dueño del Chase Manhattan Bank, es señalado como el hombre fuerte del Club. "Es uno de los pocos que ha participado de todas las reuniones desde la fundación", según Estulin.

En una entrevista a Newsweek en su edición del primero de febrero de 1999, Rockefeller dejó entrever los objetivos atribuídos a Bilderberg por Stulin y dijo que si "algo debe reemplazar a los gobiernos, el poder privado me parece la entidad adecuada".

Como miembros de Bilderberg también se señalan, además de la realeza holandesa, nombres como los Rothschild, el de los ex presidentes Bush (padre), Clinton, Giscard y Chirac, a dueños de bancos como los del Lazard Frères & Co, Barclays, Goldman Sachs, Deutsche Bank, Société Générale de Bélgique, UBS y Warbur, a administradores de grupos industriales como Unilever, Fiat, Daimler-Chrysler, Xerox, Lafargue, Elf, Shell y BP Amoco), y a altos ex funcionarios de gobierno como Henry Kissinger. También a propietarios de periódicos como The New York Times, Washington Post y a periodistas como Juan Luis Cebrián, ex director de El País de Madrid y asesor del grupo PRISA de comunicaciones, entre muchos otros.

Geoffrey Gueuns, sociólogo belga de la Universidad de Lovaina y autor de 'Todos los poderes confundidos', investigación sobre los clubes secretos, afirma que Bilderberg ilustra el "pacto estructural entre la elite de los negocios, la política y la de los medios".

Los dos libros de Estulin han desatado criticas a favor y en contra pero se han coronado como bestsellers en Europa. La verdadera historia de Bilderberg se tradujo a 24 idiomas y se vendió en 42 países. El segundo, Los secretos de Bilderberg vendió en los primeros seis meses más de 46 mil ejemplares. En Colombia, se viene perfilando como uno de los libros más vendidos en los últimos meses, de acuerdo con José González, de Librería Lerner, sede centro.


"Hay que leerlo, reflexionar y debatirlo", aconsejan varios analistas.

Por Gloria Helena Rey

miércoles, 13 de junio de 2007

LOS VIAJES DEL PRESIDENTE



Cada vez son más patéticos los viajes del Presidente Uribe a los Estados Unidos a implorar el favor de ese gobierno para llevar adelante sus planes de entrega y sometimiento al Imperio. Lejanos están los días en que el Presidente Uribe se paseaba sonriente y jactancioso en un carrito de Golf conducido por George W. Bush en su finca de recreo.

En sus últimos viajes el Presidente Alvaro Uribe ha debido pagar grandes sumas del erario público a varias empresas especializadas en relaciones públicas que, en estas calendas, ante el desgaste internacional ocasionado por los escándalos de la parapolítica y la corrupción galopante, sólo le consiguen audiencias con personajes segundones de la corte imperial de los Estados Unidos y, desde luego, los resultados son cada vez más pobres e insignificantes.

El llamado Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, TLC, que el Presidente Uribe ordenó aprobar a marchas forzadas y sin ninguna discusión previa a sus sumisas mayorías en el Congreso de Colombia, muere sin pena ni gloria, en los anaqueles de las mayorías demócratas opuestas a las políticas neoliberales del Presidente George W. Bush, quien ahora gobierna con el sol a las espaldas, agobiado por el descrédito de su país, la derrota de sus tropas de ocupación en Irak y Afganistán y el repudio de los pueblos del mundo.

Causa verdadera desazón y pena ajena su última incursión; en este viaje el Presidente se hizo acompañar por su Ministra negra, por un séquito de burócratas y un líder sindical amaestrado; este tragicómico episodio rememora el regreso a la metrópoli de los conquistadores europeos luego de sus viajes de conquista y depredación por las tierras americanas; aquellos aventureros regresaban donde sus monarcas y patrocinadores con sus naves cargadas con los tesoros, producto de sus rapiñas y depredaciones; volvían triunfantes a sus puertos de origen acompañados de animales y especies raras y de aborígenes que capturaban y apartaban de sus tierras y familias para ser exhibidos como trofeo de conquista ante los monarcas y grandes señores de su tiempo.

En periplo presidencial, ni siquiera la condecoración gratuita otorgada al Ex Presidente Clinton tuvo relevancia; en la meca del poder imperial estos espectáculos, estos actos de sumisión, carecen ya de interés; la continua reiteración de los libretos empleados por la mayoría de los gobernantes tercermundistas les ha hecho perder la fascinación inicial y sus actuaciones vergonzantes son tomadas por los poderosos como un gesto de oprobio e ignominia de los pueblos sometidos que sólo los mueve al desprecio y a la compasión.


REINALDO RAMIREZ

Bucaramanga, Junio 12 de 2007
___________________________
Regresar a escritorio http://www.bersoa.blogspot.com/

lunes, 11 de junio de 2007

La gallina de los huevos de oro



Antonio Jose Diaz
fundaciónparticipar@hotmail.com
09/06/2007


Cuando se construyó a la Troncal del Magdalena, cientos de residentes del eje de la vieja carretera de Bogotá a Santa Marta, que pasaba por Barbosa, Socorro, San Gil, Bucaramanga, Rionegro y otros municipios, se quedaron sin camiones para reparar y sin camioneros a quienes ofrecer servicios. Como respuesta nació en San Gil la gran idea de fomentar el turismo y debemos reconocer que ha sido el principal logro del desarrollo regional de las últimas décadas. Así lo consagran además la mayoría de los Esquemas de Ordenamiento Territorial, que incluyen el desarrollo turístico como fuente de empleo.

Sin embargo el turismo se alimenta de dos materias primas: El paisaje natural, que son las montañas, los ríos, los bosques, la selva, etc. que como lo dice Andrés Hurtado García, el de Santander es el mas rico y variado de Colombia. También del paisaje cultural, que básicamente son los pueblos y ciudades, con sus hoteles, restaurantes, carreteras e infraestructura en general.

Durante más de doscientos años “la mejor arquitectura de Colombia” como define Rogelio Salmona la de nuestros bellos pueblos andinos, fue construida, mantenida y mejorada por nuestros antepasados, quienes lograron alta calidad urbana, con sencillas y hermosas edificaciones. No me refiero a sólo a aquellos pueblos ya declarados Patrimonio Nacional, como son Barichara, Girón, San Gil y Socorro, aquellos otros como Charála, Málaga, Curití y Zapatoca, entre otros, muchos los prefieren por encontrarlos menos contaminados y menos afectada su arquitectura por los inmigrantes.

Estos dos componentes, el paisaje natural y el cultural, son para todos los santandereanos nuestra “gallina de los huevos de oro” y lamentablemente la estamos destruyendo. Esto va a tener un gravísimo impacto para el futuro del turismo, cuando los visitantes encuentren los pueblos destrozados y vías invadidas de tugurios, como ya se observa en el cañón del Chicamocha.

Es responsabilidad de los Alcaldes y de la CAS el control del patrimonio, personalmente conté esta semana veinticinco construcciones sobre la vía nacional, entre el puente del Chicamocha a Aratoca, y en tres de ellas pregunté por las licencias y los permisos y la respuesta fue la misma, “eso por acá no se necesita”.

Preservemos este patrimonio, que es nuestra “gallina de los huevos de oro”, que hoy alimenta a mas de doscientos mil santandereanos.

domingo, 3 de junio de 2007

La futurología siempre ha sido un ejercicio peligroso.



El presentismo

----------------Alejandro Gaviria

El Espectador, sábado, 02 de junio de 2007

La futurología siempre ha sido un ejercicio peligroso. Pero es también una manía inevitable. Como dice el psicólogo Daniel Gilbert, la futurología no es una ocupación de unos cuantos gurús: es una compulsión de la especie. Los lóbulos frontales del cerebro (la libra adicional de materia gris que nos diferencia de los otros primates) son una máquina del tiempo, una especie de bola de cristal anatómica, que nos permite experimentar anticipadamente el futuro.

Los otros animales viven atrapados en el presente. Los seres humanos tenemos, al menos, una salida mental. Un escape propicio hacia el futuro.Pero nuestras excursiones futuristas nunca llegan muy lejos. La sombra del presente cubre la imaginación del futuro.

Es lo que algunos psicólogos llaman presentismo: la tendencia a imaginar el futuro como el presente con un pequeño giro. “La realidad del momento -dice el mismo Gilbert- es tan palpable y poderosa que mantiene amarrada la imaginación en una órbita estrecha de la que nunca escapa completamente”. Cuando vamos al supermercado después de haber comido más de la cuenta, compramos menos víveres que de costumbre.

La barriga llena del presente nos impide anticipar el inevitable apetito del futuro. Hasta en los actos más rutinarios y mundanos, terminamos confundiendo el futuro con el presente.El presentismo también afecta a los futurólogos profesionales.

A quienes han hecho de sus lóbulos prefrontales una caja registradora. Hace una década, muchos analistas gringos, obnubilados por la supuesta nueva realidad de la nueva economía, predijeron que los precios de las acciones crecerían exponencialmente. Que las crisis económicas eran un asunto del pasado. Que estábamos viviendo en un mundo nuevo.

Pero sus predicciones no fueron más que extrapolaciones exageradas. La barriga llena les impidió imaginar lo inevitable: los ciclos de la economía, la explosión de la burbuja y el fin de la fiesta.Un fenómeno similar podría presentarse en Colombia. Algunos analistas (y el mismo Gobierno) han argumentado con vehemencia que hemos entrado en una nueva realidad. Que el desequilibrio fiscal quedó atrás.

Que la inversión extranjera seguirá aumentando. Que las altas tasas de crecimiento continuarán indefinidamente. En fin, que el presente es el futuro. Pero la barriga llena puede distorsionar la imagen del futuro. O, dicho de otra manera, las extrapolaciones del presente pueden llevar a confundir la estructura con la coyuntura, el mejor mañana con el mismo ayer.

Al menos en materia económica, el presentismo es perjudicial. En los tiempos malos puede llevarnos al derrotismo, a exagerar los problemas; en los buenos, a la complacencia, a negar las dificultades. No sobra, entonces, insistir en lo mismo de siempre: en los desequilibrios fiscales, en el estancamiento del empleo formal, en la creciente corrupción y el permanente clientelismo.

Esto es, en los problemas pendientes. Pues la barriga llena (o el ego henchido) no debería hacernos olvidar que el presente puede ser un espejismo. “Aquí no pasa nada, salvo el tiempo”, dijo el poeta. Y sus palabras constituyen una sana advertencia acerca de los excesos del presentismo.agaviria.blospot.com

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...